Los profesores de Filosofía protestan frente al Ministerio de Educación por la práctica desaparición de la asignatura en la ESO

Unas 180 personas se manifiestan en Madrid contra la reducción de estos contenidos en la educación obligatoria. “Son conocimientos necesarios para que los alumnos aprendan a argumentar”, reclama una portavoz

Manifestación de profesores y estudiantes de Filosofía frente al Ministerio de Educación, este sábado.Foto: JUAN BARBOSA | Vídeo: EFE

Ricardo Hurtado es profesor de Filosofía en un instituto de Almendralejo (Badajoz), a 373 kilómetros del Ministerio de Educación. Este sábado se ha despertado las siete de la mañana y ha viajado en coche hasta Madrid para plantarse en la sede del departamento que dirige Pilar Alegría, donde ha protestado contra la reducción del peso de su asignatura en la Educación Secundario Obligatoria (ESO). “Creo que los contenidos que enseñamos son más importantes que nunca. Confiamos en que la Lomloe —la nueva ley educativa— le diera a la Filosofía el espacio que merece, pero está pasando todo lo contrario”, se queja, con un altavoz en la mano. Es uno de los 180 manifestantes —según la estimación de los policías presentes en la protesta— que este sábado se han concentrado frente al ministerio para reclamar que la Filosofía no se diluya en la fase obligatoria de la educación.

“Pilar Alegría, más Filosofía”, corean los manifestantes, con mascarillas en la cara y pancartas en las manos: “Pedro Sánchez, ya verás cuando Descartes se entere de que existes y no piensas”; “pienso, luego estorbo”; “no temo a la muerte, temo a la estupidez”; “0% materia crítica”... El germen de la protesta se encuentra en el borrador de los horarios de secundaria. Filosofía no aparece como optativa en cuarto de la ESO (aunque podrá serlo en aquellas autonomías que así lo decidan), como sí pasaba hasta ahora. Se plantea una nueva asignatura obligatoria que se llama Valores Cívicos y Éticos (similar a Educación para la Ciudadanía, que eliminó el PP), pero los contenidos filosóficos quedan diluidos entre otras cuestiones. “Esto no compensa la pérdida de una optativa en cuarto de la ESO. Necesitamos que el ministerio reconozca que es necesario incluir Filosofía en la enseñanza obligatoria”, reclama Esperanza Rodríguez, presidenta de la Red Española de Filosofía y una de las portavoces de la Plataforma en Defensa de la Filosofía, que agrupa a las asociaciones críticas con el planteamiento del ministerio.

Rodríguez pide que la asignatura sea una optativa más el último curso de la ESO: “Igual que los alumnos van a poder escoger cursar Música o Física o Química, que puedan elegir Filosofía. Es interesante para los que se planteen una línea más humanística. Descartarlo es absurdo”. La portavoz de la plataforma recuerda que el objetivo de la Lomloe, más conocida como ley Celáa, es “el desarrollo competencial para conseguir la autonomía personal; qué mejor forma de conseguirlo que impartiendo una materia de este tipo”. “La Filosofía no es como Matemáticas o Lengua, conocidas por los alumnos durante toda su educación. No basta con lo que plantea Valores Cívicos y Éticos. Son conocimientos necesarios para que los alumnos aprendan a argumentar, que no se dejen embaucar, y es la única oportunidad para una buena parte del alumnado”.

Manifestantes frente al Ministerio de Educación, este sábado.
Manifestantes frente al Ministerio de Educación, este sábado.JUAN BARBOSA

Sara López, una de las portavoces del sindicato Estudiantes en lucha, incide en la misma idea: “Hay estudiantes que no cursan Bachillerato, que dejan los estudios o escogen Formación Profesional. En la ESO ya te deberían ayudar a adoptar una mentalidad crítica. Aprender Filosofía es el arma fundamental para poder reflexionar”. Una vez en Bachillerato, el planteamiento del ministerio sí refuerza la Filosofía: seguirá siendo obligatoria en primer curso y pasará a serlo además en segundo, con el nombre de Historia de la Filosofía.

Hurtado, el profesor de Almendralejo, reclama que Educación mantenga el peso de la asignatura en la ESO. “Somos pesimistas. Si no lo conseguimos, lo defenderemos ante las comunidades autónomas”, dice, enfadado por lo que considera un “ataque” al pensamiento filosófico, “una herramienta esencial en un mundo tan mediatizado, con los alumnos tan pendientes de las redes sociales; son necesarios mecanismos para generar un pensamiento propio”, finaliza.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Emilio Sánchez Hidalgo

Redactor de Economía. Empezó su trayectoria en EL PAÍS en 2016 en Verne y se incorporó a Sociedad con el estallido del coronavirus, en 2020. Ha cubierto la erupción en La Palma y ha participado en la investigación de la pederastia en la Iglesia. Antes trabajó en la Cadena SER, en el diario AS y en medios locales de su ciudad, Alcalá de Henares.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS