Queridos Reyes Magos, no traigáis pisos como estos

El personaje satírico El Zulista, que denuncia en las redes sociales los anuncios inmobiliarios más abusivos del mercado, elige para EL PAÍS los peores de 2021

Algunas imágenes de los zulos más destacados de este año.
Algunas imágenes de los zulos más destacados de este año.

Un año más, y ya van tres, EL PAÍS pregunta a El Zulista por los peores anuncios inmobiliarios que ha visto en los últimos 12 meses. La cuenta satírica, que acumula casi 92.000 seguidores en Twitter, denuncia públicamente los anuncios más abusivos del mercado inmobiliario desde abril de 2018, cuando saltó de una broma privada entre amigos a las redes sociales. Sus publicaciones son un compendio de precios desorbitados, infraviviendas, condiciones leoninas y todo tipo de disparates inmobiliarios que seguramente no sean representativos del mercado, pero son una realidad del mismo.

2021 no ha sido una excepción. El segundo año de pandemia ha dejado de todo en el mercado de la vivienda: desde bajadas de los alquileres que no se veían en mucho tiempo, hasta un mercado de compraventas e hipotecas disparado a partir del verano. Pero no ha cambiado la triste realidad de que para miles de personas encontrar una casa en España resulta una misión casi imposible. Ese es el caldo en el que se cultiva la picaresca con la que algunos propietarios intentan alquilar o vender una casa. “2021 nos ha traído maravillas en zulos de todo tipo, claramente son inmunes al covid”, resume El Zulista en un mensaje por teléfono para mantener el misterio sobre su identidad. En cuanto al nuevo año y la carta a los Reyes Magos, no pierde su característica ironía: “Pedimos muchos más zulos como el de la pista extra, con un túnel de lavado a la entrada que nos desinfecte bien de todo virus y nos permita hacer unas fiestas que den envidia al camarote de los Hermanos Marx”.

Así que estas son las cinco peores pesadillas (y una pista extra) del mercado inmobiliario español en 2021:

5. Zulo ideal para orugas

Este ático con una superficie útil de 45 metros cuadrados y una superficie abuhardillada de 70 metros cuadrados se vendía en Bilbao por 189.000 euros. “La vivienda se encuentra actualmente reformándose”, avisaba el anuncio. Para El Zulista es un ejemplo ideal de lo que denomina zulo-tejado y le ve muchas ventajas a la hora de limpiarlo. “Hazte con un edredón-mopa y podrás reptar cada día pasillo arriba, pasillo abajo dejando los suelos como espejos”, recomendaba la cuenta a sus seguidores. Aunque también le ve pegas “si tienes la mala costumbre de caminar erguido”. En ese caso, recomendaba a potenciales compradores adquirir también un casco. Puede ver más imágenes de este anuncio en este enlace.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

4. Zulo mohoso en Barcelona

42 metros cuadrados, dos habitaciones y un estado de conservación lamentable es lo que mostraba este anuncio de un piso de alquiler en el distrito barcelonés de Gràcia. Donde muchos ven un abuso, El Zulista ve también reminiscencias de un clásico de los ochenta. “Por el módico precio de 600 euros al mes podrás recrear a Jessica Fletcher [el personaje protagonista de la serie Se ha escrito un crimen] y averiguar si el culpable fue el mayordomo con la tubería en el baño o el ama de llaves con el candelabro en el dormitorio...”, asegura la cuenta paródica. Puede ver más imágenes de este anuncio en este enlace.

3. ¿Trastero o buhardilla?

Los pisos altos son de los más demandados por los compradores. Eso lo sabía quien puso a la venta por 65.000 euros este espacio de ocho metros cuadrados (construidos, la superficie útil es de cinco metros cuadrados) en el centro de Madrid. El anuncio destacaba que esta “coqueta buhardilla” tiene “uso residencial en el catastro”. El Zulista prefiere catalogarlo como “zulo trastero” y destaca que el anuncio recogía una de sus frases fetiche: “Ideal para inversores”. Así que tiene un mensaje para quien lo compre: “Conviértete en casero zulero, ¡te lo quitarán de las manos!”. Puede ver más imágenes de este anuncio en este enlace.

2. “La casa esta”

En la selección de 2021 entra otro inmueble que podría formar parte de una novela de detectives. “Si tenemos por ahí un poco de dinero suelto, esta tentadora oferta en Pozuelo de Alarcón [Madrid] no la podremos resistir”, afirma El Zulista, “por solo 950.000 euros podremos tener nuestra propia casa misteriosa”. Además de lo que parecía medio maniquí en el jardín, lo más intrigante era el propio texto del anuncio. “Les ruego que no me llamen, ya que no los voy a atender por teléfono” o “la casa no se enseña bajo ningún concepto”, eran algunas de las instrucciones que daba el propietario, quien acababa con una críptica frase: “La casa esta”. Puede ver más imágenes de este anuncio en este enlace.

1. Habitación minimalista

Un alquiler por 500 euros al mes en el barrio de Malasaña, en el centro de la capital, completa la clasificación de peores anuncios inmobiliarios de 2021. Para El Zulista no hay duda de que se trata de una “habitación nicho”; pero también le ve ventajas como “dormir al arrullo del centrifugado”, limpiarlo “con un soplido” y “calentarlo con una vela”. “Para que luego digan que no hay vivienda barata en Madrid”, se queja a propósito de todas esas personas que dicen que los alquileres están por las nubes. Puede ver más imágenes de este anuncio en este enlace.

EXTRA: La entrada ducha

Como muestra de que el universo de anuncios disparatados no puede abarcarse en una mera clasificación, El Zulista deja esta pista extra. Este anuncio de una casa en la que todo apunta a que el baño ocupa lo que debería ser un recibidor, le parece “la solución ideal” para tiempos de pandemia. Este “zulo con túnel de lavado” permite desinfectarse antes de entrar en casa y es “ideal también para desinfectar a las visitas de no convivientes y para fiestas de la espuma”. Si alguien no le ve más ventajas es que no se ha fijado en los detalles. Porque esta extraña ducha también cuenta “con enchufes cerca para aumentar la emoción”. Puede ver más imágenes de este anuncio en este enlace.

Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS