Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BME

Six critica la tasa Tobin, pero asegura que no afecta a su oferta para comprar la Bolsa Española

El consejero delegado de la Bolsa Suiza, Jos Dijsselhof, advierte de que el impuesto lo terminarán pagando los inversores finales

Tasa Tobin
Un panel muestra la evolución del Ibex 35 en el Palacio de la Bolsa en Madrid. EFE

Jos Dijsselhof, consejero delegado de la Bolsa Suiza (Six Group), cree que el impuesto sobre las transacciones financieras, conocido como tasa Tobin, "no es una buena idea". A pesar de ello, el directivo asegura que esta iniciativa, aprobada recientemente por el Gobierno y con la que pretende recaudar 800 millones al año gravando la compraventa de acciones de las grandes compañías cotizadas, "no afectará" a la oferta de su empresa para comprar Bolsas y Mercados Españoles (BME).

"Entiendo los objetivos del Gobierno español con este impuesto, que también se aplica en otros países europeos, pero es una medida que la terminarán pagando los inversores finales", advirtió Dijsselhof durante un encuentro con la prensa española en Zúrich.

Six lanzó una opa sobre BME el pasado 18 de noviembre a un precio de 34 euros por acción, valorando al gestor del mercado español en 2.842 millones de euros. El folleto de la oferta aún no se ha registrado ya que falta el visto bueno del Gobierno previo informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Dijsselhof asegura que su único interlocutor es el supervisor bursátil, el cual le está exigiendo información adicional "de cuestiones fundamentalmente técnicas".

La oferta de Six incluye un plan industrial que, entre otros puntos, promete mantener la marca, los activos, las lineas de negocio, las oficinas y estrategias de BME en España "al menos durante un periodo transitorio de cuatro años". El consejero delegado de la Bolsa Suiza entiende que el Gobierno español pueda exigir compromisos adicionales en el cumplimiento del plan industrial. "No hay líneas rojas en las negociaciones, pero no creo que introducir una acción de oro sea la forma correcta de garantizar esos compromisos. Es un instrumento que ya no funciona en Europa", advirtió. "Somos suizos. Hacemos lo que decimos y decimos lo que podemos hacer".

Dijsselhof señaló que su intención no es llevarse al mercado español fuera de la Unión Europea, "sino fortalecer la posición de España" dentro de la UE. También confirmó el compromiso de Six con la plantilla de BME. "Nuestra intención no es recortar empleo. Cuando culmine la compra habrá más gente trabajando en España porque llevaremos algunas líneas de negocio allí". La idea de Six es trasladar la actividad de clearing (compensación) a Madrid. El directivo también tuvo un mensaje tranquilizador para el futuro de los mercados regionales (Barcelona, Bilbao y Valencia) que integran BME. "Estas Bolsas son importantes y estudiaremos fórmulas para llevar allí más negocios".

Las acciones de BME cotizan por encima del precio de la opa de Six —a media sesión del jueves valían 34,74 euros— en una señal de que el mercado especula con la presentación de una contraoferta por un tercero. BME reconoció en noviembre conversaciones con Euronext, aunque no se ha materializado una propuesta concreta. "Todo lo que oigo son rumores. Nuestra oferta es muy competitiva tanto desde el punto de vista económico como industrial". Dijsselhof espera que la opa haya concluido satisfactoriamente a finales del próximo mes de junio. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información