Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Muchos caminos por andar

La Lomloe aprobada no representa, con todo, alguna estación término, sino solo una plataforma de partida

Isabel Celaá, ministra de Educación, en el Congreso de los Diputados este jueves.
Isabel Celaá, ministra de Educación, en el Congreso de los Diputados este jueves.Europa Press

Este jueves se aprobó por el Parlamento nacional la octava reforma educativa de las tres últimas décadas. El espectador que siguiese la sesión comprobó con tristeza, una vez más, cómo nuestros próceres muchas veces vociferan en lugar de argumentar. Gesticulan y emiten mensajes verbales y no verbales que bien podrían ser algo más ponderados, sensatos, cívicos y coherentes, educativos. Sigo sin tener claro si, dados los tiempos y urgencias provocados por la pandemia, la Lomloe era oportuna: peajes y transacciones discutibles, naves quemadas que mañana podrían haber venido bien. Pero pasado el trago, bienvenida otra reforma, ojalá sea para algo mejor y por más tiempo.

Bienvenida, porque atiende a asignaturas pendientes de nuestro sistema educativo. Va a suponer un marco legislativo mucho mejor que la Lomce. Asume y apunta hacia el horizonte de una educación cultural y socialmente hablando más sólida y formativa; más humana, igualitaria, justa y equitativa. Más acorde con los imperativos éticos que emanan de la educación como un derecho esencial que ha de garantizarse efectivamente a todas las personas. De manera que fuera o no ahora oportuna, pocas dudas debieran caber acerca de la necesidad y pertinencia de la reforma. Estos tiempos tan duros e inciertos, ahora y después, de pandemia debieran habernos hecho aprender que la educación, como el aire que respiramos, solo puede ser buena si es pensada y buscada como tal para todos y entre todos. ¿De qué libertad, la de quiénes y para quiénes gritan los próceres que tanto la reclaman como si de ella carecieran?

Más información
GRAF1544. MADRID, 19/11/2020.- La ministra de Educaci�n, Isabel Cela� (c) junto a la diputada socialista, Mar�a Luz Mart�nez (i) tras el debate en del Congreso este jueves de los puntos m�s pol�micos sobre la ley de educaci�n. EFE/ Mariscal
El Congreso aprueba la ‘ley Celaá’ en un clima de fuerte confrontación ideológica

La Lomloe aprobada no representa, con todo, alguna estación término, sino solo una plataforma de partida. La educación que hoy y mañana necesitamos requiere caminos inexcusables y coherentes. Uno, firmemente decidido a que nadie se quede en los márgenes ni atrás, movilizándose para ello las sinergias necesarias. Otro, bien focalizado en impulsar una profunda renovación de la enseñanza-aprendizaje, creando entornos estimulantes, condiciones favorables y agentes múltiples comprometidos en el empeño. Un tercero, extremadamente cuidadoso en atraer y sostener buenos docentes, pues son imprescindibles para una buena educación. Un cuarto, empeñado en potenciar centros escolares como instituciones que aprenden ayudando a aprender a sus habitantes. Y, desde luego, otros dos que lleven a un gobierno participativo, democrático y efectivo de la educación, y el seguimiento idóneo para saber por dónde vamos y dónde seguir.

Juan M. Escudero es catedrático emérito de Organización Escolar de la Universidad de Murcia.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS