_
_
_
_

MásMóvil y Orange ceden sus redes móviles a Digi para que Bruselas apruebe su fusión

Las dos compañías venden además frecuencias del 5G por 120 millones de euros a la firma rumana, que sale reforzada para devorar el mercado ‘low cost’

Digi
Oficinas centrales de Digi en Madrid.
Ramón Muñoz

MásMóvil y Orange han firmado un acuerdo con Digi por el que ambas compañías cederán sus redes de telefonía móvil al operador rumano mediante un contrato de alquiler mayorista a precio ventajoso, y venderán por 120 millones de euros 60 megahercios de espectro radioeléctrico en distintas bandas de frecuencias, entre ellas las que usa la nueva telefonía móvil 5G, según ha informado este martes Digi en un hecho relevante en la Bolsa rumana. El acuerdo se produce en el marco de las negociaciones que MásMóvil y Orange están llevando a cabo para que la Comisión Europea apruebe su fusión.

Actualmente, Digi opera su servicio de telefonía móvil sobre la red de Movistar. Con el nuevo pacto de roaming firmado con Orange y MásMóvil podrá pasarse a estas nuevas redes o negociar a la baja el contrato con Telefónica, a la que ahora abona alrededor de 300 millones de euros anuales, y que vence en 2026. Y es que el acuerdo es muy ventajoso porque es “opcional” para Digi pero vinculante para Orange y MásMóvil. Es decir, el operador rumano puede ejecutarlo en cualquier momento. Además, adquiere 60 MHz de espectro (20 MHz en las bandas de 3,5 GHz, 2.100 MHz y 1.800 MHz), lo que le permitirá desplegar una red móvil propia, en aquellas zonas donde le resulte más rentable por densidad de abonados. El modelo sería similar al que ya opera en la banda ancha, donde Digi despliega una red propia de fibra en las zonas donde puede captar más clientes.

Al final, y pese a las reiteradas declaraciones de los consejeros delegados de MásMóvil, Meinrad Spenger, y Orange España, Jean-François Fallacher, de que el mercado español era suficientemente competitivo, ambas compañías han cedido a la presión de Bruselas firmando un acuerdo muy ventajoso para su principal rival como única vía para desbloquear la fusión. La Comisión Europea había advertido en junio pasado que la operación podría reducir el número de operadores de redes en los mercados minoristas españoles de servicios de telecomunicaciones móviles e internet, lo que podría redundar en “grandes subidas de precios” para los consumidores finales. Por eso, pedía fuertes compensaciones (remedies) para seguir adelante con la unión.

La advertencia bloqueó la aprobación de la fusión, prevista en principio para finales del tercer trimestre o comienzos del último de este año. Las toneladas de documentación remitidas por ambas compañías y los continuos viajes de los máximos espadas de MásMóvil y Orange Group (las negociaciones se han llevado a cabo desde Francia) a la capital belga para negociar con las autoridades de la Competencia han resultado infructuosas. Así que ambas compañías han tenido que guardarse las críticas hacia Digi, al que tachaban de depredador del mercado por sus tarifas imbatibles y su ausencia de red propia, y firmar un pacto de máximos que le garantice la luz verde de la Comisión a su unión.

El acuerdo refuerza notablemente a Digi como cuarto operador, a costa precisamente de debilitar a la nueva compañía que salga de la fusión, que estará por encima de Telefónica por número de clientes. El operador rumano es el que más crece actualmente en el mercado español tanto en ingresos como en abonados gracias a sus tarifas low cost. Solo en los once primeros meses de este año, ha conseguido arrebatar a sus rivales -entre ellos a MásMóvil y Orange- un millón de abonados por el procedimiento de la portabilidad, lo que supone un aumento de más del 27% respecto al mismo periodo de 2022.

Para financiar este acuerdo y los planes de inversión de 2.000 millones de euros en España en un periodo de siete años, Digi negocia la venta de su propia de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) con un consorcio liderado por Macquarie Capital, por la que podría obtener en torno  a  1.000 millones de euros, según fuentes del mercado.

La filial española del operador rumano registró unos ingresos de 300 millones de euros en el primer semestre de 2023, un 30,9% más, y alcanzó los 5,7 millones de clientes, tras sumar 434.000 en el primer semestre de este año y 1,4 millones en el último año, lo que supone un aumento del 33%. Un ritmo de crecimiento notable si se tiene en cuenta que los ingresos por servicios de MásMóvil aumentaron un 6% y los de Orange España un raquítico 0,1%. Por si fuera poco, gracias a las noticias sobre este acuerdo, la cotización d Digi se ha disparado un 40% en lo que va de año.

Prisas por firmar el pacto

En la urgencia por firmar este acuerdo con el competidor más temible como es Digi, han podido pesar los multimillonarios dividendos que se repartirán los fondos de inversión propietarios de MásMóvil (KKR, Cinven y Providence) y la propia matriz de Orange en Francia, a costa de elevar hasta los 12.000 millones de euros la deuda con la que nacerá la sociedad que salga de la fusión, apuntan fuentes del sector. Tampoco resultan baladíes los jugosos bonus que se llevarán los principales directivos de MásMóvil, encabezados por el propio Spenger, y que peligraban si finalmente se daba marcha atrás en la operación.

Y es que la fusión se estaba demorando desde hace meses en los cajones de los despachos de la Dirección General de Competencia que dirige la comisaria Margrethe Vestager. La fusión se anunció en julio de 2022, se notificó oficialmente a las autoridades de la UE en febrero pasado, pero desde que pasó a segunda fase en abril (investigación en profundidad) se había encallado por las reticencias de las autoridades comunitarias, que veían serios riesgos para la competencia en el mercado de telecomunicaciones en España.

Las prisas por llegar a un pacto salvador con Digi, adelantado por la agencia Bloomberg, se evidenciaron en los últimos resultados trimestrales de MásMóvil, en el que la operadora no pudo esconder el enorme coste de la deuda, que se eleva a los 6.504 millones, y que ha disparado un 27% los gastos financieros, hasta los 350 millones de euros. Solo bajo el paraguas financiero de Orange -participado mayoritariamente por el Estado francés-, la operadora amarilla podrá enjugar ese enorme coste que se come mes a mes el incremento de ingresos y de ebitda. Tras la notificación del acuerdo con Digi, la Comisión ha reactivado el reloj y ahora tienen de plazo hasta el 15 de febrero, prorrogable hasta en 10 días, para pronunciarse. No obstante, se podría retrasar si hay otra parada de reloj para pedir documentación adicional.

Guerra de precios

La mejor prueba de la que la guerra de precios sigue más viva que nunca, es que Digi ha aprovechado el día en el que se han conocido los remedies, para anunciar bajada de precios y mejora de los planes de tarifas. En concreto, todos los clientes de sus ofertas sólo móvil (Digi Ilimitado y Digi Combo), así como de sus paquetes convergentes, disfrutarán desde a partir de este martes de más datos móviles, mejora que se aplicará de forma totalmente automática.

En el caso de las tarifas de 50 GB y 100 GB de Digi Ilimitado (para navegar y llamar a destinos nacionales) y Digi Combo (que incluye también minutos para llamadas internacionales), los gigas de datos se duplican, y pasan a tener 100 GB y 200 GB, respectivamente. Y si el cliente tiene estas tarifas contratadas de forma independiente (es decir, sin que sea usuario también del servicio de fibra de Digi) su precio baja de los 15 a los 13 euros en la que tendrá 100 GB y de 20 a 16 euros la que contará con 200 GB. Por su parte, la tarifa IlimiTODO, para navegar y llamar de forma ilimitada tanto a España como al extranjero, baja su precio en cinco euros al pasar de los 25 a los 20 euros al mes (sólo disponible en contrato).

Los nuevos clientes pueden disfrutar desde este martes de estas mejoras, así como los de prepago, aunque en este caso se aplicará cuando vuelvan a activar su producto Digi o con su próxima reactivación automática. Para los de contrato, la mejora se aplicará de forma automática a partir de su próximo ciclo de facturación, es decir, desde el 16 de diciembre.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Ramón Muñoz
Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_