Gabriel Boric anuncia un plan de recuperación económica para Chile por 3.700 millones de dólares

El Gobierno, que el lunes cumple un mes en el poder, subvencionará el precio de combustibles y buscará la creación de 500.000 empleos

El presidente de Chile, Gabriel Boric, durante su visita a Argentina, el 4 de abril de 2022.
El presidente de Chile, Gabriel Boric, durante su visita a Argentina, el 4 de abril de 2022.MARIANA NEDELCU (REUTERS)

El Gobierno de Gabriel Boric ha presentado este jueves un plan de recuperación económica para Chile que implicará un desembolso fiscal por 3.700 millones de dólares. Lo ha anunciado el propio presidente acompañado del ministro de Hacienda, Mario Marcel, y varios miembros del Gabinete, en una actividad junto a pobladores del popular municipio de Maipú, en el oeste de Santiago de Chile.

Es un plan de recuperación inclusiva, como la ha descrito el Ejecutivo chileno, bautizado como Chile Apoya y que incluye diversas medidas que pretenden hacer frente al enfriamiento de la economía. De acuerdo a las proyecciones del Banco Central de la semana pasada, la economía chilena crecería entre un 1% y 2% en 2022 –menos de lo previsto en un principio–, con una inflación en torno al 10% para mediados de año y con un riesgo de recesión para 2023.

“Este es un plan que no va a alterar los balances fiscales que están programados para este año, tal como lo señaló en su momento el presidente Boric al hablar del compromiso de ejecutar la política fiscal dentro de los márgenes del actual presupuesto”, explicó Marcel. “No va a afectar ciertamente la inflación. Más bien va a ayudar a compensar a las familias más afectadas por la inflación”, agregó el ministro de Hacienda de Boric.

El plan anunciado este jueves coincide con un contexto complejo. Junto con la inflación que se acerca al 8% interanual, en el Congreso comienza a discutirse un nuevo retiro de los fondos de pensiones, a lo que el Gobierno se opone por las serias consecuencias que conllevaría para la economía chilena. Es una iniciativa que, sin embargo, empuja parte de la izquierda que forma parte del oficialismo y que el propio presidente y alguno de sus ministros de mayor relevancia, como Giorgio Jackson y Camila Vallejo, apoyaron como diputados en las tres ocasiones anteriores en que el Parlamento aprobó iniciativas similares durante el Gobierno de la derecha de Sebastián Piñera. Entonces, no se escucharon los consejos técnicos de diferentes sectores, como los del Banco Central, presidido por Marcel, que alertaron de las consecuencias nefastas en tasas de interés, aumento del dólar con respecto al peso chileno y la inflación.

“Pero esto lo estamos haciendo, no porque se discuta un nuevo retiro de los ahorros de las pensiones. Lo estamos haciendo porque el país lo necesita”, aseguró Marcel.

Chile Apoya contempla 21 medidas. Unos 1.386 millones de dólares estarán destinados a generar empleos y ayudar a sectores rezagados de la población, 1.340 millones de dólares irán en ayuda directa a las familias y otros 1.000 millones de dólares se enfocarán en las pequeñas y medianas empresas. Una de las medidas que ya había adelantado Marcel implica la extensión del subsidio laboral Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de septiembre a diciembre, con especial énfasis en los jóvenes de entre 18 y 24 años, mujeres, mayores de 55 años y personas en situación de discapacidad.

Se busca, adicionalmente, contener el precio de combustibles –gas, petróleo y gasolinas–, y congelar el precio del transporte público en todo el país durante 2022. El plan incluye inversión pública, un aumento de las becas de alimentación para los estudiantes de la educación superior y la ampliación del subsidio Protege, que apunta a una ayuda a las madres trabajadoras que no tengan derecho a una guardería, por laborar en lugares con menos de 20 mujeres. Es un aporte de 161 dólares mensuales por cada hijo y la edad límite, según el anuncio, se amplía de los dos a los cuatro años.

El Gobierno de Boric, a su vez, ratificó su compromiso de alcanzar este año un salario mínimo de 400.000 pesos chilenos (unos 500 dólares). Es una de las metas de una Administración que busca una reforma tributaria para recaudar 5% del PIB al final del mandato en 2026 y que convive con una convención constituyente que apuesta a cambiar profundamente la institucionalidad chilena.

El plan de reactivación económica, uno de los hitos importantes de este primer mes en el poder, resultó opacado por una nueva polémica protagonizada por la ministra del Interior, Izkia Siches. La responsable del orden y de la seguridad del Gobierno denunció el miércoles en el Congreso que el Gobierno de Piñera había repatriado a un grupo de venezolanos que, finalmente, regresaron en el mismo vuelo a Chile: “¿Dónde están esas personas?”, aseguró ante los diputados. Luego de que funcionarios de la anterior Administración lo descartaran tajantemente en redes sociales, Siches, de madrugada, reconoció su error por Twitter. El presidente Boric, sin embargo, esta tarde ratificó que la ministra cuenta con su total confianza.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS