_
_
_
_
_

Los universitarios extranjeros podrán quedarse un año en España automáticamente al terminar la carrera

Los inscritos en grado y posgrado foráneos tampoco tendrán que renovar cada curso el permiso de residencia si se aprueba la nueva ley de universidades

Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Jaume I de Castellón, el pasado mayo.
Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Jaume I de Castellón, el pasado mayo.ANGEL SANCHEZ
Elisa Silió

A pocas semanas de que llegue al Consejo de Ministros en segunda lectura, la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) sigue sufriendo cambios relevantes. Este lunes, en un acto sobre la norma organizado por la Cámara de Comercio de España, el ministro Joan Subirats ha anunciado que, si esta se aprueba, los estudiantes extranjeros no comunitarios no se verán obligados a renovar su permiso de residencia anualmente y los recién graduados podrán quedarse un año más sin tener que pedir una ampliación de la estancia en el país. Subirats ha hablado de dos años, pero fuentes del Ministerio de Universidades afirman que el número de meses se está negociando aún con Interior y previsiblemente será menor.

Los alumnos de nacionalidad extranjera representaron el 9,4% del total de los matriculados en las universidades españolas el pasado curso, según los datos del ministerio: fueron el 27,5% en doctorado, el 21,3% en máster y el 6% en grado. Los matriculados europeos y africanos vienen sobre todo a cursar la carrera, mientras los americanos, asiáticos y de Oceanía lo hacen con más frecuencia para hacer un máster o el doctorado. Unas cifras crecientes, pero a años luz de otros países como Reino Unido o Estados Unidos.

“En la LOSU está previsto que el permiso de residencia para cursar estudios en España no se tenga que pedir cada año, como ocurre ahora, sino que pueda alargarse todo el tiempo que duren los estudios”, ha explicado el ministro. “Y que durante dos años, posteriormente, ese talento que hemos ayudado a formar podamos buscar la manera de retenerlo. Que pueda mantener la residencia en el país y buscar trabajo”.

Esta medida, que facilita los trámites a los extranjeros ―fundamentalmente sudamericanos, pero también asiáticos y africanos― se enmarca dentro de una estrategia del Gobierno para mejorar la internacionalización de las universidades españolas, que van a perder en una década un 20% de los alumnos de la franja de edad de los 18 a los 29 años. Ello fuerza a las universidades a buscar a universitarios más mayores ―solo el 6% tiene más de 30 años― o de otros países donde la perspectiva demográfica es la contraria y va a crecer el número de titulados de forma exponencial. Subirats considera que las universidades europeas “ya no son política internacional”, hay que mirarlas en clave de política interna ―hay consorcios de campus en las que hay 24 españolas, se prepara un carnet con un chip que permita la movilidad de estudiantes y un título europeo― y tener en cuenta a otros continentes.

“Ya 600 millones de personas hablan español en el mundo y la perspectiva es que en 2050 Estados Unidos sea el país con más hablantes de español. Estamos hablando realmente de un cambio del idioma como elemento central y hay que ver las posibilidades que tenemos como Universidad”, ha recordado con optimismo Subirats. Aunque se muestra consciente de que “las dificultades también se dan” por la “heterogeneidad enorme” de la calidad de los campus sudamericanos que no existe en Europa, donde las diferencias entre centros son menores. Ya hay redes de colaboración entre universidades de todo el continente y con España, pero solo se han establecido entre las instituciones de referencia. “No siempre está claro con quién estás entrando en colaboración, que niveles de calidad se requieren...”, reflexiona el ministro.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Elisa Silió
Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_