El mercado laboral se enfría en septiembre: el paro sube en 18.000 personas con el fin de los contratos de verano

El número de desempleados sube hasta los 2,94 millones, el menor en este mes desde 2008. La Seguridad Social registra 29.000 nuevos afiliados, que siguen por encima de los 20 millones

Una camarera atiende una mesa en el barrio del Born (Barcelona).
Una camarera atiende una mesa en el barrio del Born (Barcelona).Carles Ribas

La evolución del empleo este verano continúa demostrando síntomas de flaqueza. Igual que sucedió en agosto, el paro subió también en septiembre, esta vez en casi 18.000 personas, hasta situar al total de desempleados al borde los tres millones (2.941.919). A pesar de este aumento, se trata del cómputo de parados más bajo para este mes desde 2008. Del otro lado, la afiliación se mantuvo estable y creció en 29.000 trabajadores, tras registrarse, por sexto mes consecutivo, más de 20 millones de cotizantes a la Seguridad Social (20.180.287). Son, nuevamente, apuntes que ilustran el impasse del mercado laboral durante el periodo estival, sostenido por el tradicional fin de los contratos.

Los datos facilitados este martes por los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social evidencian una mala digestión del desempleo durante el verano. Si julio emborronó inesperadamente la pizarra laboral, agosto no levantó lo suficiente la cabeza, y septiembre tampoco ha sido capaz de hacerlo. A pesar de ello, el incremento del número de parados en el noveno mes del año se encuentra por debajo del promedio que venía contabilizándose para este periodo entre 2017 y 2019, cuando se registraron alzas que superaban los 20.000 desempleados.

“Estamos en un mes de septiembre que se mueve en la moderación y cuyos datos que se producen en un contexto económico influenciado por una guerra en Europa, un aumento de los costes de la energía y la incertidumbre que deriva de la subida de los tipos determinada por las autoridades europeas”, ha indicado el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey. Al mismo tiempo, ha negado que se esté produciendo un freno en la creación de empleo, puesto que el aumento del paro a lo largo del verano (61.337 personas entre julio, agosto y septiembre) se enmarca dentro de las “pautas estacionales habituales” para esta época del año, y que estos aumentos se han producido con “menor intensidad” en un contexto de “extrema complejidad económica”.

Los 17.679 nuevos parados se sitúan como la tercera menor subida en este momento del año desde 2011, si bien, en los meses de septiembre de 2020 y 2021 el desempleo rompió con la dinámica estacional y bajó. Es habitual que el paro suba en este mes a consecuencia del final de las vacaciones de verano. Los contratos firmados para cubrir la campaña expiran, se incrementa el número de demandantes de empleo que se apuntan a las listas, y el mercado de trabajo se adentra en una etapa valle hasta la llegada de la campaña de Navidad, el siguiente pico de contratación.

De la misma forma que el número de personas inscritas en las oficinas de empleo siguió creciendo, en septiembre se firmaron 1.660.792 contratos, casi 400.000 más que en agosto, de los cuales 775.856 (el 46,72%) fueron de carácter indefinido; la segunda mayor cifra en lo que va de año. También se inscribieron 281.253 fijos-discontinuos, la segunda mayor cota en el año. Son, además, medio millón más de relaciones laborales de las que acordaron en el mismo mes del año pasado, y tienen en la agricultura y la construcción su principal caladero. El paro ha crecido en agosto por una subida en el sector servicios (24.691 personas) y entre aquellos sin un empleo anterior (5.016).

“Como ya se está viendo en los últimos meses, la evolución del empleo se está ralentizando a un ritmo acelerado”, valoran desde Randstad Research. En su análisis, indican que “la pérdida de ritmo resultaba esperable, porque la segunda mitad del año pasado fue positiva en términos laborales, por lo que las comparaciones con los mismos meses de 2021 iban a resultar cada vez más caras”. Y alertan de que “las señales no son positivas” y que podría producirse “un tensionamiento adicional del mercado laboral en los próximos meses de otoño e invierno, con riesgo cierto de ver como se vuelven a superar los 3 millones de parados, pese al camuflaje que se está generando en esta serie con los contratados fijos discontinuos”.

Tendencia positiva

En términos originales (sin desestacionalizar), el número de afiliados medios a la Seguridad Social creció en 29.286 trabajadores, un volumen notablemente superior al registrado en este mes durante los tres años anteriores a la pandemia. Entonces el promedio no llegaba a los 17.500 afiliados más. Desglosado por género, se contabilizaron más hombres que mujeres (10.739.028 y 9.441.260, respectivamente), y los 20.180.287 totales son 649.176 más que en el mismo periodo del año anterior.

Descontando la estacionalidad y el efecto calendario, la afiliación se elevó en septiembre por decimoséptimo mes consecutivo, hasta los 20.224.355 trabajadores, 51.079 personas más que en agosto; siendo el tercer mes en el que se ha creado más empleo en lo que va de año. Según señala el Ministerio de Seguridad Social en su estadística, “a pesar de la incertidumbre, el promedio de afiliación de los primeros nueve meses de 2022 está en línea con el registrado entre 2017-2019, años de gran dinamismo en el mercado laboral”. “Estamos en una tendencia muy positiva que nos sitúa en unos niveles históricos. Hemos demostrado la capacidad de crear empleo en un contexto muy complicado”, ha celebrado Borja Suárez, secretario de Estado de Seguridad Social.

En cuanto a la distribución territorial del aumento de la afiliación, aunque fue generalizado, Baleares (8,9%), Canarias (6,9%) y Madrid (4,3%) concentraron los mayores aumentos. Por el contrario, el paro registrado en el último mes bajó en cinco comunidades autónomas, concentrándose las caídas más acusadas en cifras absolutas en el País Vasco (-2.078 personas), Canarias (-1.628) y Comunidad Valenciana (-1.250).

Septiembre tampoco fue un mal mes para los autónomos, 2.427 trabajadores por cuenta propia (la mitad que en el año anterior) se sumaron al RETA hasta alcanzar los 3.329.863; y aunque 18.350 ocupados permanecen en ERTE-ETOP en el tercer trimestre, uno de cada dos está en supresión parcial. El mecanismo RED sectorial aprobado para las agencias de viaje protegió, de media, a 1.558 empleados entre julio y septiembre.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS