Los proyectos estratégicos del plan de recuperación movilizarán más de 70.000 millones, la mitad con fondos privados

El Gobierno asegura que ya ha lanzado convocatorias de Perte por 5.200 millones

Nadia Calviño, vicepresidenta primera del Gobierno, este jueves en el Congreso.
Nadia Calviño, vicepresidenta primera del Gobierno, este jueves en el Congreso.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

Los ingentes fondos europeos aprobados por Bruselas para mitigar los efectos de la pandemia están llamados a marcar el futuro de la economía española. Para gestionarlos, el Gobierno diseñó —y peleó en Bruselas, donde eran recelosos del esquema— los proyectos estratégicos, conocidos como Perte. En torno a estos planes el Ejecutivo espera transformar el tejido productivo del país para las próximas décadas. Aunque se han anunciado 11 proyectos estratégicos, de los cuales el Consejo de Ministros ha aprobado nueve, aún queda para ver los resultados. Pero las expectativas son muy altas: el Gobierno prevé movilizar más de 70.000 millones de euros con estos Perte, más de la mitad de fondos privados.

Se preveía que estos grandes proyectos estratégicos tuviesen una capacidad de arrastre de inversión muy superior a la de otras convocatorias. La previsión así lo muestra: la inversión pública en los 11 Perte anunciados asciende a casi 31.600 millones. Y la privada se sitúa incluso por encima, en los 37.800 millones. A esto habrá que sumar la parte privada que atraiga el Perte de microelectrónica y el de la economía social y de los cuidados (todavía se desconoce la estimación oficial del Ejecutivo). Los responsables políticos de gestionar el plan de recuperación esperan que con el de los microchips se generen al menos tres euros privados por cada euro de inversión pública.

“En la parte privada, en algunos casos considero que nos hemos quedado cortos con la previsión. Por ejemplo, con el vehículo eléctrico [casi 20.000 millones]. Y luego está el de los microchips, que va a ser revolucionario y superará todas las expectativas”, incide un alto cargo público. Es decir, este último se convertirá en el gran proyecto estratégico, por encima incluso del vehículo eléctrico y la energía renovable e hidrógeno.

Entre los Perte ya aprobados están los del vehículo eléctrico, salud, energías renovables, agroalimentario, nueva economía de la lengua, economía circular, sector naval, aeroespacial y digitalización del ciclo del agua. Sobre estos, el Gobierno asegura en un comunicado que ya ha resuelto o están próximas a resolverse convocatorias por valor de 5.200 millones. Y la maquinaria no para: en breve pasarán por Consejo de Ministros los proyectos estratégicos de la economía de los cuidados y el de la microelectrónica.

Reparto por comunidades

Tanto con los Perte como con el resto de ayudas de los fondos, las comunidades se quedarán con la gestión de un buen pedazo de la tarta. El Ejecutivo ha transferido a las autonomías 13.291 millones de euros, según el informe de ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado este jueves. Esto es, un 44,2% de los 30.311 millones ya autorizados en 2021 y lo que va de este año a través de un “intenso diálogo” en 75 conferencias sectoriales.

Nadia Calviño, en su intervención en el Senado, ha destacado que el Gobierno va mucho más adelantado que el resto de países comunitarios en la canalización de esta ingente cantidad de ayudas públicas: “España se juega mucho y por eso estamos liderando el despliegue de los fondos Next Generation en la Unión Europea. Fuimos el primer país en recibir la aprobación formal de nuestro plan, el primero en recibir un pago y esta semana seremos el primero en pedir el segundo pago semestral”.

Para que el dinero llegue a pie de calle se ha tornado esencial el trabajo en común de todas las Administraciones públicas. Y la cogobernanza ha vuelto a ganar protagonismo. En los últimos dos años, de hecho, ya tuvo mucho más peso que antaño. Primero fue durante la pandemia, cuando la crisis del coronavirus puso a prueba la gestión de las comunidades autónomas y su relación con el Gobierno central. Ahora llega otra piedra de toque con la gestión de los fondos.

Por autonomías, Andalucía es la que gestiona directamente una cantidad más alta de los fondos del plan de recuperación: 2.258 millones. La región, además, se beneficiará del gasto de 524 millones que ejecutará el Estado y ya recibió 1.881 millones del React EU. Le sigue Cataluña, que gestiona 1.930 millones de los fondos, recibirá inversiones del Estado por 781 millones y ya contó con 1.706 millones del React. “Las comunidades autónomas tienen un papel muy relevante”, ha incidido la vicepresidenta primera.

El React EU que se incluye en el informe es un fondo previo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. En concreto, era una primera medida para reparar los daños económicos provocados por la crisis del coronavirus. A través de este mecanismo, España recibió 12.436 millones: de estos, se repartió a las comunidades 10.000 millones (8.000 millones en 2021 y 2.000 millones este año). El resto los gestionó el Ministerio de Sanidad, fundamentalmente para la compra de vacunas. El reparto por regiones se realizó según el impacto que tuvo la pandemia en el PIB de cada autonomía y en el desempleo. Además, hubo una ayuda especial para las regiones ultraperiféricas.

Si se sigue el listado de comunidades que más dinero gestionan del plan de recuperación, la tercera es Madrid: 1.467 millones. A esta cuantía se le deben sumar otros 1.403 millones que gestiona el Estado y los 1.284 millones del React. Tras ella está la Comunidad Valenciana, en su caso con 1.254 millones de euros del plan, 440 millones de inversión gestionados por el Estado y del fondo React EU pudo hacer uso de otros 1.254 millones.

España aspira a recibir 140.000 millones de los fondos europeos, de los que 69.528 millones serán en ayudas directas —la otra mitad son préstamos y el Gobierno ya aseguró que los va a solicitar—. De lo presupuestado en los ejercicios 2021 y 2022 (51.528 millones de euros), Bruselas ha transferido 19.037 millones. Además, España pedirá esta semana el segundo desembolso semestral por un importe de 12.000 millones de euros, según ha confirmado este jueves Calviño. Y en la segunda parte del año pedirá 6.000 millones más.

Las inversiones del plan, como ha subrayado la vicepresidenta primera en el Senado, tendrán dos destinos principales: la transición verde, que agrupará un 40% de los fondos, y la transformación digital, que se beneficiará de casi un 30% del total. “Se trata de un programa de inversiones sin precedentes”, ha incidido Calviño.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS