LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Elon Musk amenaza con reabrir la fábrica de Tesla en contra de las órdenes de confinamiento de California

El empresario lleva al límite su enfrentamiento con el Estado a cuenta de unas medidas de cuarentena que calificó de “fascistas”

Elon Musk, el pasado 9 de marzo en una conferencia en Washington DC. En vídeo, imágenes de empleados acudiendo a la fábrica de Tesla en Fremont.FOTO: AFP | VIDEO: REUTERS

El consejero delegado de Tesla, Elon Musk, afirmó este lunes que se propone reabrir la fábrica de la compañía en Fremont, California, a pesar de la prohibición expresa del condado en el que se encuentra. Musk ha puesto en duda la necesidad de las órdenes de confinamiento por la crisis del coronavirus desde el principio y está presionando a través de mensajes de Twitter para que le dejen reanudar la actividad. Este lunes afirmó que estaba dispuesto a ser detenido por violar las órdenes de cuarentena.

“Tesla va a reanudar hoy la producción en contra de las órdenes del condado de Alameda. Estaré en el trabajo con todos los demás. Si alguien es detenido, pido ser yo”, ha tuiteado Musk a la 1:36, hora local de California. La prensa local afirma que el aparcamiento de la fábrica, situada a las afueras de San Francisco, se encontraba lleno el lunes por la tarde. No hay confirmación oficial de que la planta esté funcionando a ritmo normal.

La fábrica de Tesla en Fremont es la primera que construyó Musk y es de donde salen todavía la mayoría de sus coches. Musk suele recordar que Tesla es el único fabricante de coches que queda en California y uno de los principales empleadores del estado, con 10.000 trabajadores. California es el primer mercado de coches eléctricos de Estados Unidos.

California decretó una orden de cuarentena obligatoria el pasado 19 de marzo ante el avance del coronavirus. Todos los condados de la región de San Francisco habían hecho lo mismo tres días antes, el 16. Fue la primera región urbana en ponerse en cuarentena. Aunque sobre el papel se trata de órdenes parecidas a las de España o Italia, su aplicación es más relajada. Las autoridades han dejado claro todo este tiempo que confían en la responsabilidad de los ciudadanos y que solo actuarían con la fuerza en casos de desafío flagrante a las medidas de seguridad.

El Estado comenzó a relajar las órdenes de cuarentena el pasado viernes. Desde ese día, está permitido pasar a lo que se ha llamado Fase 2, que incluye la reapertura de comercios y negocios siempre que se cumplan una serie de condiciones. La mayoría de los condados de California aún no las cumplen. Musk planeaba abrir la fábrica ese día, pero el condado de Alameda, la jurisdicción donde se encuentra Fremont, le negó el permiso.

“Retomar las actividades diarias demasiado pronto supone el riesgo de un repunte de casos que pondría en peligro la relativa estabilidad que hemos visto en nuestro sistema hospitalario”, dijo el condado en un comunicado en el que dejaba claro que “Tesla no debe abrir”. Con las normas actuales, Tesla no podría reabrir hasta el 31 de mayo.

El sábado, Tesla interpuso una demanda contra el condado. En la misma, discute que el condado tenga autoridad para llevar más allá las órdenes del gobernador, o para interpretarlas de manera restrictiva. Tesla argumenta que una de sus actividades, fabricar e instalar paneles solares, está definida como actividad esencial por las órdenes del propio condado. Además, acusa a las autoridades de crear confusión y de no dejar claro qué puede abrir y qué no.

El mismo sábado, Musk dijo en Twitter que la prohibición de Alameda es “la gota que colma el vaso” y anunció que la fábrica se va a mudar a Nevada o Texas. “Si mantenemos la actividad en Fremont, dependerá de cómo se le trate a Tesla en el futuro. Tesla es el último fabricante de coches de California”. La amenaza provocó reacciones tanto de políticos de Texas dando la bienvenida a Musk como de políticos de California a favor y en contra del empresario.

Elon Musk se ha opuesto a las leyes de confinamiento desde el principio. Mantuvo la actividad de la fábrica después de las órdenes del día 16 hasta que la policía le obligó a cerrar. Musk ha minimizado la amenaza del coronavirus en Twitter y en una llamada con analistas calificó las órdenes de cuarentena de “fascistas”. “’¡Devolved a la gente su libertad!”, tuiteó el pasado 1 de mayo. Por el camino, provocó la confusión de los inversores al tuitear que “ el precio de las acciones de Tesla es demasiado alto”. Entre medias, ha tenido un hijo.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50