Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los audios de Francisco González ante el juez por el ‘caso Villarejo’: “Todo esto me parece una chapuza tremenda”

El expresidente del BBVA justifica: "Contratar a una agencia de detectives es legal, moralmente aceptable y publicable"

Francisco Gonzalez, expresidente del BBVA, en noviembre pasado camino de la Auiencia Nacional.
Francisco Gonzalez, expresidente del BBVA, en noviembre pasado camino de la Auiencia Nacional.

Francisco González, expresidente del BBVA, uno de los banqueros españoles más poderosos de las últimas décadas, fue imputado en el caso BBVA-Villarejo y acudió a la Audiencia Nacional el pasado 19 de noviembre a declarar ante el juez Manuel García Castellón. Según su abogado respondió a todas las preguntas, pese a que no conocía el sumario del caso y por lo tanto ignoraba los delitos que se podían imputar. 

Durante más de dos horas y media, los fiscales anticorrupción preguntaron a González si ordenó o si conocía quién decidió contratar al comisario jubilado José Manuel Villarejo para que espiara a líderes políticos, periodistas y empresarios desde 2004 hasta 2017. En los primeros audios (que se pueden escuchar a continuación), abordaron el intento de la constructora Sacyr por hacerse con el control del grupo bancario entre noviembre de 2004 y febrero de 2005, momento en el que entra Villarejo en la órbita del BBVA.

El expresidente derivó toda la responsabilidad de la contratación del comisario jubilado en Julio Corrochano, el jefe de seguridad del BBVA y compañero de Villarejo en la policía, un argumento que no han creído los fiscales.  "Hoy he podido contestar con toda transparencia y con total claridad", resumió González al salir de la audiencia.

Fiscal: El objeto de esa primera contratación [de Villarejo, la relacionada con Sacyr], específicamente, ¿cuál era?

Francisco González: En el mundo de la empresa es importante, en el caso de esta operación que intentaban quedarse con un banco que era 40 veces mayor que una pequeña constructora que ya tenía fama de muy agresiva, y voy a dejar la palabra agresiva ahí, lo importante son las acciones. Cuántas acciones tienes para tomar el control. A mí que el Gobierno apoyara esa operación me pareció algo impresentable. Pero era imposible, salvo un asalto, yo qué sé, digamos del ejército, que se quedara con un banco si no tenía las acciones.

El juez le cuestiona si pidió que alguien recabase algún tipo de información de empresas competidoras o de las personas que pretendían acceder al banco.

Francisco González: Teníamos que saber quiénes están detrás de esta operación, quiénes son las personas y cuántas acciones del BBVA representan, porque no parecía lógico que una operación de esa envergadura [el intento de asalto de la constructora Sacyr al banco] se pudiera lanzar con esos medios. Entonces el señor Corrochano sí dice que él para obtener esa información puede contratar una compañía de detectives. Y ahí, no se comentó nada más, pero implícitamente sí se le dio permiso para que lo hiciera.

Pregunta del juez: ¿Eso fue en…?

Francisco González: Eso pudo haber sido a primeros de diciembre del año 2004.

Fiscal: ¿Sabe si esa empresa de detectives entendió que tenía que tomar acciones agresivas y desestabilizadoras para protegerle a usted o al banco?

Francisco González: Cómo voy a saber eso, si no sabía ni cuál era la compañía de detectives que se contrataba. Y cómo se va a hacer una cosa de esas teniendo en cuenta el código de conducta del banco.

Fiscal: Le voy a enseñar estos dos contratos que le anuncié hace un rato, de 2 de diciembre de 2004 y de 3 de enero de 2005. Aparentemente fueron los contratos del servicio [de la agencia de detectives de Villarejo].

Francisco González: Nunca he visto un contrato, nunca he visto una factura y nunca he visto a un proveedor, por lo tanto, es imposible que yo haya leído esos contratos. Pero dicho eso, claramente ni idea.

Francisco González: Cuando él propone, el señor Corrochano, fichar una compañía de detectives [Francisco González se pregunta]: ¿Es legal? Es legal. ¿Es moralmente aceptable?, lo es. ¿Y es publicable?, lo es. No lo vamos a publicar porque de esas cosas no hace falta hacer publicidad, pero estaba en mi código [la doctrina FG].

Pregunta del juez: ¿Pero él no concreta qué compañía?

Francisco González: No, en absoluto.

Pregunta fiscal: Lo que sí he querido entender es que implícitamente se le autorizó [a Corrochano] para que lo contratara, con un asentimiento.

Francisco González: Asentimiento a que contratara una compañía de detectives. Que repito, yo me hice la pregunta en ese momento: es legal, es moralmente aceptable y es publicable… Sí.

Pregunta fiscal: ¿Qué datos le dio Corrochano para que usted considerara que era legal?

Francisco González: Ninguno.

Pregunta del fiscal: ¿Qué personas debieron haberse enterado [de la contratación de la empresa de Villarejo] para que el banco no pagara a un policía en activo más de 10 millones de euros durante 13 años?

Francisco González: La única persona que, si tiene información, es el departamento de seguridad. Y no quiero centrar el tema en el jefe, director…, sino en el departamento de seguridad. Es la única parte del banco que ha trabajado aparentemente intensamente con esta gente, que son profesionales, debían saber exactamente la condición de la empresa que están contratando y la condición particular del señor Villarejo.

Pregunta letrado: ¿Exactamente qué es lo que le dice Julio Corrochano [sobre el comisario Villarejo]?

Francisco González: Lo recuerdo muy bien: Agente encubierto.

Pregunta letrado: ¿Le dijo en algún momento que era una persona que estaba trabajando habitualmente para el banco?

Francisco González: En absoluto. Es que si me dice eso, las consecuencias hubiesen sido tremendas, claro.

Fiscal: ¿Tiene una explicación de por qué en las actuaciones consta el tráfico de llamadas de múltiples personas en el marco de ese contrato?

Francisco González: Ninguna. Me parece que todo esto es una chapuza tremenda, francamente, es mi opinión.

Fiscal: ¿En algún momento le transmitió desconfianza en el servicio que estaba prestando esa agencia de detectives [a Corrochano]?

Francisco González: Para mí era un tema menor. Decirle a un jefe de seguridad del banco si esta agencia lo hacía bien, mal o regular no es mi función. Esa es función de su jefe o de otras personas que controlan su actividad. Un presidente no hace ese tipo de comentarios a personas que no le reportan directamente a él.

Fiscal: En este caso concreto, que son varios contratos con modificaciones, con prórrogas y con variaciones en la prima de éxito como parte del precio... ¿Debía haber sabido usted quien negociaba los términos y los precios [de los contratos con la agencia de detectives sobre el contrato para recuperar parte de la deuda de Colonial]?

Francisco González: Esa no es la función del presidente. Estamos hablando de cifras que en el conjunto del banco no son relevantes. Para que yo sepa que algo está pasando o requiera mi atención, normalmente, no es una cifra mágica, pero normalmente son 50 millones de euros para arriba. Por tanto, sería anormal que yo supiera algo de esos contratos.

Fiscal: ¿Y el escándalo cuándo se entera usted que sale?

Francisco González: Me entero en mayo del 2018. Empiezo a saber y, por supuesto, no me creía ni la mitad de lo que salía. Y todavía no me sigo creyendo ni la mitad de lo que sale. Pero en fin, ustedes tendrán que investigarlo.

(El expresidente del BBVA cita mayo de 2018 porque es en ese momento cuando el diario Público saca a la luz las primeras facturas de pagos del BBVA a Villarejo. Corrochano se había prejubilado un par de meses antes).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información