Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gigante Odebrecht solicita el mayor concurso de acreedores de la historia de Brasil

El grupo constructor intenta mantenerse en pie pese a los efectos de sus prácticas corruptas desveladas en el 'caso Lava Jato' y cuyos tentáculos se extendieron por muchos países de América Latina

Fachada de la sede de la empresa Odebrecht, en São Paulo. EFE

El gigante brasileño de la construcción Odebrecht intenta seguir en pie tras el desgaste económico y político que le han supuesto las prácticas corruptas desveladas durante los cinco años de investigación del caso Lava Jato. Un tribunal de quiebras de Sao Paulo ha aceptado este martes su petición de concurso de acreedores para evitar la bancarrota. La solicitud es por 51.000 millones de reales (11.800 millones de euros), la mayor presentada nunca en Brasil. El grupo debe otros 14.000 millones de reales.

Odebrecht —protagonista del mayor caso de corrupción de la historia de América Latina— tenía 180.000 empleados hace cinco años, frente a los 48.000 actuales, y simbolizó a comienzos de siglo la pujanza del gigante sudamericano. Pero fue, también, una de las principales firmas culpables señaladas por las investigaciones de los sobornos pagados a políticos por diversas constructoras brasileñas a cambio de contratos con la petrolera estatal Petrobras. El conglomerado brasileño ha sido condenado a pagar diversas multas, incluida una de más de 2.300 millones de euros a los Gobiernos de Brasil, Estados Unidos y Suiza. Marcelo Odebrecht, nieto del fundador y poderoso presidente de la firma cuando estalló el escándalo, fue detenido en 2015. Condenado a 10 años de cárcel, está en arresto domiciliario desde hace más de dos años tras pasar por prisión.

En un comunicado firmado por el director presidente del grupo, Luciano Guidolin, Odebrecht afirma que “tanto las empresas operativas como las auxiliares y la propia ODB (el grupo que controla las distintas empresas del grupo Odebrecht) continúan manteniendo normalmente sus actividades, enfocadas en el objetivo común de asegurar la estabilidad financiera y el crecimiento sostenible, preservando así su función social de garantizar y generar puestos de trabajo”.

El grupo constructor ha tratado, en una sesión de preguntas y respuestas en su página web, de vender el concurso de acreedores como algo coyuntural y no negativo para la empresa. "La recuperación judicial [suspensión de pagos] parte del supuesto de que la crisis por la que la empresa pasa es momentánea y que ella tiene condiciones de superarla si sus deudas son renegociadas”.

Problemas legales más allá de Brasil

Los problemas legales y económicos de Odebrecht, sin embargo, van mucho más allá de las fronteras brasileñas. Panamá prohibió a la empresa participar en licitaciones. La justicia peruana dictó este mes la primera condena contra un detenido vinculado a la empresa brasileña en una investigación por corrupción que ha salpicado a cuatro expresidentes, incluido Alan García, que se suicidó antes de ser detenido. Y este mismo martes los fiscales peruanos han pedido 16 años de cárcel al exmandatario Alejandro Toledo, prófugo en EE UU. Lava Jato también ha derivado en arrestos en Ecuador además de investigaciones en Colombia.

La solicitud de concurso de acreedores de Odebrecht excluye a la petroquímica Braskem, la contratista OEC, y Ocyan, la incorporadora OR, Odebrecht Transport y el astillero Enseada, además de los Atos Agroindustrial, que solicitó la suspensión de pagos el mes pasado.

La empresa recuerda en una nota difundida el lunes que "llegó a tener más de 180.000 empleados hace cinco años". "Hoy, tiene 48.000 puestos de trabajo como consecuencia de la crisis económica que frustró muchos de los planes de inversiones hechos por la ODB, del impacto reputacional por los errores cometidos y de la dificultad por la cual empresas que colaboran con la Justicia pasan para volver a recibir nuevos créditos y a tener sus servicios contratados”.

Los "errores cometidos" fueron revelados por las investigaciones de Lava Jato. Los investigadores del caso, ahora en entredicho por la revelación de diálogos entre el entonces juez Sergio Moro (hoy ministro) y los fiscales del caso, lograron los testimonios de 78 delatores de Odebrecht, entre ellos el heredero del grupo, Marcelo, que fue condenado por corrupción, lavado de dinero y pertenencia a organización criminal. Además de ser encarcelado pagó una multa de 73 millones de reales.

Al informar al mercado sobre la decisión de la suspensión de pagos, la empresa destaca que "a pesar de las crisis económicas enfrentadas en Brasil y en los países y sectores en que actúa, (Odebrecht) realizó significativos aportes financieros en sus negocios e implementó un programa de desinversión para cumplir compromisos y posibilitar la estabilización financiera del grupo”. El grupo menciona, por ejemplo, que Odebrecht Ingeniería y Construcción “aportó aproximadamente mil millones de reales en 2018”, lo que le permitiría estabilizar su operación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información