_
_
_
_
_

Yolanda Díaz insiste en que la indemnización por despido es “demasiado barata” en España: “Creo que debemos actuar”

La ministra de Trabajo indica en el Congreso que el Gobierno “cumplirá” con lo que dictamine el Comité Europeo de Derechos Sociales sobre la denuncia de UGT por el coste del despido

Yolanda Díaz comparece en el Congreso de los Diputados sobre las indemnizaciones por despido.Foto: LUIS SEVILLANO | Vídeo: EPV

La reforma laboral que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos aprobó en 2021 no modificó uno de los aspectos que más criticaron sindicatos y partidos de izquierdas de la norma aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2012. El coste del despido improcedente, que pasó entonces de 45 a 33 días por año trabajado, sigue vigente. “El despido en nuestro país no es caro, es demasiado barato. Es tan barato que [a las empresas] les sale a cuenta despedir utilizando la indemnización de 33 días”, ha dicho la vicepresidenta se ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Más allá de esta declaración política, ha dejado una puerta abierta a que el Gobierno aumente la indemnización por despido en función de lo que dictamine el Comité Europeo de Derechos Sociales sobre una denuncia de UGT al respecto. En octubre del año pasado este organismo del Consejo de Europa admitió a trámite la reclamación interpuesta por el sindicato contra el actual sistema español de despido. En opinión de la central dirigida por Pepe Álvarez la normativa española “incumple de manera manifiesta el artículo 24 de la Carta Social Europea (todos los trabajadores tienen derecho a protección en caso de despido) y el Convenio 158 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”. “Tenga mi palabra”, ha dicho Díaz al parlamentario que ha planteado el asunto en la cámara, el diputado de Esquerra Republicana Jordi Salvador. “Vamos a cumplir con lo que resuelva el Comité Europeo de Derechos Sociales porque es la fuente de derecho en nuestro país. Creo que debemos actuar”.

“El despido barato es una patología en España”, ha agregado Díaz. “Cuando hablamos del coste del despido barato estamos hablando de una conducta injustificada, que vulnera el ordenamiento jurídico. No puede ser consentido en un país democrático. Es una anomalía que tengamos una indemnización tasada y esto debe ser reparado”.

La ministra de Trabajo ha catalogado este asunto como “crucial” y ha instado a “seguir hablando de ello, encararlo de frente”. “No es admisible un mercado de trabajo basado en despidos a precios de saldo. El despido barato no fomenta la contratación, sino las relaciones laborales tóxicas, es decir, la precariedad y la rotación. Ahora nos sonroja que alguien pudiera haber defendido tamaña barbaridad, pero se hizo así en la reforma laboral del 2012″, ha añadido Díaz, que ha intentado condensar este “atropello” con el siguiente ejemplo: “Es como cuando una empresa rejuvenece la plantilla despidiendo a los empleados mayores con indemnizaciones insuficientes que no reparan el daño causado. ¿De verdad podemos permitirlo?”.

Esta intervención llega poco después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) establezca una indemnización por despido que supera los 33 días por año trabajado, en una sentencia pionera en España, que aunque avala el despido detecta un perjuicio para el trabajador. En una sentencia fechada el pasado 30 de enero, la sala de lo civil del TSJC ha estimado en parte el recurso de una trabajadora contra un fallo del juzgado de lo social nº 6 de Barcelona.

UGT pide cambios en el despido

El vicesecretario general de Política Sindical de UGT, Fernando Luján, ha pedido este miércoles en rueda de prensa al Gobierno que “sea coherente con sus compromisos” y avance hacia un despido que sea “disuasorio y resarcitorio”. “Entendería que el Gobierno debería de ser coherente con sus compromisos. Primero, porque la vicepresidenta segunda ha dicho que comprende y comparte que el despido en España no tiene la doble condiciones de la Carta Social Europea revisada, que dice que debe ser disuasorio y resarcitorio. España no lo cumple y ha sido constatado por la vicepresidenta segunda”, ha dicho.

Luján ha recordado que tanto el PSOE como Unidas Podemos, socios del Gobierno de coalición, incluían en sus programas electorales y de gobierno la derogación de la reforma laboral de 2012, aprobada durante el Gobierno de Rajoy. “Hubo partes de la reforma laboral que no negociamos y que no acordamos. El tema del despido fue especialmente devaluado en la reforma de 2012, se cambió la indemnización de 45 días a 33 y desaparecieron los salarios de tramitación, que son los que se abonaban al trabajador en el caso de un despido improcedente hasta que salía la sentencia o era admitido”, ha apuntado Luján. Por esta razón, ha instado al Gobierno solventar esta cuestión antes de que el Comité de Derechos Sociales, y les ha pedido que no se opongan “de manera demasiado contundente” a la reclamación del sindicato, ya que la propia Díaz se ha mostrado partidaria de un despido disuasorio y resarcitorio.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Emilio Sánchez Hidalgo
Redactor de Economía. Empezó su trayectoria en EL PAÍS en 2016 en Verne y se incorporó a Sociedad con el estallido del coronavirus, en 2020. Ha cubierto la erupción en La Palma y ha participado en la investigación de la pederastia en la Iglesia. Antes trabajó en la Cadena SER, en el diario AS y en medios locales de su ciudad, Alcalá de Henares.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_