Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Bancos alejados del modelo europeo

El anuncio de que algunos de ellos acudirán a los tribunales por el gravamen temporal es un claro indicador de su alejamiento

Sucursal de Bankinter en Madrid
Sucursal de Bankinter en MadridPablo Monge

El anuncio de algunos bancos de acudir a los tribunales para combatir el gravamen temporal al sector financiero que impulsa el Gobierno es un claro indicador de su alejamiento del modelo europeo. Con el impuesto temporal a la banca, las energéticas y las grandes fortunas, el Gobierno espera recaudar 10.000 millones de euros en los próximos dos años para financiar las ayudas a los más necesitados. Los recursos previstos para aumentar del Ingreso Mínimo Vital, revalorizar determinadas pensiones, ayudas directas a trabajadores y desempleados, bonificaciones de carburantes y reducción de impuestos energéticos han supuesto un coste de 15.000 millones de euros.

El aumento generalizado de los precios ha multiplicado los beneficios de las compañías energéticas, al tiempo que la subida de los tipos de interés está propulsando los beneficios de la banca. Las ganancias extraordinarias de las grandes compañías a costa de los vulnerables explican el fuerte aumento de la desigualdad.

En la Unión Europea, la crisis provocada por la guerra en Ucrania y la espiral de precios energéticos ha provocado el mismo tipo de problemas. La respuesta de la Comisión Europea ha quedado patente en las palabras de su presidenta Ursula Von der Leyen: “En los tiempos en los que vivimos no puede ser que algunos obtengan unos beneficios extraordinarios y sin precedentes gracias a la guerra y a costa de los consumidores. En estos momentos, los beneficios deben compartirse y canalizarse hacia quienes más los necesitan”.

Von der Leyen es una política conservadora que tiene muy claro que en Europa hay un determinado modelo social. Nada extraordinario, pero con unos mínimos que prohíben los abusos y los excesos. Un modelo que va certificando a pequeños pasos el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, del que los bancos españoles tienen buena constancia por los repetidos varapalos recibidos por sus malas prácticas.

Las estadísticas oficiales (INE y Agencia Tributaria) demuestran que el aumento de los tipos de interés se traslada directamente a los beneficios de los bancos, como indica el dictamen sobre los nuevos impuestos. Cuando los tipos de interés estaban por debajo del 2% (entre 2016 y 2019) los intereses cobrados ascendieron a 38.286 millones de euros anuales y el margen de intereses netos (deducidos los pagados) fue de 26.512 millones de euros anuales. Cuando los tipos se situaron entre el 2% y el 3,1% (entre 2013 y 2015) los intereses cobrados ascendieron a 65.210 millones y los netos obtenidos a 31.258 millones.

Con tipos por encima del 3,1% (entre 2005 y 2012) los intereses cobrados se elevaron a 103.133 millones y los netos a 35.037 millones. El dictamen concluye: “parece claro que la elevación de tipos de interés no solo eleva los intereses cobrados, sino también el margen de interés”.

Según el Banco de España, los beneficios de la banca en el primer semestre (8.761 millones de euros) son los mayores de los últimos 13 años. Morgan Stanley prevé unas ganancias de 26.000 millones para 2023, los mayores de toda su historia. La próxima vez que la UE vuelva a subvencionar a esta banca debería pensarlo mejor.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS