Exteriores dice que el veto a la venta de aviones a Venezuela es "comercial" y EE UU lo niega

De la Vega afirma que España venderá el material a Caracas con otra tecnología

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha dicho hoy que la negativa estadounidense a permitir la venta a Venezuela de 12 aviones de fabricación española que incluyen tecnología norteamericana es una "decisión comercial" de la empresa suministradora de esa tecnología a la española EADS-CASA. Sin embargo, la embajada de EE UU en Madrid ha desmentido ese extremo y ha subrayado que la decisión ha sido tomada por la Casa Blanca.

Más información

Ante el veto estadounidense, y ante la evidencia de "los contratos se deben cumplir", la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha anunciado tras el Consejo de Ministros que la empresa EADS-CASA sustituirá los componentes fabricados en EE UU por tecnología de otro origen. "España no comparte" los motivos esgrimidos por "la Administración Bush", ha sentenciado.

El responsable de Comunicación Exterior, EADS-CASA ya había adelantado que España "tendría que buscar alternativas para seguir adelante con esa exportación". Los componentes de tecnología norteamericana instalados en los aviones vendidos por el Gobierno español a Venezuela pueden, efectivamente, sustituirse por otros procedentes de otros países, ya que existe tecnología similar en Italia, Francia o Reino Unido. Técnicamente es posible hacerlo, pero económicamente no resulta rentable, según los expertos.

La polémica

En cuanto a la polémica entre Washington y Madrid, el director de la Dirección General de Comunicación Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores, Manuel Cacho, ha confirmado que el embajador de EE UU en España, Eduardo Aguirre, informó ayer al jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, de la decisión de denegar la licencia para la venta de los aviones y la ha calificado de "comercial". "Estamos ante una decisión, atendiendo a criterios internos, de la empresa norteamericana suministradora a su vez de la empresa española EADS-CASA que quiere exportar los aviones a Venezuela", ha manifestado Cacho. "La no concesión de la licencia es una decisión de la empresa y se refiere a los elementos tecnológicos que llevan esos aviones y no a la totalidad de los aviones", ha subrayado.

En este sentido, ha negado que se trate de una "represalia" del Gobierno estadounidense ante las relaciones que mantiene con Madrid, sino de una decisión de la empresa que "obviamente aplicará criterios de la legalidad interna en Estados Unidos", ha indicado. "No es una situación inédita en el comercio internacional ya que los países aplican diversos criterios y en este caso los criterios no son los mismos", ha explicado Cacho.

Poco después de las declaraciones de Cacho, la embajada de EE UU en Madrid desmentía la información dada por Exteriores. "La decisión que tomamos ayer es del Gobierno estadounidense", ha dicho un portavoz de la legación norteamericana a Europa Press.

Ayer, fuentes de esa embajada consultadas por EL PAÍS argumentaban para denegar esa autorización que, "a pesar de haber sido elegido democráticamente", el Ejecutivo de Hugo Chávez ha socavado "sistemáticamente" las instituciones democráticas. Además, las "acciones y frecuentes declaraciones" del Ejecutivo venezolano contribuyen a la inestabilidad en la región, de modo que la venta de los aviones "tiene el potencial de complicar la situación".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50