Índice PMI

El consumo de los hogares creció en mayo a niveles no vistos desde la Gran Recesión

El índice PMI de actividad privada revela un gasto exuberante en España tras el fin del estado de alarma

Calle comercial en Terrassa, el pasado 23 de abril.
Calle comercial en Terrassa, el pasado 23 de abril.CRISTÓBAL CASTRO

El fin del estado de alarma en mayo lanzó a los españoles a los bares, restaurantes y tiendas de una manera no vista desde antes de la Gran Recesión. El índice de actividad privada, que indica la evolución mensual del consumo de las familias españolas, se situó en mayo en los 59,2 puntos sobre 100, la mayor cifra desde 2006, un optimismo que fue compartido por vendedores y fabricantes, según el índice PMI publicado este viernes por la consultora IHS Markit. “El sector [servicios] está preparado para un rápido crecimiento en los próximos meses”, explica en la nota Paul Smith, director económico de la entidad, “ya que los clientes y los consumidores [en España] están claramente interesados en volver a alguna forma de normalidad”.

Más información

El PMI es un indicador adelantado de la economía que pide a los gestores de compras de 350 empresas españolas de servicios que valoren de 0 a 100 la evolución de su actividad respecto al mes anterior, en este caso abril. Una cifra por encima de 50 indica un aumento de las compras y una expansión de la economía, y por debajo, una contracción.

Además del consumo privado, la prestigiosa consultora también publica el índice de actividad comercial de las empresas, que recoge la evolución mensual de su volumen de pedidos en una línea de 0 a 100, el indicador de referencia de IHS Markit. En mayo se situó para el sector servicios español en los 54,9 puntos, su nivel más alto desde verano de 2015. Mejor aún se comportó la industria, situándose en los 59,4 puntos, cota no alcanzada desde 1998.

Los fuertes niveles de consumo en España y la Unión Europea avivan el debate sobre la inflación, que alcanzó el 2% el mes pasado en la eurozona, tocando la barrera psicológica fijada por el Banco Central Europeo y situándose en niveles no vistos desde 2018. “Los datos recientes sugieren algunos riesgos al alza para las perspectivas de inflación este año”, escribió el lunes en un informe Rory Fennessy, economista de Oxford Economics, que matiza que la subida de precios debería ser temporal debido a los altos precios de la energía: “La inflación de este año estará impulsada en gran medida por factores transitorios”. Desde Oxford Economics calculan que la probabilidad de que se instaure un periodo de alta inflación global es del 10%.

El encarecimiento del componente energético, junto con las carencias en el mercado internacional de materias primas como plásticos, metales y madera, presiona al alza y con mayor intensidad los precios industriales, que alcanzaron en mayo una inflación histórica en la eurozona, según los registros de IHS Markit. No obstante, desde la consultora descartan, de momento, que los elevados precios manufactureros se traduzcan en un encarecimiento severo de los precios para los consumidores finales: “Por ahora, como la demanda y las ventas aún están en fase de recuperación y hay terreno por recuperar, el poder de fijación de precios y la capacidad de repercutirlos al cliente final permanecen limitados”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50