Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duelo de marcas: Carmencita pelea contra la abuela de Carmeleta

La empresa de especias y condimentos de Novelda litiga en el Supremo contra una pequeña bodega valenciana por la marca

Noema Ortí, socia fundadora de Spirit & Cocktail, con la fotografía de su abuela, en que se ha inspirado la marca de su bodega.
Noema Ortí, socia fundadora de Spirit & Cocktail, con la fotografía de su abuela, en que se ha inspirado la marca de su bodega.

Carmeleta, marca de una pequeña bodega creativa valenciana de licores y vermús, y la empresa de condimientos de Novelda Carmencita llevan tres años de litigio administrativo y judicial por el uso de sus respectivas marcas, inspiradas en retratos familiares. “Carmeleta era mi abuela paterna, una mujer fuerte, con chispa, y nuestro logotipo es prácticamente un calco de un retrato suyo. Es ella.”, explica Noema Ortí, una de los socios de esta microempresa de bebidas asentada en L’Alquería de la Comtessa, en Valencia.

Los dueños de Carmencita, Jesús Navarro, SA, recuerdan que su marca procede de una fotografía de Carmen Navarro Valero, hija del fundador de la fábrica de Novelda, y se registró 70 años antes que la de la bodega. Y consideran que el distintivo de la firma de licores puede crear “riesgo de asociación y confusión” con la de las especias por su parecido. La Oficina de Marcas y un tribunal de Madrid han avalado que la bodega registre y use la marca pero la compañía de condimentos ha recurrido al Tribunal Supremo.

Cuenta Ortí que el calvario de Spirit & Cocktail, la sociedad dueña de la marca Carmeleta, empezó en 2016 cuando ella y su socio solicitaron a la Oficina Española de Patentes y Marcas el registro del dibujo en negro, gris y rojo de su abuela Carmen Ruiz Moreno, rodeado de un círculo y con su nombre estampado debajo. La compañía de condimentos Jesús Navarro, SA, impugnó la inscripción de Carmeleta ante la Oficina porque entendió que el público podía asociarla con su sello, donde se ve a una niña [la hija del fundador], con sombrero cordobés, un mantón de manila y un clavel, tan reconocible en sus botes de especias.

Patentes y Marcas rechazó la impugnación de la firma de Novelda, que recurrió al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que acabó en marzo de 2019 desestimando la demanda de la empresa alicantina porque aunque existía cierta semejanza entre las enseñas examinadas no veía riesgo de confusión pues sus productos eran diferentes —bebidas alcohólicas, por un lado, y condimentos y especias por otro—. Pero la firma de Novelda ha recurrido en casación la resolución ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

“Están obcecados con nosotros. No estamos en el mismo sector y no tenemos nada que ver”, opina Noema Ortí. “Hacemos un producto natural, sin colorantes artificiales, esa es nuestra seña de identidad, y precisamente lo que ellos producen son colorantes. No queremos que nos relacionen con ellos. Insisten además en que queremos aprovecharnos porque son una marca muy reconocida en el mercado, y ahí está la pelea", resume.

Logotipo de la bodega valenciana.
Logotipo de la bodega valenciana.

La empresa de Carmeleta son únicamente dos socios y nació, recuerda Ortí, “de la ocurrencia de dos amigos cuando maceraron cortezas de naranja en vino blanco”. De todo aquello salió primero un licor de naranja, y año y medio después empezaron a elaborar cuatro tipos de vermús. Llevan invertidos 300.000 euros en el negocio, facturan unos 60.000 euros anuales y venden unas 25.000 botellas en España. “Mi socio Javier y yo lo hacemos todo. Tenemos nuestro registro embotellador, etiquetamos en la bodega, asistimos a las ferias comerciales…, lo hacemos todo”, explica.

La pugna judicial se les está haciendo eterna y están preocupados por los gastos procesales. “Nos han llegado recursos desde el primer día. Carmencita alega que hemos cogido su imagen y nombre y lo hemos modificado, pero les han rechazado todas sus impugnaciones. Un tribunal ha resuelto que ambas marcas pueden convivir en el mercado. Y llevamos así tres años", denuncia Ortí, quien asegura que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid no reconoce la marca de condimentos como marca renombrada, lo que le conferiría una protección especial frente a otras. 

Imagen de Proaliment.
Imagen de Proaliment.

En Carmencita lo ven de otra manera. Sostienen que hay un riesgo de asociación de las dos marcas. Argumentan también que las dos utilizan el diminuto de Carmen y advierten de que el sello de Carmeleta protege bebidas alcohólicas, “claramente relacionadas con las especias vendidas por Carmencita para gin tonic y otros cócteles". “Spirit & cocktail tiene derecho a utilizar la imagen y marca de su abuela, siempre y cuando no cause conflicto con una imagen y marca de otra registrada 70 años antes, como es nuestro caso”, apunta el grupo alimentario de Novelda.

Según la empresa de condimentos, el fallo del tribunal de Madrid advierte en una de sus páginas que "los signos enfrentados ofrecen, desde el punto de vista denominativo y gráfico, evidentes semejanzas como así se concluye en la resolución administrativa impugnada". Y creen que su reclamación tiene todavía recorrido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >