Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facua ofrece la vía alemana a los socios afectados por el ‘dieselgate’

La organización de consumidores ha contactado con el despacho de abogados que lleva el caso contra Volkswagen en Alemania para sumar demandas españolas

Una activista protesta ante la sede de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania).
Una activista protesta ante la sede de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania).

El proceso contra Volkswagen por el escándalo de las emisiones que estalló en 2015 que se desarrolla en Alemania contará con nuevos demandantes españoles. La organización de consumidores Facua ha ofrecido a sus socios afectados, alrededor de 6.000, que presenten demandas individuales a través del despacho germano Rogert&Ulbrich que representa a la Asociación Alemana de Organizaciones de Consumidores (VZBV), la mayor federación de consumidores de ese país, y que está personada en la causa contra el fabricante de automóviles.

La organización ha comunicado este miércoles a sus socios la posibilidad de continuar con el proceso judicial contra Volkswagen en Alemania, una vía alternativa a la iniciada en la Audiencia Nacional y que ha quedado, de momento en vía muerta, a la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre el recurso presentado por Facua y otro despacho de abogados contra la decisión del magistrado juez del Juzgado Central de Instrucción número 2 que en noviembre de 2018 decidió trasladar el proceso a la Fiscalía de Braunschweig. Entonces, los despachos de abogados que representan a cerca de 3.000 españoles accedieron a trasladar sus demandas a Alemania, a través de la plataforma Agrupación de Afectados por Volkswagen.

Ante la escasa confianza de que el Supremo falle a favor de que la causa de los afectados españoles, Facua ha decidido explorar la vía alemana. Desde el despacho en un primer momento desaconsejaron que se sumaran a la demanda colectiva presentada por VZBV, esgrimiendo que, si el fallo era favorable, luego habría que iniciar un segundo procedimiento para el cobro de las indemnizaciones individuales y que si, previamente, se lograra un acuerdo previo solo vincularía a los conductores alemanes, según han explicado desde la organización de consumidores. Se optó entonces por tratar de llegar a una mediación con la empresa automovilística, pero la matriz alemana, que había llegado a acuerdos con clientes de ese país, opuso muchas objeciones para asumir el pago de indemnizaciones a los compradores españoles.

Finalmente, el acuerdo al que ha llegado Facua con el despacho de abogados germano es la interposición de demandas individuales por parte de los socios españoles afectados con el objetivo de reclamar en los tribunales alemanes la nulidad del contrato de compraventa para que Volkswagen tenga que recomprar los vehículos o, en su defecto, abonar indemnizaciones a los consumidores. Es una estrategia que ya ha dado resultado al bufete alemán, aseguran desde la organización de consumidores. Los afiliados que se decanten por esta opción podrán disponer de un adelanto de la indemnización de 500 euros que no tendrían que devolver en el caso de que no prosperara su acción ante la justicia germana. Esa cantidad, explican desde Facua, es adelantada por un fondo de inversión que avala a Rogert&Ulbrich en su macrodemanda contra la empresa automovilística, un mecanismo habitual en Alemania, sostiene la organización de consumidores. Sus socios tienen hasta el 18 de diciembre para confirmar que aceptan esta vía.

Cuando estalló el escándalo, Volkswagen aceptó indemnizar a los afectados en EE UU, donde acordó pagar entre 5.000 y 10.000 dólares (entre 4.000 y 8.000 euros) por vehículo, una actitud muy distinta de la adoptada en Europa donde la empresa alemana ha obligado a los consumidores a pasar por los tribunales. La demanda encabezada en encabezada por VZBV y el club de automovilistas ADAC, aspira a demostrar que sus clientes, propietarios de vehículos afectados por el escándalo de las emisiones, han visto como sus coches perdían valor por el escándalo y deben ser compensados. Según la Oficina Federal de Justicia de Alemania, hasta el pasado 25 de septiembre eran 468.992 los conductores que se habían sumado a la macrodemanda. La Audiencia de Coblenza, que obligó a Volkswagen a indemnizar al propietario de un Sharan con 26.000 euros por este mismo caso, un fallo pionero que ha sido recurrido por el fabricante.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >