El turismo toma impulso: la temporada alta cierra julio solo un 8% por debajo de los datos precovid

España recibe la visita de 9,1 millones de turistas extranjeros, mientras el gasto casi iguala al de 2019, aupado por la elevada inflación

Una familia camina por el centro de Madrid, este jueves.
Una familia camina por el centro de Madrid, este jueves.Álvaro García

El turismo entró en el segundo mes de la temporada alta de verano con un nuevo impulso, aunque todavía sigue ligeramente por debajo de los niveles de 2019, el último verano antes del estallido de la pandemia. Tras enfriarse ligeramente en junio, el sector volvió a tomar carrerilla en julio con la llegada de 9,1 millones de viajeros residentes en el extranjero, apenas un 8% por debajo de los niveles de 2019, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El gasto conjunto de esos turistas alcanzó los 11.869 millones de euros, casi idéntico nivel que tres años antes (solo seis décimas por debajo), un avance que se debe, en parte, a la elevada inflación. Pero ni la escalada de los precios, ni el temor en toda Europa a una recesión en otoño o los problemas en los aeropuertos han frenado de momento una clara tendencia al alza que se explica por la vuelta del turismo internacional tras dos años en mínimos a causa del coronavirus.

El objetivo de las empresas y el Gobierno es que la temporada veraniega cierre en niveles muy cercanos a los que había antes de la pandemia, es decir, que se regrese a la normalidad. El año de referencia es 2019: ese verano no fue récord, pero sí uno de los mejores. Desde enero de 2022 se han ido acortando las distancias respecto a aquel ejercicio. En el primer mes de este año la llegada de turistas estaba un 40% por debajo de los datos de 36 meses atrás y el gasto turístico, un 35%. Para mayo, esa brecha se había reducido al 12% en la llegada de turistas y el gasto ya estaba solo un 1% por debajo. Junio cortó esa racha y España arrancó el verano con el número de turistas un 15% más bajo que hace tres años y el gasto un 7% por debajo. Pero en julio el sector volvió a ganar posiciones y el número de turistas se situó un 8% por debajo de 2019 (9,1 millones llegaron este año, frente a los 9,8 de hace tres) y el gasto casi se igualó (11.869 millones frente a 11.941 millones de 2019). Respecto al mismo mes de 2021, los incrementos son del 106% y del 127%, respectivamente.

Los ingresos que genera el turismo son claves para la economía española, sobre todo en este año de dudas sobre la evolución del PIB en la recta final del año. “Se trata de unos datos extraordinarios que confirman nuestras previsiones con respecto a que en 2022 ya sí viviríamos un verano como los de antes, pese al desafío que representaba el actual contexto de inflación”, ha indicado este jueves la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en un comunicado. El Gobierno destaca, además, que en el conjunto de los primeros siete meses del año han llegado 39,3 millones de turistas, un 8% por debajo de la cifra de 2019 (y un 300% más que en idéntico periodo el año pasado). La demanda sigue al alza pese al incremento de precios del sector, que según publicó hace unos días el INE subieron un 16,4% en julio respecto al mismo mes del año pasado (aunque crecen 4,2 puntos menos que en junio).

Un grupo de turistas camina en las Cañadas del Teide, en la isla de Tenerife, el 26 de agosto.
Un grupo de turistas camina en las Cañadas del Teide, en la isla de Tenerife, el 26 de agosto.BORJA SUAREZ (REUTERS)

El regreso del turismo internacional —salvo el asiático, todavía restringido por la pandemia— explica el impulso adquirido este año. El Reino Unido sigue siendo el principal país de residencia de los viajeros que llegan a España, con 1,9 millones de personas en julio, un 20,9% del total y un aumento del 241,6% respecto a julio de 2021. Francia y Alemania son los siguientes países con más turistas que visitan España. Baleares fue el primer destino en julio, con el 25,1% del total, y alcanza prácticamente los números prepandémicos, con una recuperación del 97% frente a julio de 2019. Como segundo y tercer destino se consolidan Cataluña (21,8% del total de visitantes) y la Comunidad Valenciana (12,4%).

Gasto medio mayor que en 2019

La vuelta a la normalidad de este verano está marcada, sin embargo, por una inflación histórica. Los datos del INE reflejan un aumento del gasto total de los turistas extranjeros hasta niveles prácticamente precovid, pero hay que tener en cuenta que la inflación se situó en el séptimo mes de 2022 en el 10,8%, lo que explica al menos una parte del incremento (los datos de turismo se calculan con precios corrientes, es decir, no eliminan el efecto de la inflación). De hecho, el gasto medio por turista también creció en julio, en comparación con el mismo mes de 2019: pasó de 1.209 a 1.309 euros.

La estancia media también crece respecto a 2019: pasa de 7,5 a 7,7 días. Sin embargo, en cuanto a las estancias totales, destaca el crecimiento de las de una sola una noche, lo que apunta a que algunos viajeros pueden haber tenido más estrecheces de presupuesto, pero también a una recuperación de los viajes por motivos de trabajo, que cayeron en picado durante los meses de pandemia. Si bien el 90% de los visitantes llegan a España para veranear, el resto lo hace por negocios y el número de profesionales que llegaron en julio creció respecto al año pasado de 181.782 a casi 300.000, aunque todavía lejos de los 425.815 de julio de 2019.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS