Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercadona expande su modelo de ‘colmenas’ para la compra ‘online’ y abre en Barcelona

Tras un año de pruebas en Valencia, la cadena de supermercados estrena en la capital catalana el nuevo servicio con un almacén en la Zona Franca

Una empleada de la 'colmena' de Mercadona en Barcelona en una imagen facilitada por la empresa.
Una empleada de la 'colmena' de Mercadona en Barcelona en una imagen facilitada por la empresa.

Tras probar durante un año en Valencia y alrededores, Mercadona extiende a partir de hoy a Barcelona su nuevo formato de venta online, basado en colmenas, almacenes específicos para los pedidos por internet. A partir de hoy, los clientes online barceloneses de la cadena de supermercados, líder en cuota de mercado en España, serán servidos desde una colmena ubicada en la Zona Franca, que dará servicio a los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y de Les Corts, desde donde se irá extendiendo al resto de la ciudad en los próximos meses. El año que viene llegará a Madrid.

Un total de 92 personas trabajan, procedentes en su gran mayoría de otras tiendas de la ciudad, en el nuevo almacén, según informa la cadena en una nota. A medida que alcance más barrios, la plantilla aumentará hasta un máximo de 350 empleados. Ellos serán los que preparen los pedidos de la nueva web, más visual y manejable, visible en los nuevos distritos. El resto seguirá con el modelo anterior, que además de una web diferente sin imágenes, se basa en la preparación —recogiendo uno a uno los artículos de los lineales— y envío de los pedidos desde las tiendas. El nuevo modelo basado en colmenas optimiza los procesos y multiplica "hasta por ocho" la productividad, según Mercadona.

El almacén tiene 10.500 metros cuadrados de superficie, 2.500 de ellos dedicados a los productos frescos, y ha supuesto una inversión de siete millones de euros. Cuenta con una zona refrigerada y para productos congelados y se alimenta en parte con paneles solares. El surtido disponible es “muy parecido” al de las tiendas y la tarifa por pedido es de 7,21 euros. El horario de entrega es algo mayor, de siete de la mañana a diez de la noche de lunes a sábado. La entrega se realiza en tramos de una hora a partir del día siguiente al de haber realizado el pedido. Los frescos se preparan en el mismo día de entrega. Una flota de 50 vehículos propulsados a gas de tres tamaños distintos y con tres zonas de temperatura harán los repartos.

La colmena de la zona franca atiende desde hoy los pedidos que le lleguen de los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y de Les Corts, concretamente en los códigos postales 08017, 08021, 08022 y 08034. Mercadona no da un plazo concreto para cubrir la ciudad entera, más allá de que se irá extendiendo “en las próximas semanas y meses” a otros códigos postales y, “posiblemente en los próximos años, a nuevos municipios”. El siguiente paso de la expansión del nuevo modelo será Madrid, ya en 2020.

Juana Roig, directora general del proyecto de compra online de Mercadona, destaca en una nota que "tras el éxito en Valencia durante su primer año de vida, hoy llegamos a Barcelona con la seguridad de que este servicio dispone de un potencial enorme. Prevemos que el lanzamiento en esta gran ciudad va a ser un hito significativo en la firme apuesta de la compañía por abordar el reto de la venta online en alimentación".

El nuevo modelo de venta online de Mercadona es fruto del encargo que Juan Roig, dueño de la cadena, hizo a su hija Juana a principios de 2017, para que liderase "con total libertad" el proyecto de remodelar el procedimiento anterior, aún vigente en casi toda España, basado en la preparación y entrega de pedidos desde las tiendas y en una web que, según admitió el propio Roig en marzo de ese año, era "una mierda". Unos meses después, ya con el proyecto en marcha, declaró que había cambiado de opinión y se había convertido en un creyente de la "telecompra". Finalmente, el proyecto vio la luz, en pruebas y limitado a Valencia, en mayo de 2018. Fue entonces cuando se pudo ver la nueva web, que, a diferencia de la anterior, incluía imágenes de los productos e información sobre sus características y un proceso de compra menos enrevesado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información