'Tasa Google'

La UE seguirá adelante con su ‘tasa Google’ pese a la amenaza de Trump

Washington ha anunciado su salida de las negociaciones que se están llevando a cabo en la OCDE para diseñar un impuesto digital a nivel global

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en una rueda de prensa el 29 de mayo.
El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en una rueda de prensa el 29 de mayo.Anadolu Agency / Anadolu Agency via Getty Images

La Unión Europea está dispuesta a seguir adelante por su cuenta con la aplicación de la tasa Google si no se alcanza un acuerdo global este año, según ha sentenciado este jueves el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. “Lamento mucho la decisión de EE UU de interrumpir las negociaciones internacionales sobre la fiscalidad de la economía digital. Espero que esto sea un contratiempo temporal más que una interrupción definitiva”, ha afirmado tras conocerse el miércoles que EE UU rompería las negociaciones que se están llevando a cabo en la OCDE para crear un impuesto a nivel global.

La tasa Google es como se conoce popularmente al impuesto sobre determinados servicios digitales, que varios países europeos de la mano de la OCDE planean aprobar para que los gigantes tecnológicos tributen allí donde generan la actividad. En España se está tramitando en el Congreso un proyecto de ley para gravar con un 3% los ingresos que las multinacionales tecnológicas obtengan por la explotación de datos de sus usuarios, por los servicios de publicidad online, y por los servicios de intermediación online. Junto a España, otros países como Francia, Italia o el Reino Unido preparan un impuesto similar.

La noche del miércoles, el Financial Times adelantó la decisión estadounidense. El rotativo británico tuvo acceso a una carta enviada por Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de EE UU, a cuatro ministros de Finanzas europeos (del Reino Unido, Francia, Italia y España) en la que trasladaba que las negociaciones sobre el nuevo impuesto habían llegado a un “punto muerto” y amenazaba con represalias en el caso de que los países destinatarios de la misiva decidieran seguir adelante estableciendo sus propias tasas.

Gentiloni ha explicado este jueves que la Comisión Europea “quiere una solución mundial para aplicar el impuesto de sociedades en el siglo XXI”. En ese sentido, ha recordado que el enfoque de la OCDE es el “correcto”, en referencia a la propuesta publicada en enero por el organismo internacional para abordar la cuestión de un régimen impositivo digital a nivel mundial. “Pero si esto resulta imposible este año, hemos sido claros en que presentaremos una nueva propuesta a nivel de la UE”, ha añadido el comisario italiano a través de Twitter.


“Una provocación”

Fuentes del Ministerio de Hacienda español confirman haber recibido la carta del secretario estadounidense. España, Francia, Italia y el Reino Unido han contestado a EE UU en una carta conjunta. El departamento dirigido por María Jesús Montero defiende que en este momento de crisis es necesario buscar ingresos adicionales y aplicar una fiscalidad adecuada al sector digital, y aseguran que el Gobierno seguirá adelante con el diseño de su impuesto digital, que en este momento está en tramitación. El Ejecutivo cuenta con que la tasa esté operativa a finales de año, y Montero ha asegurado en varias ocasiones que esta nueva figura fiscal podría ser modificada si finalmente se llegara a aprobar una tasa común en la UE. Hacienda, además, insiste en que el impuesto no está dirigido a empresas estadounidenses si no a compañías con una actividad tecnológica intensa y lo que se grava es una actividad que quedaba al margen de los sistemas fiscales.

Una “provocación” ante aliados, amigos, ante todos los ciudadanos del planeta. Con clara indignación, el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, confirmaba este jueves a primera hora la retirada de Estados Unidos de las negociaciones. Le Maire avanzaba que tanto Francia como otros países europeos que preparan su propia tasa Google, como España, la aplicarán a pesar de las reiteradas amenazas de sanciones de Washington. “Confirmo que he recibido, con mis colegas italiano, español y británico, una carta del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, que confirma que no quiere continuar las negociaciones en la OCDE [la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico] sobre una tasa digital”, ha dicho Le Maire en entrevista con la emisora France Inter.

Esa carta constituye “una provocación” y los cuatro países europeos ya han respondido, esta misma mañana, con una misiva conjunta “confirmando que queremos una tasación justa de los gigantes digitales en la OCDE lo más rápido posible”, ha replicado Le Maire. El ministro ha lamentado el paso atrás de Washington cuando “estábamos a unos centímetros de un acuerdo” con unas plataformas que “en estos momentos, son quizás los únicos del mundo que han logrado inmensos beneficios del coronavirus”.

La decisión de Estados Unidos “es una provocación no solo ante quienes en la OCDE han negociado de buena fe, sino ante todos los ciudadanos del planeta que consideran legítimo que los gigantes digitales paguen un impuesto”, ha sostenido Le Maire. Al ministro francés le ha indignado especialmente la forma en que les ha tratado Mnuchin, con quien se ha reunido en numerosas ocasiones el último año y con quien llegó a pactar in extremis el pasado enero en el Foro de Davos la congelación de su tasa Google hasta finales de año para dar espacio a un acuerdo internacional negociado en el seno de la OCDE.

Según acordaron en la cita suiza, una de las últimas reuniones internacionales antes de que la pandemia del coronavirus lo frenara todo, Francia accedió a aplazar el cobro en 2020 del impuesto que aprobó el año pasado —y que ya cobró en noviembre de 2019— para las grandes compañías digitales extranjeras que operan en su territorio, un gravamen de cerca del 3% del volumen de negocios de las tecnológicas en el país que obtengan ingresos anuales de al menos 750 millones de euros (unos 830 millones de dólares) en sus actividades digitales mundiales. A cambio, Estados Unidos no impondría nuevos aranceles a productos franceses, como había amenazado el presidente Donald Trump. Si la tasación que propusiera la OCDE, que debía tener un acuerdo listo a finales de este año, fuera menor que la que había impuesto Francia, esta devolvería a las plataformas tasadas la diferencia.

Con la última “provocación” de Washington, todos vuelven a la casilla de salida. “¿Qué es esta manera de tratar a los aliados de Estados Unidos amenazándonos sistemáticamente con sanciones?”, ha denunciado Le Maire, quien ha asegurado que ahora París seguirá adelante con su tasa Google, que solo había “congelado”, no anulado. “Confirmo que habrá una tasa a los gigantes digitales en 2020 en Francia porque es una cuestión de justicia (…) Y aviso a nuestros amigos americanos de que no seremos los únicos. Hoy, muchos quieren hacerlo y lo harán, porque nadie puede aceptar que esos gigantes se beneficien de 450 millones de clientes europeos y no paguen impuestos en los Estados en los que operan”, ha concluido.

La respuesta de la OCDE

A las advertencias de Francia y de Bruselas se ha aferrado el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, para intentar evitar el divorcio estadounidense. Todos los países implicados “deberían seguir negociando con el objetivo de lograr una solución global para finales del año”, dijo en un comunicado.

Porque “a falta de una solución multilateral”, advirtió el jefe del organismo con sede en París, que hace solo unos días aseguraba que los trabajos para obtener un marco internacional avanzaban a buen ritmo, “cada vez más países adoptarán medidas unilaterales y aquellos que ya las tienen podrían dejar de contenerlas”. Esto a su vez, subrayó, “provocaría disputas impositivas e, inevitablemente, mayores tensiones comerciales”, uno de los principales responsables, según la OCDE, de la ralentización de la economía global aun antes del coronavirus. Con la enorme crisis que ha provocado la epidemia a nivel global, una guerra comercial solo empeoraría las cosas, por lo que “el mejor camino adelante es, claramente, una solución multilateral basada en el trabajo de los 137 miembros del Marco Inclusivo de la OCDE”, insistió.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50