Seat pacta con los sindicatos la salida de 1.330 empleados hasta 2026

La compañía se compromete a intentar fabricar en Martorell un vehículo de grandes dimensiones

Logo de Seat en una de las instalaciones de la filial española de Grupo Volkswagen.
Logo de Seat en una de las instalaciones de la filial española de Grupo Volkswagen.Efe

Los trabajadores de Seat irán a las urnas el próximo 29 de junio para votar el preacuerdo de convenio colectivo que la compañía ha sellado con los sindicatos presentes en el comité de empresa. El documento incluye las condiciones de salida de las 1.330 personas que serán excedentarias en la compañía por la caída de la carga de trabajo y el compromiso de Seat de buscar la asignación de un vehículo de grandes dimensiones para que se pueda fabricar en la planta de Martorell (Barcelona), de modo que se pueda equilibrar la especialización en el coche de pequeñas dimensiones que las instalaciones ensamblarán para Cupra y Skoda.

El nuevo convenio tiene carácter retroactivo, su validez se aplicará con fecha 1 de enero de 2022, y se prolongará hasta 2026, periodo en el cual Seat afronta una de sus reestructuraciones más relevantes: la adaptación de Martorell al vehículo eléctrico, la pérdida de carga de trabajo que esto supondrá, y ese mismo impacto en la planta de El Prat, actualmente especializada en cajas de cambios, un elemento que no tienen ningún futuro con los vehículos impulsados por baterías.

Las salidas en la compañía se aplicarán a través de medidas no traumáticas, a través de bajas voluntarias y prejubilaciones a partir de los 61 años. Quienes decidan seguir ese camino mantendrán el 70% del salario y la prima y el 100% de las aportaciones al plan de pensiones hasta la edad de jubilación, los 65 años.

Uno de los puntos en los que presionaban los sindicatos era el compromiso de buscar una segunda plataforma de vehículo eléctrico. Su temor pasaba por que la factoría barcelonesa perdiera rentabilidad si se especializaba totalmente en la plataforma del vehículo eléctrico más modesto de Grupo Volkswagen. Por ello defendían que era necesario conseguir un modelo de mayores dimensiones, buscando una situación similar a la actual: los vehículos fabricados en Barcelona (todos ellos de combustión) son de pequeñas dimensiones, pero en paralelo se fabrican otros mayores, como el Cupra Formentor.

El preacuerdo del vigésimo convenio colectivo incluye una condición sobre el pago del IPC referente a 2022 si la inflación supera el 3% (8,3% en mayo). La mitad se pagará a partes iguales en cuatro años, mientras que la otra parte se ingresará en 2026 si no hay asignación de un nuevo modelo en enero de 2026.

El texto también incluye la posibilidad de que parte de los actuales trabajadores de Seat se puedan trasladar a trabajar a la fábrica de celdas de baterías que Grupo Volkswagen prevé poner en marcha en Sagunto (Valencia).

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS