_
_
_
_
_

Seat garantiza el futuro de su fábrica de El Prat con cinco componentes para coches eléctricos

La planta, con 900 trabajadores, producirá piezas para los coches eléctricos que las marcas de Grupo Volkswagen fabricarán en España

Trabajadores de la fábrica de Seat en Martorell.
Trabajadores de la fábrica de Seat en Martorell.Reuters

La fábrica de componentes de Seat en El Prat de Llobregat (Barcelona) era uno de los eslabones cuyo futuro corría más peligro en la transformación hacia el vehículo eléctrico que está realizando la empresa. Hoy se han disipado los nubarrones que en los últimos meses tenían encima sus 900 trabajadores después de que Grupo Volkswagen haya decidido adjudicarle cinco nuevos componentes que se utilizarán en el vehículo compacto que el Grupo Volkswagen prevé producir en la planta de Martorell.

“Con este plan de reconversión, Seat da un paso más en su ambición de convertir a España en un ‘hub’ de movilidad eléctrica para Europa y en su propia transformación para ser un referente en el sector automovilístico e industrial”, ha señalado este jueves la filial española del Grupo Volkswagen a través de un comunicado.

La transformación será paulatina, a medida de que se reduzca la demanda de los dos tipos de cajas de cambio que a día de hoy se fabrican en las instalaciones de El Prat. Esos sistemas serán sustituidos por un modelo de diferencial, la mangueta, la caja donde se conectan las celdas de la batería, el módulo de refrigeración de esta y el aluminio del motor del vehículo eléctrico. Para hacerlo posible será necesario reconvertir la fábrica con una inversión que la compañía no ha detallado. Además de esos nuevos componentes, la fábrica, para la que el comité de empresa demandaba un reemplazo que evitara la destrucción de empleo, optará a otros seis componentes para el grupo en convocatorias pendientes.

“El incremento en la producción de coches eléctricos supondrá la reducción progresiva de la fabricación de estas cajas de cambios y la oportunidad de aprovechar la alta capacitación de sus trabajadores y los elevados niveles de eficiencia y productividad de la planta para impulsar el desarrollo y mejora de nuevos procesos para la producción de componentes para vehículos eléctricos”, señala la empresa a través de un comunicado. El anuncio se produce después del jarro de agua fría que supuso la decisión del consorcio alemán de encargar los motores para los vehículos que se producirán en España a una planta húngara del grupo.

Desde entonces la dirección de Seat, presidida por Wayne Griffiths, se había comprometido a buscar alternativas que permitieran dar más vida a la instalación, uno de los tres centros de producción de la marca española junto a la de Martorell y a la de la Zona Franca.

El objetivo compartido con los sindicatos era no ahondar en la reducción de la masa laboral dedicada a la producción fabril, muy condicionada por la menor fuerza de trabajo que requieren los coches eléctricos para su fabricación, con un 30% menos de tiempo. Es por ello que Seat anunció un plan de 1.330 bajas hasta 2026 que le costará 244 millones de euros. Las reducciones de plantilla en las cadenas de producción no son ajenas a ningún grupo de automoción que se esté planteando pasarse al coche eléctrico.






La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_