La crisis del coronavirus

El Banco de España apoya el impulso del teletrabajo pero recuerda que puede afectar a la productividad

Hernández de Cos ve preciso que las empresas inviertan en material y formación para desarrollar esta forma de empleo

A la izquierda, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, comparece ante la Comisión para la Reconstrucción, sentado junto a su presidente, Patxi López. En vídeo, Hernández de Cos apoya el impulso del teletrabajo en su comparecencia de este martes ante la Comisión para la Reconstrucción.CONGRESO DE LOS DIPUTADOS / EUROPA PRESS | Vídeo: EUROPA PRESS

Si las preferencias de los ciudadanos pasan por el teletrabajo, el Congreso debe “permitir y facilitar” la adaptación de los empleados a él. Así lo ha defendido el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en su comparecencia ante la comisión para la renconstrucción en el Parlamento. No obstante, ha advertido de que el trabajo en remoto puede tener “efectos negativos” en la productividad y hay que analizar su repercusión en los patrones de consumo.

Hernández de Cos ha puesto el ejemplo de la institución que gobierna: los 3.000 trabajadores con que cuenta se adaptaron al teletrabajo en 10 días. “Ha funcionado muy bien”, ha continuado, por lo que es “altamente probable” que, tras el confinamiento, se planteen opciones de dar más posibilidades de teletrabajar, dadas las ventajas en materia de conciliación.

A pesar del apoyo, el gobernador también ha dicho que desde el Banco de España hacen “de Pepito Grillo” pidiendo tener “cuidado” ante las evidencias de que esta modalidad laboral a veces tiene “efectos negativos” sobre la productividad. Además, el trabajo en remoto podría tener un impacto asimétrico sobre distintos grupos de trabajadores en el mercado laboral, de forma que aquellos con un menor nivel educativo y los vinculados a actividades más elementales tendrán mayor “dificultad” para beneficiarse de esta posibilidad.

Estas asimetrías deberían tenerse en cuenta en el diseño e implementación de las políticas activas de empleo y especialmente potenciar la formación continua de los trabajadores. De igual forma, ha avisado de que el teletrabajo cambia los patrones de consumo, ya que, por ejemplo, no se acude al restaurante próximo a la empresa, lo que puede tener “efectos estructurales” a considerar. También ha constatado el Banco de España la existencia de “efectos adversos”en términos de salud laboral.

En cualquier caso, dado que el mayor recurso reciente al teletrabajo en algunas ocupaciones podría no tener un carácter “meramente transitorio” como solución de emergencia durante la pandemia, ve preciso que las empresas realicen ciertas inversiones en medios y en conocimientos para asegurar que la productividad de estos trabajadores alcanza su máximo nivel posible.

Según un estudio del Banco de España, la utilización del teletrabajo en España es todavía reducida en comparación con otras economías europeas. Mientras que en 2018 un 13,5% de los ocupados de entre 15 y 64 años trabajaba a distancia en la UE-28, esta ratio solo alcanzaba el 7,5% en España. Por ello, el organismo cree que hay un “potencial considerable” para el desarrollo de esta forma de trabajo en España, ya que cuando se tienen en cuenta las características intrínsecas de cada ocupación, un 30% delos ocupados aproximadamente podría teletrabajar, al menos, ocasionalmente.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50