Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Detenida en Francia la presunta jefa del aparato militar de ETA

Ainhoa García Montero tiene nueve reclamaciones judiciales, dos de ellas por asesinato

Agentes de la Policía Judicial francesa arrestaron anoche a cuatro presuntos miembros de ETA en Saintes, una localidad situada a unos cien kilómetros al norte de Burdeos, en el suroeste de Francia, según han informado a EL PAIS fuentes de la lucha antiterrorista, que han añadido que la operación continúa abierta. Los detenidos son Ainhoa García Montero, presunta jefa del aparato militar de la banda, y los supuestos activistas Aitor García Justo y Assier Aranguren Urroz, así como el francés Thierry Iriart.

Los detenidos portaban documentación falsa, por lo que la identificación definitiva ha tenido que realizarse a través de sus huellas dactilares y ha tardado varias horas en conocerse, según informa Jorge A. Rodríguez. Así, se ha confirmado que la detenida es Ainoa García Montero, alias Laia, considerada jefa del aparato militar y de comandos de ETA. Laia había sido dada por detenida el pasado mes de diciembre, cuando la policía detuvo a Jon Fernández de Iradi, Susper, supuesto máximo dirigente de la banda.

Según hizo público el Ministerio del Interior en diciembre, cuando se informó erróneamente de su detención, García Montero tiene nueve reclamaciones judiciales, dos de ellas por asesinato. Garcia Montero, alias Laia, de 26 años y nacida en Hernani (Guipúzcoa), ingresó en la banda terrorista en mayo de 2000, a través de Fernández de Iradi, cuyas trayectorias corren paralelas durante bastante tiempo. Inicia su actividad en el comando Buruntza, para el que realiza seguimientos de personas. En mayo de 2001 ordena a Oskarbi Jáuregui y Hodei Galárraga que confeccionen el libro-bomba que posteriormente se enviaría al periodista Gorka Landáburu, que resulto herido de gravedad. También en mayo de 2001 se le atribuye, en el seno del Buruntza, el asesinato del director financiero del Diario Vasco, santiago Oleada. En julio del mismo año, participó en los preparativos del asesinato del subcomisario de la Ertzaintza, Mikel Uribe.

Sobre la identidad de los hombres, la agencia Vasco Press asegura que son Asier Aranguren Urroz, de Pamplona, acusado de estar vinculado al comando Urbasa; y Aitor García Justo, vecino de Hernani huido a Francia en septiembre de 2001. La cuarta persona, según la misma agencia, es el ciudadano francés Thierry Idiart, huido desde octubre del pasado año.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, ha calificado de "muy importante y trascendente operación antiterrorista", dado que afecta al "núcleo esencial" del aparato operativo de la banda. "Creemos que son miembros muy importantes de la organización terrorista", ha declarado. Además, ha revelado que los agentes se han incautado de armas y de "importante" y "muy abundante" documentación, tanto en las vivienda en la que residían en Saintes como en los dos vehículos que conducían. Por ello, el ministro ha recalcado que "sin duda alguna" la operación tendrá consecuencias, tanto por las "declaraciones" que se prestan como por la documentación incautada.

El registro de su vivienda

Los detenidos se encuentran en dependencias policiales de Saintes, donde están siendo interrogados. La operación, que continúa abierta, ha sido realizada por la Policía Judicial francesa, la Dirección Nacional Antiterrorista (DNAT) y la comisaría de Bayona en coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía.

En cuanto a los detalles de la detención, fuentes próximas a la investigación han explicado que los agentes mantenían una discreta vigilancia sobre los cuatro desde "hace tiempo" y que se decidieron a detenerlos tras observar "movimientos que hacían suponer que estaban preparando su marcha". El arresto se produjo sobre las 21.30 horas de ayer, cuando los cuatro presuntos etarras circulaban en dos coches "presumiblemente robados" por el centro de Saintes -a unos 50 kilómetros de La Rochelle, capital del departamento de Charentes-Maritimes- por una unidad especializada procedente de París.

Tras su detención, fueron conducidos a un apartamento del número 14 de la calle Pern de dicha localidad, del que acababan de salir y en el que estaban alojados desde hacía algún tiempo. Allí, la policía se ha incautado de diversa documentación que se está analizando. Un portavoz policial, Philippe Cussac, ha señalado a la agencia de noticias francesa AFP que "se trata muy probablemente de miembros de ETA". Cussac ha añadido que los presuntos etarras se encontraban en posesión de tres pistolas semiautomáticas en el momento del arresto.