_
_
_
_

El BCE convoca de urgencia a su consejo de gobierno ante la escalada de las primas de riesgo

El rendimiento del bono español supera el 3% por primera vez desde 2014 por el anuncio de subida de tipos

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante una conferencia en Fráncfort, el 10 de marzo.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante una conferencia en Fráncfort, el 10 de marzo.POOL (REUTERS)
Lluís Pellicer

El Banco Central Europeo (BCE) ha convocado una reunión extraordinaria de su consejo de gobierno para este miércoles ante la escalada de las primas de riesgo de los países del sur de Europa y la debacle en los mercados de valores tras el anuncio de subida de tipos de interés del pasado jueves. “El consejo de gobierno tendrá una reunión ad hoc este miércoles para discutir las actuales condiciones de los mercados”, ha confirmado una portavoz de la institución. El encuentro se ha precipitado después de que la deuda de algunos países, entre ellos España, marcara su máximo desde 2014. El rendimiento del bono español a 10 años rebasó el martes el 3% ante las perspectivas de mayores subidas de tipos y de un deterioro de la economía. Esa tendencia se ha dado en todo el arco sur de Europa: en Grecia ha rebasado el 4,5%; en Italia, el 4%, y en Portugal, el 3%.

Ante este rápido deterioro de las primas de riesgo, Isabel Schnabel, miembro del comité ejecutivo de la institución, había afirmado el martes: “Nuestro compromiso con el euro es nuestra herramienta antifragmentación [para evitar intereses de la deuda dentro de la zona euro muy dispares]. Este compromiso no tiene límites”. La advertencia de Schnabel, quien insistió en que se lanzarán nuevos instrumentos si es necesario, llega después de que el tono más agresivo imprimido por el Eurobanco no haya tardado en trasladarse a las primas de riesgo de los países de la periferia. Los mercados barajan que el BCE pueda poner sobre la mesa una mayor recompra de bonos periféricos con las reinversiones en los programas de deuda lanzados en los últimos años, o incluso un nuevo instrumento para frenar las primas de riesgo.

Reunion urgencia BCE
Isabel Schnabel, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, en una imagen de archivo.Ralph Orlowski (Reuters)

Los mercados esperaban que el BCE ya llevara algún instrumento nuevo para amortiguar los daños que pudieran sufrir los países de la periferia ante la subida de los tipos que arrancará en julio. Pero eso no sucedió. La presidenta del Eurobanco, Christine Lagarde, dio el jueves la máxima prioridad a la lucha contra la inflación. Y aunque sí entonó un whatever it takes [lo que sea necesario], pareció no haber convencido a los mercados. “No vamos a tolerar la fragmentación que impida la transmisión de la política monetaria a través de toda la zona euro. Hemos demostrado en el pasado, y lo haremos en el futuro, que desplegaremos nuevos instrumentos cuando sea necesario”, afirmó la jefa de BCE. Y en cualquier caso, dijo que aplicaría la “flexibilidad” necesaria a las compras de bonos que se realizarán con los vencimientos de la deuda, que los analistas cifran en unos 200.000 millones de euros anuales.

Sin embargo, los mercados castigaron enseguida a los países del sur de Europa, que acumulan las mayores deudas y déficits de la zona euro. Las perspectivas de que la Reserva Federal este miércoles pueda ir más allá han contribuido a esos incrementos, puesto que los mercados temen que una fuerte subida de tipos acabe provocando una recesión que se traslade a otros países por dos vías: arrastrando a otros bancos centrales a esa dinámica para encarecer el dinero o bien por puro efecto contagio. El mero anuncio de la reunión extraordinaria en Fráncfort relajó de inmediato los mercados de deuda: el bono italiano a 10 años bajó al 3,9%; el español, al 2,96%, y el portugués, al 2,95%. Las Bolsas han subido y el euro se ha revalorizado frente al dólar.

En una conferencia en París, Schnabel admitió el martes que el “aumento de las primas de riesgo soberano se ha acelerado, las condiciones de liquidez se han vuelto más complejas y los cambios diarios en los rendimientos de los bonos han aumentado”. Esa fragmentación de los mercados de deuda, según la alemana, puede poner en jaque la transmisión de la política monetaria dictada desde Fráncfort. Por ello, advirtió de que, de seguir esta tendencia, usarán toda esa “flexibilidad” con las reinversiones en “un periodo de tiempo muy corto” si se concluye que “la transmisión de la política está en riesgo”. El BCE está dispuesto incluso a ir más allá.

Herramientas existentes y nuevas

“Reaccionaremos ante nuevas emergencias con herramientas existentes y otras potenciales”, ha añadido la alemana, quien ha recordado la reacción del BCE con las compras masivas de deuda para combatir la pandemia. “Estas herramientas podrían ser diferentes, con diferentes condiciones, duración y garantías para permanecer firmemente dentro de nuestro mandato. Pero no puede haber ninguna duda de que, si es necesario y cuando sea necesario, podemos y diseñaremos y desplegaremos nuevos instrumentos para asegurar la transmisión de la política monetaria y, por lo tanto, nuestro mandato principal de estabilidad de precios”, ha agregado.

El BCE daba por hecho que la prima de riesgo de los países del sur iba a ampliarse porque debía reflejar la situación de sus finanzas. Sin embargo, creía que estos ahora juegan con una importante baza: una temporada turística que se antoja excepcional y que evitará que entren en recesión. Algo que no veía tan claro para otras economías con mayor peso industrial, como Alemania. Eso debía convencer a los inversores de que esta situación no es como la de 2012 y evitar que especularan con los bonos del sur de Europa. Sin embargo, las primas de riesgo se dispararon tras la rueda de prensa. El martes, la de Grecia llegó a los 298 puntos; la de Italia, a los 247, la de España, a los 137, y la de Portugal, a los 135. La última vez que esos países alcanzaron esos niveles fue en mayo de 2020, en plena primera oleada de la pandemia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lluís Pellicer
Es jefe de sección de Nacional de EL PAÍS. Antes fue jefe de Economía, corresponsal en Bruselas y redactor en Barcelona. Ha cubierto la crisis inmobiliaria de 2008, las reuniones del BCE y las cumbres del FMI. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_