El euríbor cierra julio rozando el 1% y encarece la hipoteca media en más de 90 euros

El indicador al que se referencian la mayoría de préstamos para comprar vivienda sube por séptimo mes consecutivo

Una mujer pasa por delante de varios anuncios de hipotecas en Madrid, en una imagen de archivo.
Una mujer pasa por delante de varios anuncios de hipotecas en Madrid, en una imagen de archivo.Alvaro Garcia

El euríbor ha perdido inercia en julio, pero no lo suficiente como para dejar de avanzar. Otro mes más, y ya van siete consecutivos, el indicador al que se referencian la mayoría de préstamos hipotecarios variables en España se ha encarecido. La media mensual cierra en 0,992 puntos, lo que representa un ligero avance respecto a los 0,852 puntos de junio y supone una mala noticia para muchos prestatarios: la hipoteca media se encarecerá en unos 94 euros en los contratos que se revisen ahora.

Desde el pasado diciembre, cuando se situó muy próximo a su suelo histórico (y por debajo del suelo teórico), el euríbor no ha hecho sino crecer. Eso provocó que en abril se pusiera en positivo por primera vez en seis años. El motivo al que apuntaban los analistas era la inflación y la necesidad de que, para combatirla, el Banco Central Europeo (BCE) encareciera los tipos de interés oficiales por primera vez desde 2016. El supervisor monetario del euro confirmó en junio que lo haría, lo que provocó la mayor subida mensual del euríbor de la historia. Así que, pese a que el movimiento se ha ejecutado en julio, y por encima de lo inicialmente previsto, en el último mes el indicador ha crecido solo en 0,140 puntos. Es el menor tirón desde el pasado marzo.

Sin embargo, en la comparativa interanual la diferencia no deja de agrandarse. En julio de 2022 el euríbor es 1,483 puntos más caro que en julio de 2021. Esto es resultado de que, aunque poco, ha seguido subiendo; mientras que en el verano pasado se fue abaratando. Y ese escalón de un año a otro es muy relevante para los consumidores porque lo normal es que las hipotecas actualicen sus cuotas una vez al año tomando como referencia el precio actual y del de 12 meses antes. Para quienes les toque recalcularlas con el dato de julio, la subida va a ser la mayor desde septiembre de 2006.

Partiendo de una hipoteca media en España (137.921 euros, según los datos del INE en 2021), a devolver en 24 años y con un interés variable del euríbor más un punto, el encarecimiento en las siguientes letras será de unos 94 euros al mes. O, lo que es lo mismo, 1128 euros más al año. Si hasta ahora las letras de un préstamo con esas características suponían un desembolso mensual cercano a los 509 euros, en las doce siguientes mensualidades se elevaría hasta casi 603 euros.

Previsión ascendente

El euríbor, en realidad, es la tasa a la que se prestan dinero entre ellos un conjunto de bancos de la eurozona. Su importancia para el sistema hipotecario español radica en que la mayoría de préstamos variables condicionan su precio al interés de este indicador a 12 meses. Y por eso se adelanta a los movimientos previstos en el precio oficial del dinero que fija el BCE. Este trata de equilibrar con su política monetaria el crecimiento económico y la inflación. Pero con los precios creciendo desbocados en la eurozona, la mayoría de analistas creen que al regulador del euro no va a tener más remedio que volver a subir los tipos oficiales. De hecho, ya se anunció que en septiembre lo haría. La duda que queda es cuánto.

Ante este panorama, y hasta que las entidades financieras consideren que la política monetaria va a estabilizarse, la apuesta de la mayoría de servicios de estudios es que el indicador sigua subiendo. Funcas cree que cerrará el año en el 1,4%, mientras que BBVA eleva esa previsión a cerca del 1,5%. Pero también hay pronósticos más pesimistas: Bankinter estima que a finales de 2022 estará en el 1,9%. De cumplirse estos augurios, la diferencia de tasa interanual no dejará de agrandarse, lo que aboca a la mayoría de prestatarios a afrontar la mayor subida del precio de las hipotecas desde los años de la burbuja de principios de siglo, algo que ya ha empezado a suceder en julio. Para evitarlo, muchos compradores de vivienda se han inclinado en los últimos tiempos de manera masiva por los tipos fijos, lo que ha supuesto un vuelco histórico en el mercado. Pero hasta hace relativamente poco, los préstamos variables dominaban el mercado y siguen representando la mayoría de las hipotecas vivas que hay en España.


Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS