_
_
_
_
_

La ralentización de la economía europea atenúa el problema de las vacantes de empleo

La tasa española está entre las más bajas, un 0,9%, por debajo de la media continental del 2,5%, del 3,9% de Alemania o del 4,2% de Países Bajos

Un trabajador en una obra en Stralsund, en el norte de Alemania, en noviembre.
Un trabajador en una obra en Stralsund, en el norte de Alemania, en noviembre.Stefan Sauer (Getty)
Emilio Sánchez Hidalgo

El problema de los puestos de trabajo sin candidatos suficientes parece atenuarse en Europa. La tasa de vacantes laborales fue en el cuarto trimestre de 2023 del 2,5%, tres décimas menos que en el mismo periodo de 2022. Es el registro más bajo en el último cuarto del año desde 2020, según indican las estimaciones de Eurostat difundidas esta semana. Esta caída coincide con un estancamiento de la economía europea, que apenas creció un 0,5% el año pasado. España sigue registrando una de las tasas de vacantes más bajas del continente, un 0,9%.

El debate de las vacantes sin cubrir es uno de los más agitados de la economía en los últimos años. Los gobiernos europeos vienen aprobando políticas específicas para atraer trabajadores extranjeros y mejorar las capacidades de los desempleados, de forma que puedan satisfacer a los sectores que acusan falta de mano de obra. Los que más problemas acusan son la construcción, el transporte, el metal y la enfermería, según el principal informe comunitario que analiza el problema de las vacantes elaborado por la Autoridad Laboral Europea, con datos de 2022.

Los países con un problema más acusados de vacantes vienen siendo Bélgica, Países Bajos, República Checa, Austria o Alemania, con datos por encima del 4% en los últimos meses. En el país holandés llegaron a registrar un 5,1% en el segundo trimestre de 2022. Sin embargo, en el último cuarto de 2023 esta cifra se contrajo hasta el 4,2%. Alemania llegó a anotarse un 4,5% en 2022 y ahora registra un 3,9%. La mayor caída es la de la República Checa, que registró un 5,1% a finales de 2021 y en el tercer trimestre de 2023 un 3,5%.

Estas contracciones son las que arrastran la media de los Ventisiete a un 2,5%, frente al 2,8% del último trimestre de 2022 y el récord del 3% que llegó a alcanzar ese año. Esta tasa empezó a crecer en 2015, coincidiendo con la mejora de la economía tras la Gran Recesión. Entonces rondaba el 1,5%. Siguió creciendo hasta la pandemia, y después de la crisis sanitaria dio un salto que tocó techo en 2022. Desde entonces emprende una lenta caída décima a décima.

Los expertos consultados creen que esta bajada se debe al estancamiento de la economía en el norte de Europa. “Antes que en el empleo, la ralentización de la economía suele manifestarse en una caída en las ofertas (vacantes) y en la movilidad voluntaria de personas hacia empleos mejor remunerados”, indica el coordinador de investigación del área laboral de Fedea, Marcel Jansen. Coincide Arturo Lahera, profesor del departamento de Sociología Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid: “En 2021 y 2022 las vacantes seguían subiendo ligeramente, mientras que la reducción, sobre todo en el centro de Europa (con su dependencia del ciclo alemán), comienza el año pasado”.

“En los demás países”, continúa Lahera, “se mantienen sin mucho cambio, con los problemas habituales para cubrir puestos de trabajo: casi pleno empleo en la mayoría de países, envejecimiento y jubilaciones de empleos que deben cubrirse con jóvenes escasos, sectores tecnológicos e industriales con escasez de candidatos con la cualificación necesaria... Como siempre la excepción es España, con apenas un 1% de vacantes. Apostaría por la recesión alemana como principal causa”.

El PIB europeo del último trimestre de 2023 no se movió respecto a los tres meses anteriores, un 0% según los números que publicó a finales de enero Eurostat para la zona euro y el conjunto de la UE. Estos datos continúan con la situación de estancamiento económico que se vio durante todo el ejercicio, hasta llegar a un crecimiento de apenas el 0,5%. Así, la UE se pasó todo 2023 a punto de entrar en recesión técnica. Esta situación conecta con el parón alemán: la primera economía de Europa sufre por el corte del gas barato ruso y porque China ya no importa como lo hacía antes. Eso ha llevado a Alemania a una contracción del 0,3% en el último trimestre de 2023.

Estos problemas no impactan, de momento, en las cifras de desempleo. En el último mes de 2023 el paro en los Ventisiete fue del 5,9%, en mínimos desde que hay registros.

Los países que más sufren las vacantes han adoptado políticas específicas contra este problema. Alemania ha dado los pasos más decididos: ha reducido la burocracia, facilitado la homologación de títulos y permitido la llegada de personas sin contrato con visados temporales. Por su parte, Bélgica puso en marcha un permiso único que combina la autorización de trabajo y de residencia.

¿Y en España?

España está a la cola en vacantes de empleo, según las cifras provisionales de Eurostat. La tasa fue de un 0,9% en el último trimestre de 2024, una cifra invariable desde el último trimestre de 2021 (cuando era del 0,7%). La oficina estadística europea elabora sus datos a partir del único registro oficial de España, la Encuesta Trimestral de Coste Laboral. El último dato difundido es del tercer trimestre de 2023, cuando se alcanzó un récord de 155.797, 10.000 más que el año anterior y 40.000 más que en 2021.

Con todo, en relación con el global del mercado laboral, la cifra española es muy inferior a la del resto de países europeos. La tasa española (0,9%) solo es superior al 0,8% de Bulgaria y al 0,7% de Rumanía, y en línea con el 0,9% de Polonia o el 1,1% de Eslovaquia. Los países con más problemas de vacantes son los más desarrollados, como Alemania o Bélgica.

Pese a estas cifras oficiales, los empresarios españoles aseguran que el problema de las vacantes es uno de los más graves de la economía española. No solo lo limitan a las profesiones vinculadas a la Formación Profesional, también acusan escasez en sectores como la hostelería o el campo. Los sindicatos difieren: creen que en estos sectores, cuando falta mano de obra, es por lo bajos que son los salarios. También hay diferencias de criterio en el Gobierno: el Ministerio de Trabajo acota el problema a posiciones muy específicas y alude a la alta tasa de paro para rechazarlo (11,7%, el doble que la media europea), mientras que desde la Seguridad Social consideran que la escasez es algo más grave.

Según los datos del INE, el 35% de las vacantes en España se concentran en la Administración pública. En la hostelería, uno de los sectores que más protesta, solo se notifica el 6% de los puestos sin cubrir. En la construcción, el 4%

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Emilio Sánchez Hidalgo
Redactor de Economía. Empezó su trayectoria en EL PAÍS en 2016 en Verne y se incorporó a Sociedad con el estallido del coronavirus, en 2020. Ha cubierto la erupción en La Palma y ha participado en la investigación de la pederastia en la Iglesia. Antes trabajó en la Cadena SER, en el diario AS y en medios locales de su ciudad, Alcalá de Henares.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_