Las peticiones de ayudas por desempleo alcanzan un récord de 3,3 millones en Estados Unidos en una semana

El zarpazo del parón económico por el coronavirus llega de forma abrupta al mercado de trabajo. Wall Street ignora el dato y cierra al alza impulasada por el colosal pacto de rescate

El presidente Donlad Trump en una rueda de prensa sobre el coronavirus.


26/03/2020 ONLY FOR USE IN SPAIN
El presidente Donlad Trump en una rueda de prensa sobre el coronavirus. 26/03/2020 ONLY FOR USE IN SPAINContacto / Europa Press

Un total de 3,28 millones de trabajadores presentaron solicitudes de ayudas por desempleo la semana pasada en Estados Unidos. La cifra, publicada este jueves por el Departamento de Empleo, cuadruplica el último récord histórico, de 1982, cuando el país atravesaba una recesión. Este es el primer gran indicador de cómo de grande está siendo el golpe del abrupto parón económico por la pandemia global del coronavirus. Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, sostuvo que los datos “no eran relevantes ahora mismo”. A pesar de los malos datos, Wall Street cerró con subidas superiores al 6%, marcando su tercera jornada al alza, impulsada por el mayor plan de rescate económico acordado en el Congreso.

Se daba por hecho que los datos de desempleo iban a ser malos, pero nunca tanto. Los economistas calculaban que se presentarían en torno al millón y medio de solicitudes, una cifra que se duplicó. Los casi 3,3 millones de peticiones superan el récord de la Gran Recesión, en marzo de 2009, cuando se alcanzaron 665.000, y baten la peor marca histórica, de octubre de 1982, de 695.000. El gobernador de California, Gavin Newsom, sostuvo este miércoles que en menos de dos semanas un millón de californianos solicitaron ayudas por desempleo. El Estado más poblado de EE UU, con 40 millones de habitantes, se encuentra bajo cuarentena obligatoria e indefinida desde hace una semana. California es la primera economía de Estados Unidos y la quinta del mundo, con un PIB similar al del Reino Unido, por lo que un parón de este calibre tiene consecuencias mayúsculas en todo el país.

Al confinamiento extremo de California se suman las restricciones en Nueva York, el mayor foco de contagio en Estados Unidos, con más del 7% de los afectados del mundo. Una de las principales economías del país ha cerrado los colegios, centros culturales y hasta algunas calles de la Gran Manzana para proteger a una densa población. Las peticiones de desempleo de la última semana registrada llegaron a 80.300.

El secretario del Tesoro había advertido a los senadores que el desempleo podría alcanzar el 20% si no aprobaban un paquete de rescate económico que alivie el impacto económico provocado por la pandemia. El desempleo viene del 3,6% en febrero, dentro del rango de lo que se considera pleno empleo. Los expertos calculan que la cifra ya debe de haber aumentado al 5,5%, un nivel que no se veía desde 2015.

Tras varios días de intensas negociaciones, a última hora de la noche del martes el Senado aprobó por unanimidad el mayor plan de rescate económico de su historia: dos billones de dólares en ayudas a empresas y ciudadanos para hacer frente a la colosal crisis que ha desatado la pandemia. Ahora debe pasar por la Cámara de Representantes y, una vez ratificado, el presidente Donald Trump lo firmará.

El paquete de estímulo incluye un apartado especial para los que han perdido o pierdan su trabajo durante esta crisis. Además del seguro de desempleo regular, estas personas recibirán 600 dólares (546 euros) extra semanalmente durante un máximo de cuatro meses. Las ayudas por desempleo varían entre Estados, pero en enero promediaron 385 dólares semanales, con lo que las ayudas podrían totalizar los 985 dólares semanales.

Aparte de las ayudas a los desempleados, el proyecto de ley contempla el envío masivo de cheques a los ciudadanos con sueldos de hasta 75.000 dólares anuales: una suerte de renta básica temporal de 1.200 dólares por adulto y 500 por menor de edad. Según los cálculos del consejero económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, una familia de cuatro miembros recibiría 3.000 dólares. En Estados Unidos ya hay más de 68.000 contagiados por el brote y este miércoles se rompió la barrera de los 1.000 muertos.

Este salvavidas económico ha permitido que Wall Street se recupere tras dos semanas para el olvido, donde en cuestión de días acumiló perdidas que borraron todo lo ganado desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca. El Dow Jones cerró con un avance del 6,3%, ubicándolo un 20% arriba de su mínimo más reciente, lo que inicia un nuevo periodo de mercado alcista y termina con la etapa de mercado bajista más corta en la historia del índice bursátil. Los últimos tres días de ganancias son los mejores del Dow Jones desde 1931. El S&P ganó un 6,2%, y las tecnológicas del Nasdaq un 5,6%. La recuperación de la Bolsa de Nueva York se debe al plan de rescate pactado entre la Casa Blanca y los legisladores, por dos billones de dólares, que busca amortiguar el impacto de la crisis del coronavirus en la economía y la sociedad.


Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50