CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Ibex cierra su peor semana tras la de Lehman con una caída del 20,8%

Wall Street rebota más de un 9% tras anunciarse la declaración de emergencia nacional

Fachada del edificio de la Bolsa de Madrid.
Fachada del edificio de la Bolsa de Madrid.GABRIEL BOUYS / AFP

El Ibex consiguió cerrar este viernes con una subida del 3,73%. Una pequeña alegría tras días aciagos. Esta es la segunda peor semana de su historia, con un retroceso del 20,85%, solo superada por la del 5 de octubre de 2008 (poco después de la caída de Lehman Brothers). Un récord negativo impulsado por la sesión del jueves, la peor vivida nunca por el selectivo español, que sigue en pánico tras perder un tercio de su valor desde la expansión del virus por Europa.

El índice que reúne las 35 grandes cotizadas de España llegó a subir este viernes más de un 10%. Pero a partir del mediodía sus ganancias comenzaron a menguar una vez que se conoció que el presidente Pedro Sánchez iba a decretar este sábado el estado de alarma. Minutos antes de la comparecencia de Sánchez, el Ibex subía un 7,25%. Y a partir de ese momento la tendencia fue de reducción de subidas y de miedo a un nuevo golpe que haga temblar a los mercados.

Esta semana, así como el periodo desde el inicio de la crisis sanitaria,ha sido una catástrofe colosal para las Bolsas de todo el mundo. Además, todavía no se vislumbra su final: la epidemia sigue descontrolada y los Gobiernos lanzan medidas para tratar de contenerlo. Aunque por ahora algunos movimientos de los Ejecutivos son una especie de quimioterapia: atacan a todas las células, las malas y también algunas buenas.

Se intenta contener la expansión del virus pero, de paso, se puede llevar por delante buena parte de la economía europea, que coquetea con la recesión. Palabra que parecía tabú, pero que en los últimos días siempre aparece en los informes de los analistas. “El coronavirus va a dejar una huella duradera en la economía, pero no irreversible”, afirma Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco.

Este viernes se esperaba en el Ibex una jornada más tranquila, especialmente tras la prohibición de la CNMV de las ventas en corto de 69 valores que cotizan en España. Es decir, se restringían las apuestas bajistas en las que se piden prestadas acciones de una compañía a cambio de una comisión y por un plazo determinado. Las pérdidas de los últimos 22 días elevaron la presión sobre todos los organismos, de ahí la respuesta del regulador bursátil. Una medida excepcional que no se realizaba desde 2011 y 2012, en plena crisis financiera. Pese a ello, el Ibex todavía contiene la respiración tras haber perdido más de 220.000 millones de capitalización bursátil y un tercio de su valor desde el inicio de la crisis.

La jornada en los parqués europeos tuvo un recorrido similar. Tras una montaña rusa de caídas en las últimas tres semanas, este viernes nadaron en ganancias. Aunque también vieron cómo se hacían cada vez más pequeñas durante la sesión. El Euro Stoxx acabó con un avance del 1,6%, el CAC francés un 1,83%, el DAX alemán un 0,77%, el FTSE británico un 2,46% y Milán un 7,12%. Pese a esta recuperación, los analistas destacan que los inversores siguen medrosos y el temor a una recesión y la volatilidad flota sobre las Bolsas. Las próximas jornadas pueden ser complicadas (otra vez).

En EE UU, Wall Street se rehizo este viernes en gran parte tras su peor jornada desde 1987: el Dow Jones avanzó un 9,36%. El S&P 500 subió un 9,28% y el Nasdaq un 10,07%. Los mercados vivieron un arreón final en los últimos minutos y sus tres indicadores se dispararon más de un 9% en reacción a la emergencia nacional declarada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, debido al coronavirus, y que permitirá desbloquear hasta 50.000 millones de dólares para ayudar a los estados y localidades del país a combatir la enfermedad. Sin embargo, la situación preocupa mucho en Norteamérica. “Es probable que la Fed confirme que hará lo que sea necesario para apoyar a los mercados”, anticipa Tiffany Wilding, economista de Pimco.

En Asia, las caídas fueron generalizadas. Su sesión empezó tras la debacle europea y norteamericana y cerró antes del inicio de la jornada de este viernes en estos parqués. El Nikkei japonés llegó a perder durante la sesión a dobles dígitos y acabó con una caída del 6,08%. En Shanghái, el retroceso fue menor, del 1,23%. Asia podrá sentir el lunes el avance de este viernes en Europa y EE UU. Aunque dado el contexto, dos días es demasiado tiempo como para anticipar el comportamiento del mercado.

“El apoyo fiscal es lo más necesario. Los datos económicos de marzo serán pobres y el impacto continuará en abril”, argumenta Esty Dwek, directora de estrategia global de Natixis, que cree insuficientes la receta de los organismos internacionales. De ahí la bofetada en forma de caídas, que amenazan con seguir. “La reciente oleada de recortes de tipos y gasto público no ha detenido la presión vendedora”, afirma Adam Vettese, analista de eToro.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Más información

Lo más visto en...

Top 50