La apuesta de Ferrovial por el metaverso: desde conducir por una autovía antes de que se construya a calcular el deterioro de una obra

La empresa de construcción aplica la tecnología de los videojuegos a sus infraestructuras

Usuaria conduciendo en un gemelo digital de la autopista estadounidense I-66
Usuaria conduciendo en un gemelo digital de la autopista estadounidense I-66Marcos de Castro

El grupo español de construcción y concesiones Ferrovial ha presentado este martes en Madrid un plan de digitalización de sus infraestructuras que desarrolla con tecnologías procedentes del mundo de los videojuegos. Su iniciativa lleva el nombre de Infraverse. La denominación hace referencia al concepto de metaverso, un espacio dentro de internet que permite a los usuarios interactuar en un entorno digital por medio de avatares. Se parece a los videojuegos y replica sus gráficos, aunque también puede funcionar como un reflejo del mundo real, permitiendo a los usuarios desde comprar ropa virtual de marcas reales hasta visitar réplicas exactas de lugares físicos. Es esta última parte en la que se ha centrado la multinacional.

Rafael Fernández, director de innovación de la empresa, fue el encargado de presentar el proyecto. Fernández ha señalado que esta iniciativa combina tecnologías para distintas finalidades: mejorar la operativa de infraestructuras reales de transporte y energía, simular situaciones críticas y crear protocolos, optimizar los diseños o reducir los desplazamientos.

Simulaciones: conducir por una autovía antes de que se construya

La tecnología de simulación permite a los usuarios conducir un coche por una réplica exacta de una autovía antes de que sea construida. Según el director de Innovación de Ferrovial, se utilizan imágenes satélite del terreno sobre el que se va a realizar la obra para dibujar los modelos y que todo sea lo más fiel a la realidad posible. Según los responsables de la empresa esto permite ajustar la seguridad: ver zonas de sombra, curvas, cambio de rasante o detalles que pueden ser corregidos antes de comenzar el proyecto.

En este mundo tan reciente, como en el Macondo de Gabriel García Márquez, hay que señalar las cosas con el dedo para llegar hasta ellas. Unas gafas de realidad virtual y un mando sirven como medio para evaluar los conocimientos de un trabajador sobre riesgos laborales. Es posible pasear por una obra en construcción, detectar problemas de seguridad y señalarlos con el dedo para neutralizarlos. Al final del recorrido se obtiene una evaluación o se termina en un hospital digital si se ha cometido alguna infracción dentro de la simulación.

Otra posibilidad es recorrer virtualmente carreteras simulando distintas condiciones de tráfico, meteorología, condiciones de luz e incluso incluir la presencia de un conductor que circula en sentido contrario para buscar patrones de reacción en los usuarios. A partir de estos distintos escenarios se almacenan datos y se diseñan protocolos que luego pueden aplicarse en el mundo real.

Gemelos digitales: replicar un espacio físico en la red

Esta tecnología va un paso más allá de las simulaciones y muestra modelos digitales idénticos a las infraestructuras reales. El concepto de gemelo digital o Digital Twin hace referencia a un objeto que, siendo una réplica exacta de un modelo físico, está programado para comportarse como lo haría el objeto real ante una situación dada. Los parámetros son reales, pero las condiciones son inducidas digitalmente. Por ejemplo, se podrían simular distintos modelos de evacuación de un aeropuerto ya construido para ver cómo distribuir las salidas de emergencia o se podrían utilizar datos reales como el volumen de tráfico, el tipo de vehículos o la velocidad media a la que circulan, para analizar el ciclo de vida de una carretera.

Realidad aumentada: gafas digitales que amplían lo que nos rodea

Ferrovial está probando la realidad aumentada en el diseño y montaje de proyectos, empleando la tecnología Microsoft Hololens: unas gafas, en este caso incrustadas en un casco de obra, que permiten trabajar mientras se tienen en el campo de visión de las lentes planos o instrucciones de otra persona que está en remoto. Según la multinacional, esta metodología de trabajo la han aplicado para la supervisión de una planta de tratamiento de aguas consiguiendo reducir los desplazamientos un 25%.

Esta herramienta se aplica también a las comunicaciones, tratando de crear entornos de trabajo colaborativos más auténticos que una videoconferencia. Las salas inmersivas son espacios vacíos, cubos de pantallas blancas que al encenderse generan una sensación de continuidad entre quiénes están en Madrid y quiénes trabajan desde Londres, incluso el mobiliario que se utiliza es igual. Las personas aparecen en tamaño real desplazándose por una habitación gemela y los objetos de trabajo aparecen proyectados en paredes táctiles sobre las que se puede trabajar. También se pueden visitar de forma virtual obras que están en marcha, mediante una cámara 365 que se graba cada detalle y luego permite almacenar información dentro de los modelos.

A largo plazo, el director de Innovación de Ferrovial ha hablado de autopistas inteligentes para futuros coches inteligentes. A corto plazo, ha afirmado que este tipo de tecnologías ya está revolucionando los procedimientos de diseño al permitir una simulación de escenarios infinita y una capacidad de interacción a distancia muy eficaz.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS