_
_
_
_

Los grandes bancos de desarrollo se alían para ampliar el impacto de sus políticas

Los organismos se fijan como meta generar un margen adicional de préstamos de hasta 400.000 millones de dólares en una década

Los dirigentes de los bancos de desarrollo reunidos este sábado en Washington, en una imagen difundida por el BID. Con ellos, de naranja, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.
Los dirigentes de los bancos de desarrollo reunidos este sábado en Washington, en una imagen difundida por el BID. Con ellos, de naranja, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.
Miguel Jiménez

Con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Ilan Goldfajn, como anfitrión, los líderes de 10 bancos multilaterales de desarrollo se han reunido este sábado en Washington para dinamizar la colaboración entre ellos y aumentar el impacto y escala de sus actuaciones con el fin de impulsar el desarrollo. A la reunión han asistido, entre otros, el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga, y la presidenta del Banco Europeo de Inversiones, Nadia Calviño, además de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva. El encuentro se ha producido aprovechando las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial, que se han celebrado esta semana.

“[Estoy] muy orgulloso de ser el anfitrión de un retiro con mis colegas jefes de bancos multilaterales de desarrollo en la sede del BID”, ha indicado Goldfajn. “En una ocasión sin precedentes, estamos anunciando pasos conjuntos y resultados concretos, para trabajar de manera más efectiva como sistema y así servir mejor a nuestros países miembros. Trabajar como un sistema, por nuestros países, con resultados concretos, ¡es poderoso! ¡Tiene impacto!”, ha añadido.

Los 10 organismos que han participado son el Banco Africano de Desarrollo (BAfD), el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa (BDCE), el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco Islámico de Desarrollo (BIsD), el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el Grupo del Banco Mundial (GBM) y el el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que ocupa la presidencia rotatoria del grupo.

“[Ha sido una] reunión muy fructífera de las Instituciones Multilaterales de Desarrollo para profundizar en nuestra coordinación y actuar como un sistema”, ha tuiteado Nadia Calviño. “Avanzaremos con cinco acciones concretas para aumentar la financiación, impulsar la acción por el clima y la naturaleza, racionalizar los procesos y movilizar la inversión privada”, ha añadido.

Los dirigentes de los 10 bancos han suscrito un documento de trabajo de 17 páginas. “Reconocemos nuestro deber colectivo de acelerar los esfuerzos internacionales para erradicar la pobreza y el hambre, reducir las desigualdades, hacer frente a los retos regionales y mundiales, incluidos el clima y la salud, así como impulsar el desarrollo socioeconómico inclusivo”, afirman en él. “Como grupo, reafirmamos nuestra determinación de cumplir nuestros compromisos y seguir reforzando nuestra colaboración en beneficio de los países, las comunidades y las personas pobres y vulnerables”, añaden.

Los jefes de los bancos de desarrollo se comprometieron a obtener resultados concretos y factibles en cinco áreas críticas. En primer lugar, se comprometen a aumentar su capacidad de financiamiento de los BMD. Esperan generar un margen adicional de préstamo del orden de 300.000-400.000 millones de dólares durante la próxima década, con el apoyo de accionistas y socios. Para ello, entre otras medidas, ofrecerán instrumentos financieros innovadores a los accionistas, socios para el desarrollo y mercados de capital, incluyendo instrumentos híbridos de capital y de transferencia de riesgos, y también promueven canalizar Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI. El BID por sí solo ha aprobado reformas históricas para aumentar su capacidad de préstamo en 112.000 millones de dólares en 10 años.

En segundo lugar, impulsarán la acción conjunta en materia de cambio climático. Usarán criterios comunes para medir sus actuaciones en adaptación y mitigación, informarán conjuntamente sobre financiación climática y continuarán apoyando y mejorando los sistemas de alerta temprana de desastres naturales. Algunos de los organismos ya tienen alianzas bilaterales entre sí en esta materia, como el BID y el Banco Mundial.

También han decidido fortalecer la colaboración y la cofinanciación a nivel nacional. Entre las acciones a emprender está evaluar propuestas sobre plataformas de países y dirigidas por los países, para llegar a un entendimiento común y continuar armonizando las prácticas de adquisiciones, incluso apoyándose en las políticas de adquisiciones de cada uno, para reducir los costos de transacción y aumentar la eficiencia y sostenibilidad.

Movilizar al sector privado

Otro punto clave compartido es catalizar la movilización del sector privado para los objetivos de desarrollo, incluso mediante la aplicación de enfoques e instrumentos financieros innovadores. Las acciones acordadas incluyen aumentar los préstamos en moneda local y las soluciones de cobertura del riesgo cambiario para impulsar la inversión privada y aumentar la transparencia de modo que los inversores puedan evaluar mejor los riesgos y las oportunidades de inversión.

El quinto punto abordado por el documento plantea mejorar la efectividad y el impacto en el desarrollo de la actuación de los bancos multilaterales. Para ello, acuerdan incrementar la colaboración en las evaluaciones conjuntas de impacto, incluso compartiendo enfoques de seguimiento y evaluación, e implementando iniciativas de armonización cuando resulte útil. También harán balance de los indicadores clave de rendimiento sobre naturaleza y biodiversidad que se utilizan actualmente y explorar la viabilidad de alinear algunos indicadores antes de la COP30 de 2025.

“De cara al futuro, estamos dispuestos a proporcionar actualizaciones periódicas sobre los avances de los bancos multilaterales de desarrollo que trabajan como un sistema para lograr impacto y escala”, indica el documento en sus conclusiones. “Esto facilitará la continuidad de los esfuerzos, así como la aplicación efectiva de las reformas, el apoyo de los accionistas y la alineación con las necesidades y demandas de los clientes. Seguiremos mejorando la forma en que trabajamos juntos como sistema, al tiempo que seguimos colaborando con nuestros clientes, accionistas, socios en el desarrollo, las Naciones Unidas, la sociedad civil y otras partes interesadas”, añade.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_