Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas señala que España rebasará su objetivo de déficit por la falta de Presupuestos

La desaceleración económica rebajará a la mitad el ritmo en la creación de empleo y el paro no bajará del 13% hasta 2021

objetivo deficit españa
El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. REUTERS

Europa ha entrado de lleno en una nueva era, con un crecimiento muy modesto y amenazado por las tensiones políticas y comerciales. Tras volver a bajar sus previsiones, Bruselas prevé que la zona euro crezca el 1,1% este año y el 1,2% los dos siguientes. El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, descartó una recesión, pero advirtió de los “riesgos a la baja”. España no queda al margen de la desaceleración, aunque Moscovici destacó su mayor fortaleza para afrontarla. Aun así, la Comisión considera que, sin unos Presupuestos, España sobrepasará los objetivos de déficit fijados para 2019 y 2020.

Bruselas no quiere hablar de tiempos “lúgubres” o “oscuros”. Y mucho menos mentar la palabra recesión. Europa cerrará su sexto año consecutivo de crecimiento y espera seguir avanzando otros dos. Lo hará, si se cumplen las previsiones, en un entorno de atonía, con una inflación de alrededor del 1,2%. Y no exenta de riesgos: posibles escaladas en las guerras comerciales, tensiones geopolíticas o el peligro de que el Brexit acabe descarrilando. Y todo ello, a su vez, frena el despegue de países emergentes en crisis.

La zona euro, acertó a describir Moscovici, está en una suerte de meseta. La industria, en especial la alemana, es el sector que más se ha resentido. Pero las Perspectivas Económicas de Otoño de la Comisión Europea advierten, como el miércoles hizo el Fondo Monetario Internacional, de que esa desaceleración pueda acabar contaminando a otras actividades, en particular los servicios, y regiones. Es decir, extenderse a Europa del Este, que, en parte gracias a los fondos de cohesión, avanzan con mayor brío. “Debemos estar preparados para todos los escenarios”, agregó el comisario.

La desaceleración, en cualquier caso, sigue arañando décimas al crecimiento de los Diecinueve. La Comisión rebajó su previsión para este año para los Diecinueve, del 1,2% al 1,1%, y para el año que viene, del 1,4% al 1,2%. Y a partir de ahí, espera que esa tasa se mantenga en 2021. “Europa entra en una fase más plana, con riesgos bajistas, pero no de recesión”, insistió Moscovici.

Bruselas es más pesimista con Alemania, que este año podría rozar el estancamiento con un débil avance del 0,4%. “Si hace un poco de frío, habrá que subir la calefacción”, sostuvo el comisario en referencia al llamamiento a que el gobierno de Angela Merkel abra más la mano para invertir.

Tampoco logra entrar en calor Italia, que solo crecerá el 0,1% y, en este caso, sin capacidad de emplear demasiada leña por la fragilidad de sus finanzas públicas. Los cálculos de los técnicos de la Comisión proyectan un déficit del 2,7% y una deuda del 137,4% del PIB en 2021. Aun así, en esta ocasión Moscovici afirmó que “por ahora” el Ejecutivo comunitario no tiene intención de devolver los Presupuestos a Roma.

Francia y España serán las dos grandes economías que mejor seguirán comportándose. Pero tampoco escaparán de ese “nuevo régimen”. Francia recogerá los frutos de las medidas de gasto lanzadas para tratar de aplacar la crisis de los chalecos amarillos y crecerá un 1,3% este año y 2020.

En el caso de España, Bruselas rebajó la previsión para este año al 1,9% y al 1,5% para el que viene y fijó en el 1,4% el crecimiento esperado para 2021. Se trata de cuatro décimas menos de lo que se contemplaba en julio. La mitad de ese recorte se debe a los cambios en la contabilidad nacional. La otra, a la desaceleración en el consumo interno por una mayor propensión al ahorro y en la inversión.

Discrepancias de Calviño

España discrepa de esa previsión y mantiene que el ritmo de expansión no bajará del 2%. La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, indicó que los análisis de la Comisión están realizados antes de la publicación del dato del PIB del tercer trimestre, cuando España creció un 0,4%. En su lugar, Bruselas prevé un avance del 0,3% para ese periodo.

“Sobre la base de los datos y la información que tenemos en este momento, para que la economía española cerrara 2019 con un crecimiento inferior al 2% tendríamos que estar viviendo una realidad en nuestro país que no se corresponde en absoluto con los indicadores que estamos recibiendo y la realidad que me están transmitiendo los agentes económicos”, añadió.

Moscovici descartó que España haya acusado en los últimos años la inestabilidad política. El comisario destacó señaló el “brillante” crecimiento del país “con gobiernos minoritarios”. Con pies de barro para no lanzar un mensaje que pudiera ser interpretado en clave electoral, el comisario señaló que el “factor” político” “no parece que tenga repercusiones en el crecimiento, pero sí en la ralentización en el rimo de las reformas estructurales”.

Bruselas sí ha recalcado en varias ocasiones la necesidad de que España tenga unos Presupuestos. Sin ellos, la Comisión prevé que este año el déficit escale hasta el 2,3% del PIB —en lugar del 2% previsto— y el año que viene el 2,2% —cinco décimas más del que comunicó España—. Ese desvío se debe a los incrementos salariales de los trabajadores públicos y la revalorización de las pensiones y a la bajada prevista del ritmo de crecimiento.

La Comisión también señala que el ritmo de creación de empleo en España bajará a la mitad el año que viene, y que la tasa de paro no descenderá del 13% hasta 2021. Moscovici destacó que España se halla en “una posición más resistente” para afrontar una desaceleración global, en referencia sobre todo al superávit exterior que el país ha registrado en este periodo expansivo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información