Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Palancas para vertebrar España

El impacto de la despoblación se traduce en menor crecimiento, mayor brecha social y deficiencias estructurales

Palancas para vertebrar España

Dijo Arquímedes que con un punto de apoyo podría mover el mundo, y con esa idea inventó la palanca. Pero hoy, no le bastaría con una sola. Este mundo afronta trascendentales cambios en un escenario complejo, volátil e incierto. España no es ajena a ellos, pero además debe abordarlos desde sus particulares desafíos y necesidades: la de incrementar nuestra inversión en innovación y además conseguir transferirla a la sociedad; la de recuperar el músculo industrial que perdimos y no terminamos de fortalecer; o la de un modelo educativo para varias generaciones, que asegure la formación que van a necesitar nuestros jóvenes y van a demandar las empresas. Necesitamos, por lo tanto, palancas de diferente índole y alcance, y además utilizarlas no por separado, sino debidamente coordinadas en una misma dirección: mover España hacia un modelo avanzado y sostenible.

Sumado a estos desafíos, y en gran parte relacionado con ellos, tenemos además uno crucial: el reto demográfico. Muy especialmente, el derivado del reparto de nuestra población. Hoy, el 90% se concentra en el 30% del territorio. Somos el país con mayor superficie despoblada del sur de Europa y, al mismo tiempo, contamos con 23 de las 33 áreas de un km² más superpobladas del continente. Mientras en estas últimas se hace cada vez más difícil ofrecer servicios y oportunidades, grandes extensiones se vacían, se van personas, recursos, riqueza…

El impacto de la despoblación se traduce en menor crecimiento, mayor brecha social y deficiencias estructurales. La dificultad de acceso a y desde estos territorios, tanto físico como telemático, va ligada a la progresiva carencia de servicios sociales. La España despoblada se ve abocada al estancamiento. Debemos entender que perdemos todos, y por lo tanto, verlo como un problema de todo el país. Requiere amplitud de miras, acciones decididas con la participación de todos, instituciones, empresas y plataformas de la sociedad civil.

Las empresas tenemos una misión que cumplir. En concreto, multinacionales con larga trayectoria en España y amplia perspectiva global han venido a ofrecer su visión de cómo la innovación, la industria, la tecnología y la formación pueden actuar como fuerzas motrices. El documento Palancas para mover España formula una serie de ideas que pueden contribuir a “mover España”: innovación para mover territorios y sociedades; tecnología para mover la productividad y el progreso; industria para mover la economía y los recursos; formación para mover el conocimiento y el empleo. Con las empresas como impulsoras, pero siempre en colaboración con Gobiernos, instituciones y actores de la sociedad civil. Generar así ecosistemas de colaboración, como los que ya funcionan en algunas regiones, que revitalicen los territorios y al tiempo sirvan para hacer un país más sostenible desde el punto de vista demográfico, social, económico y medioambiental.

El reto demográfico no es nuevo, el mundo rural pierde población desde hace más de 70 años. Y existe muchísimo conocimiento vertido, que sería conveniente aunar y coordinar. Asimismo, tenemos ejemplos en los que fijarnos, como los puestos en marcha en Laponia (Finlandia), los Highlands (Escocia) o el fenómeno de las mittelstand en Alemania. Con todo este bagaje, podríamos formular una serie de propuestas valiosas para movernos hacia un modelo más equilibrado y próspero.

En primer lugar, entender este reto como un desafío de país, que incumbe tanto a las zonas deshabitadas como a las superpobladas. Con ese compromiso, estimular e incrementar la inversión en I+D, con impulso público y liderazgo de las empresas; promover la atracción de inversiones, orientándolas en lo posible hacia áreas en las que generen riqueza y patrimonio industrial; asegurar la conectividad del territorio, a través de una complementariedad entre el esfuerzo público y privado; un plan industrial coherente y realista, que explote los recursos y riquezas autóctonos; un modelo de educación sostenible, que, además de potenciar las vocaciones tecnológicas, la FP y la formación continua, permita a los jóvenes formarse y desarrollar su vida profesional en sus lugares de origen; y un verdadero marco de colaboración público-privada, que podría plasmarse en agencias de desarrollo territorial, al estilo de las que funcionan en Escocia o Finlandia.

Para todo ello, necesitamos determinación. Si de verdad queremos mover España, debemos movernos todos. Solo así podremos revertir la tendencia y vertebrar el territorio, lo que significaría también vertebrar nuestra economía y nuestra sociedad.

Helena Herrero es presidenta de HP para España, Francia, Italia y Portugal, y de la Fundación I+E Innovación España.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete