LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

CSIF propone reforzar la plantilla de la AEAT para recaudar 3.000 millones del fraude fiscal

El sindicato señala que unos 800 funcionarios del SEPE estuvieron sin trabajar desde la declaración del estado de alarma

Miguel Borra, presidente de CSIF.
Miguel Borra, presidente de CSIF.Pablo Monge

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pide un refuerzo en la plantilla de la Agencia Tributaria (AEAT) para intensificar la lucha contra el fraude. El sindicato ha elaborado un informe en el que calcula que un aumento de la plantilla permitiría aflorar unos 3.000 millones de euros. Además, acercaría el número de empleados del organismo a la media de las grandes economías europeas. La AEAT ha perdido casi 3.000 trabajadores desde 2008 y cuenta con un funcionario cada 136 sujetos pasivos frente a los 87 de la media de UE y los 113 de los grandes países de la zona. “Tenemos un 20% menos de plantilla que las grandes economías europeas”, ha subrayado Miguel Borra, presidente de CSIF, durante una rueda de prensa virtual celebrada este viernes.

El sindicato de funcionarios ya ha presentado su propuesta a la portavoz del PSOE en la Comisión de Hacienda. Paolo Burgos, portavoz de CSIF en la Agencia Tributaria, considera que como mínimo la plantilla tendría que aumentar en 5.000 personas, hasta los 30.000 trabajadores. “Cada empleado recuperó 607.187 millones en 2018; podríamos controlar determinados sectores empresariales que actualmente es imposible controlar”, ha especificado. El año pasado, la recaudación de la lucha contra el fraude fiscal marcó un récord y alcanzó los 15.700 millones.

Burgos ha explicado que el refuerzo de la vigilancia aduanera, que actualmente cuenta con unos 2.000 funcionarios, también aumentaría el grado eficacia de la lucha contra el fraude y sería el “embrión” de una futura “policía fiscal”. “El aumento de la plantilla no tiene que no considerarse como gasto público, sino como inversión”, ha especificado. Borra ha añadido que hay que acabar con la alta tasa de precariedad en el sector público, a partir de la Sanidad, y que pedirán al Gobierno un compromiso firme en términos salariales.

Caos en el SEPE

Borra ha reconocido que, de los cerca de 7.500 funcionarios con los que cuenta el SEPE, hasta unos 800 no han podido trabajar desde que el Gobierno dictó las medidas de confinamiento, sea por no disponer de los equipos de trabajo o por estar de baja. Solo ahora se están reincorporando poco a poco, pese a que el organismo lleve semanas en el caos por la avalancha de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que están presentando las compañías para sortear la crisis.

Un millar de funcionarios del organismo ya se han planteado ir a la huelga si no se les reconocen incentivos por el aumento de la carga de trabajo. “Han estado trabajando en una condición durísima desde el inicio, sometidos a una tensión tremenda", ha reconocido Borra. Sin embargo, CSIF no ve de momento “ni razonable ni consecuente” planear una huelga. El presidente del sindicato ha asegurado que ha habido fallos en el sistema informático así como han faltado contrataciones. En el caso concreto del SEPE se prometió la incorporación de 1.000 interinos, cuando finalmente han sido unos 800 que han llegado de manera muy paulatina interinos, según ha trasladado Borra.


Lo más visto en...

Top 50