Ayudas públicas

Vuelven las ayudas para comprar coches: cuantías y condiciones

El Gobierno ha establecido un modelo que premia la adquisición de vehículos más eficientes

Concesionario de vehículos de la marca Seat.
Concesionario de vehículos de la marca Seat.David Fernández / EFE

El Gobierno vuelve a activar esta semana las ayudas públicas a la adquisición de vehículos nuevos. Es una medida que obedece a una demanda del sector del automóvil y con la que se pretende aliviarlo ante la caída de ventas sufrida durante la crisis sanitaria por el cierre de concesionarios e impulsar la recuperación. Se han activado dos paquetes. Uno de 100 millones de euros ya disponible dirigido específicamente para vehículos eléctricos e híbridos y otro, pendiente todavía de aprobar, por un importe de 250 millones en el que se incluyen vehículos de combustión térmica, ya sean de gasolina o diésel. Se trata, con diferencia, del mayor paquete de estímulo a la demanda del mercado aprobado en España y se prevé que tenga valor hasta final de año. Fabricantes de vehículos y concesionarios tendrán que acompañar las ayudas públicas con cuantías equivalentes.

¿A quién va dirigido?

El planteamiento del Gobierno es que se puedan beneficiar de las ayudas particulares, pero también trabajadores autónomos, pymes y empresas. De hecho, una parte de las ayudas están reservadas para renovar el parque de camiones y de autobuses y se plantea movilizar recursos adicionales para que las Administraciones Públicas renueven sus flotas apostando por vehículos eléctricos siempre que estos puedan cubrir las características que demanden sus servicios. El plan Moves también incorpora la posibilidad de subsidios a la compra de motocicletas y bicicletas eléctricas y a la instalación de infraestructura de recarga.

¿Qué ayudas se pueden recibir para adquirir un coche?

Los dos paquetes de ayudas contemplan amplias horquillas de subvenciones. Las mayores llegarán en el caso de adquirir un vehículo eléctrico, lo que podría llegar a suponer una ayuda pública de 5.500 euros, además de un acompañamiento de la marca y/o el concesionario de 1.000 euros adicionales. Esa ayuda máxima se obtendrá en el caso de presentar un vehículo de más de siete años de antigüedad para desguazar. En caso de no retirar del parque ningún vehículo viejo la ayuda se quedará reducida a 4.000 euros.

Las ayudas son menores en el resto de vehículos, aunque están sujetas todavía a la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El Gobierno ha establecido un modelo en el que establece mayores ayudas en función de la eficiencia energética y de una menor emisión de CO2 a la atmósfera. Las ayudas parten de los 800 euros (400 euros de la Administración y 400 de la iniciativa privada) y pueden alcanzar hasta los 1.600 euros en vehículos menos eficientes, siempre que tengan el distintivo ambiental C. Asimismo se ha establecido que los vehículos que gozan de la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico (DGT), los vehículos híbridos y los propulsados por gas, puedan beneficiarse con ayudas de entre 1.200 y 2.000 euros.

Las ayudas son algo inferiores para pymes y grandes empresas, que verán cómo las ayudas parten de 700 y 600 euros, respectivamente, hasta los 4.200 y los 3.800 en el caso de los eléctricos. En esos casos el número de compras subvencionadas por empresa no podrán superar las 30 unidades.

¿Hay condiciones para recibir las ayudas?

Sí. El plan está pensado para, además de ayudar al sector, forzar la renovación de un parque de vehículos cuya edad media se sitúa en España en los 12,7 años y reducir las emisiones. De ahí que en el caso de los vehículos de combustión se fuerce la entrega de un vehículo de más de diez años (o de más de veinte para obtener una gratificación extra de 500 euros) para poder recibir la ayuda.

¿Se puede comprar cualquier vehículo con las ayudas?

No. Bajo la premisa de reducir las emisiones y evitar que los recursos públicos financien vehículos de alta gama, el Gobierno ha fijado limitaciones de emisiones y de precios. El coste de los vehículos no podrá superar los 35.000 euros, con la excepción de los vehículos propulsados únicamente por baterías y de aquellas personas que acrediten algún tipo de discapacidad, dos casos en los que el límite sube hasta los 45.000 euros.

Asimismo, el Gobierno limita las ayudas a la compra de aquellos vehículos que no superen los 120 gramos de emisiones de CO2 por kilómetro. La contabilización de esas emisiones se debe realizar a través del actual modelo de homologación en España, el NEDC correlado, más laxo que el sistema de homologación LWTP que se puso en marcha en 2018 en toda Europa. Ese límite dejará fuera de las ayudas a una parte de los vehículos todocamino, los más demandados actualmente, y a algunos otros fabricados en España. La Unión Europea fijó para este año que el promedio de emisiones de cada fabricante no debía superar los 95 gramos.

En el caso de los vehículos comerciales, sus emisiones deben ser inferiores a los 155 gramos de emisiones.

¿Se han articulado ayudas adicionales?

El Gobierno plantea 500 euros adicionales de subvención para personas que acrediten que los ingresos en su hogar no superan los 1.500 euros mensuales.

¿Quién gestiona las ayudas?

En el caso del plan Moves, impulsado por el Ministerio para la Transición Ecológica, la responsabilidad deberá recaer sobre las comunidades autónomas. En el caso del resto del plan, el Ministerio de Industria es el encargado de gestionar el papeleo del plan, lo que será un trabajo adicional, ya que desde 2016 no se ha encargado de un paquete de ayudas a la compra.

Lo más visto en...

Top 50