La crisis del coronavirus

La Autoridad Fiscal calcula que el déficit público se disparará este año hasta el 14,4% del PIB

El organismo estima una contracción de la economía española de entre el 10,1% y el 12,4% para 2020

Una empleada elabora material sanitario en el Centro Tecnológico de la Confección (CTEC), en Talavera de la Reina (Toledo).
Una empleada elabora material sanitario en el Centro Tecnológico de la Confección (CTEC), en Talavera de la Reina (Toledo).Manu Reino / EFE

La AIReF también agrava sus previsiones para 2020. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha dado a conocer este jueves la actualización de sus cálculos para la economía española y, al igual que los publicados hoy por el centro de estudios de las antiguas cajas de ahorros (Funcas), son peores que los de hace dos meses. El impacto del coronavirus llevará al PIB a un desplome de hasta el 12,4% durante este año, siete décimas más que en el escenario más negativo contemplado entonces. El agujero en las cuentas públicas causado por la crisis también será mayor del que se vaticinaba en mayo. El déficit publico podría llegar hasta un inaudito 14,4% del PIB, una cifra equivalente a unos 150.000 millones de euros. El organismo atribuye la revisión a las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno y pide al Ejecutivo que “clarifique cuanto antes el marco fiscal aplicable a todas y cada una de las administraciones”, en especial de cara a los próximos Presupuestos.

El Informe sobre la Ejecución Presupuestaria, Deuda Pública y Regla de Gasto 2020 tenía como principal punto de interés la evaluación del cumplimiento de los objetivos de déficit, pero la excepcionalidad de la situación hace inútil cualquier comparación con las previsiones anteriores a la covid-19. La pandemia del coronavirus ha trastocado la planificación presupuestaria de los Gobiernos y la estricta vigilancia de Bruselas. Cumplir es una quimera, y ahora los esfuerzos se centran en conseguir que el desequilibrio en las cuentas públicas causado por los ambiciosos estímulos fiscales no se convierta en insostenible. De momento, las perspectivas no son halagüeñas.

La AIReF calcula dos escenarios: en el más optimista, el déficit público acabará 2020 en un 11,9%, mientras que en el más adverso ascenderá hasta el 14,4%. Se trata de un punto y seis décimas más que lo proyectado en mayo. El organismo atribuye el empeoramiento de los vaticinios a las nuevas medidas aprobadas y, en menor medida, a la revisión de las previsiones macroeconómicas. Entre los compromisos de gasto adquiridos por el Gobierno en los últimos meses, la autoridad fiscal destaca la aprobación del ingreso mínimo vital, la prolongación de la vigencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y la extensión y reformulación de las prestaciones para autónomos, además de otras medidas en el ámbito autonómico. Estas políticas incrementarán el déficit entre ocho y seis décimas adicionales, en función del escenario.

Pero en el empeoramiento de las previsiones de déficit también influye el devenir de la economía. La caída del Producto Interior Bruto se situará entre 10,1% y el 12,4% en 2020, señala el informe, “en función de la duración de la pandemia y la capacidad de recuperación de la economía española”, frente al decrecimiento de entre el 8,9% y el 11,7% contemplado previamente. La AIReF señala que esta revisión “está en línea con otras instituciones y organismos nacionales e internacionales y se debe principalmente a la mayor contracción del PIB estimada para el segundo trimestre de 2020”. El impacto de las medidas de prevención sobre algunas actividades productivas fundamentales en España, como el turismo, explica el pesimismo.

En 2021, la AIReF espera una recuperación incompleta, debido a “la persistencia de las medidas de distanciamiento social, la elevada participación en la estructura productiva de las actividades con mayor interacción social, la temporalidad del empleo y una demografía empresarial con una mayor participación de pequeñas y medianas empresas más vulnerables a las dificultades de financiación”. Sin embargo, no llega a hacer ninguna estimación al respecto.

Menos ingresos

El agujero en las cuentas tiene como responsable el aumento de gasto, pero también la entrada de menos dinero en las arcas públicas. Los ingresos de las administraciones ascenderán al 40,3% del PIB en cualquiera de los dos escenarios que baraja la autoridad fiscal para 2020. El organismo señala que la recaudación del impuesto sobre la renta está siendo mejor de la esperada, “pero no compensa la revisión a la baja en el IVA, el impuesto de sociedades y los impuestos especiales”. El gasto público, por su parte, alcanzará el 52,2% del PIB en el escenario optimista y el 54,8% en el pesimista.

El impacto de la nueva situación en la sostenibilidad de las finanzas públicas es excepcional: la deuda se situará entre el 117,6% y el 123,2% del PIB en 2020, el doble de lo que establece el pacto de estabilidad. España no podrá bajar del 60% establecido por Bruselas hasta 2050, cuando antes de la crisis ese umbral se alcanzaría en 2035. Regresar al nivel de deuda de 2019 llevará dos décadas.

Para atajar esta situación, la AIReF pide al Gobierno aclarar el marco fiscal vigente para el conjunto de las administraciones y las consecuencias del incumplimiento de las reglas fiscales, así como que fijar nuevos objetivos de estabilidad y deuda, en especial de cara a los próximos Presupuestos. El Ministerio de Hacienda ya trabaja en las cuentas para 2021, que estarán marcadas por la pandemia. A medio plazo, el organismo reclama una estrategia nacional “que sirva de orientación fiscal y garantice de manera realista y creíble la sostenibilidad financiera de las administraciones públicas”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50