Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública española subirá al 125% del PIB por el envejecimiento en las próximas décadas, según Moody’s

El informe prevé que el crecimiento potencial de España, Italia y Japón caiga por debajo de cero

Un jubilado pasea en Bilbao (País Vasco).
Un jubilado pasea en Bilbao (País Vasco). EFE

España está entre los países desarrollados que más problemas económicos puede tener en el futuro por el envejecimiento. Integra un grupo que se completa con Italia, Japón, Portugal y Grecia, según un informe de la agencia de calificación de deuda Moody’s. Sin reformas, viene a decir el documento, el crecimiento potencial de estos países caerá por debajo de cero en las próximas décadas.

Moody’s calcula que los problemas llegarán antes para Italia y Japón, ya en la próxima década, donde “el envejecimiento contribuirá a aumentar la carga de la deuda”. Para España y Grecia, los problemas comenzarán en la década siguiente, en los años treinta, en la que la deuda puede aumentar entre 20 y 40 puntos sobre el producto interior bruto (PIB) de ambos países; en la anterior, en cambio, bajaría (en este caso no cuantifica esa reducción).

En el escenario base, advierte el informe, el envejecimiento provocará que la deuda pública de Italia llegue al 250% del PIB y en Japón a casi el 300% hacia 2040. El mayor salto se dará en el país europeo, más de 100 puntos; en el asiático, cuyo pasivo ya ronda el 200%, el salto será algo menor.

Para España, la previsión es que la deuda suba unos 25 puntos, hasta el 125% del PIB. Y para Grecia, en cambio, el pronóstico es que el nivel sea más bajo que ahora. Lo que sucede es que allí el pasivo del Estado, de cumplirse el cálculo, bajará significativamente hasta 2030 y a partir de entonces aumentará hasta situarse en torno al 150% del PIB.

Sobre la evolución del gasto provocado por este fenómeno demográfico, señala Moody’s, que Grecia, Italia, Austria, Japón, Portugal y España, por este orden, serán los que más verán subir estas partidas. “Hacia 2040, a menos que las partidas de Sanidad y pensiones sean significativamente recortadas o se apliquen medidas de eficiencia que rebajen el gasto, este gasto aumentará a más de un cuarto del PIB para esto seis países”, continúa.

La investigación de la agencia de calificación estadounidense se centra en los 12 países de la OCDE, el club de países industrializados, en los que el envejecimiento es más acelerado. Para ello, toma las proyecciones demográficas de Naciones Unidas, que en el caso español son más de las más pesimistas. En ellas, se asume que en las próximas décadas solo cuatro de esos ocho países podrán compensar con inmigración su caída vegetativa de población (suiza, Bélgica, Austria y Holanda); en cambio, esto no sucederá en los otros ocho: Alemania, España, Italia, Corea del Sur, Portugal, Grecia, Polonia y Japón.

Advierte Moody’s que “este informe presenta un escenario […] en ausencia de cualquier acción por parte de los políticos para contrarrestar el impacto del envejecimiento”. “En la práctica, esperamos algún tipo de respuesta política para mitigar el impacto del envejecimiento en la deuda y el crecimiento en la mayor parte de países, aunque no en todos”, matiza.

La previsión de la agencia es que en el “impacto económico y fiscal fuerte comience en los años 20 en Japón y se intensifique a finales de los años 30”. Esta situación se dará más tarde en España e Italia, aunque en Italia será más intenso. De ahí que el gigante asiático y este último país europeo sean los que salen peor en la foto.

También advierte Moody’s de que el envejecimiento pueden afrontar el deterioro la calidad de la deuda pública de países como Polonia, Corea y Suiza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >