Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Mercadona: “Antes decía que no, pero ahora sí creo en la telecompra”

"La situación de Cataluña puede diluir todo nuestro esfuerzo", advierte el presidente de Aecoc

Juan Roig, presidente de Mercadona, en el congreso de Aecoc.
Juan Roig, presidente de Mercadona, en el congreso de Aecoc.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha anunciado este miércoles los cambios que tiene previsto aplicar la primera cadena de supermercados de España hasta el año 2023, entre las que destaca la compra por Internet, un terreno en el que Roig ha reconocido haber dado un giro de 180 grados. "Hace unos años yo decía: 'No creo en la telecompra'. Hoy digo públicamente: 'Yo creo en la telecompra", ha afirmado en el congreso de Aecoc (Asociación de Empresas del Gran Consumo) que se celebra en Valencia.

Para llevar a cabo la transformación digital, al frente de la cual está su hija Juana Roig, Mercadona ha creado un "spin off" de sí misma. Una especie de compañía paralela a la que, compartiendo producto y modelo, se le ha concedido "total libertad". Una primera prueba de su funcionamiento se va a aplicar en Valencia. "Al 99% creo que nos va a salir bien", ha afirmado el presidente de Mercadona, que ha añadido que todavía no sabe qué efecto tendrá "en las tiendas físicas".

El desembarco en Portugal, donde la compañía va a abrir cuatro tiendas en 2019 y un centro logístico, también está representando un desafío. Entre el 50% y el 60% de los productos que consumen los portugueses, ha afirmado Roig, son distintos a los que compran los españoles, lo que va a implicar una diferencia de la misma proporción en los lineales de Mercadona en el país. El empresario se ha declarado especialmente impactado al descubrir que los portugueses "no comen queso manchego ni beben vino español", pese a lo cual, ha bromeado, "viven perfectamente".

Roig no se ha referido específicamente al desafío secesionista catalán, del que sí han hablado previamente el presidente de Aecoc, Francisco Javier Campo, y el de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. El presidente de Mercadona ha parecido referirse a la cuestión al afirmar que a su compañía, en ocasiones, le ha ocurrido como le pasa actualmente a España; "no sabemos hacia donde vamos a ir o cómo se va a solucionar"."Si sabes dónde vas a ir, es mucho más fácil hacer cambios. Lo más difícil es cuando no sabes dónde vas y sales corriendo de un sitio y no haces más que dar vueltas", ha añadido.

Ante un auditorio formado por un millar de empresarios y directivos, Roig ha desgranado los cambios que está introduciendo en sus tiendas y en el surtido para adaptarlo a lo que piden los consumidores. Ha explicado que hace cuatro años su compañía tenía 106 interproveedores (proveedores especialmente estrechos) y 100 proveedores especialistas de producto, mientras que ahora dispone de 123 y de más de 500 respectivamente.

En paralelo a la apuesta por los productos frescos, el departamento comercial de Mercadona pasó de tener 50 personas en 2008 a ser dividido en dos unidades, prescripción y compras, y sumar 900 empleados, ha indicado.

El dueño de Mercadona ha mejorado la previsión de beneficios para 2017 que ofreció en marzo. Entonces pronosticó que este año su empresa ganaría en torno a un tercio de los 636 millones de euros que obtuvo en 2016. Este miércoles ha afirmado que espera ganar a la mitad que el ejercicio pasado, unos 318 millones de euros, y que prevé el mismo beneficio para 2018. Un descenso que Roig explica por la necesidad de introducir "muchos cambios que implicarán un gran esfuerzo", y que irá en paralelo a un fuerte aumento de la inversión, que este año rondará los 1.200 millones frente a los 685 millones de 2016.

"La situación de Cataluña puede diluir todo nuestro esfuerzo"

El presidente de Aecoc, Francisco Javier Campo, ha señalado que la "fuerte tensión social, política y económica en Cataluña ha sido compatible hasta ahora con un fuerte crecimiento de la economía española, que por tercer año consecutivo crecerá en 2017 por encima del 3%". España crece por encima de la media de los países desarrollados y está reduciendo su endeudamiento y tasa de desempleo, gracias al aumento de la productividad, las exportaciones y el turismo.

Pero la situación de Cataluña, ha advertido el presidente de Aecoc, puede trastocar la marcha económica. Y, de hecho, ha empezado a hacerlo. La crisis ha reducido las reservas en Cataluña un 20%. Y las inversiones en esta comunidad también han comenzado a verse afectadas, lo que a medio plazo tendrá consecuencias en el empleo y el consumo. "Sería una triste pena que todo el esfuerzo que hemos hecho en la crisis se pueda ver diluido", ha declarado.

El presidente de Aecoc ha afirmado que los empresarios no deberían ser presionados para hacer "continuamente declaraciones" sobre el desafío secesionista catalán. "Otra cosa es que tomemos decisiones para proteger a nuestras empresas, como estamos haciendo en las últimas semanas", ha indicado en alusión al traslado de las sedes de más de 1.300 empresas a otras comunidades autónomas desde el 1 de octubre.

Campos se ha mostrado, sin embargo, confiado en que la situación en Cataluña se acabará solucionando. "Y cuando lo haga, los problemas de España seguirán ahí", por lo que el país debe contiuar adoptando reformas encaminadas a reducir el paro y el endeudamiento y reforzar la productividad. El presidente de Aecoc ha mencionado, entre otras medidas necesarias, la ejecución del corredor ferroviario mediterráneo y una gran apuesta por la educación.

La misma confianza sobre una próxima resolución de la crisis independentista en Cataluña ha transmitido el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, que se ha dirigido a los directivos catalanes presentes en el Palacio de Congresos de Valencia: “Aquí queremos a los catalanes, y queremos superar la mayor fractura que puede haber, que es la emocional”. Puig ha afirmado que el desafío secesionista debe ser abordado “con toda la determinación”, pero “también con toda la apertura al diálogo”, desde el “respeto a la lay, la Constitución, y el Estatuto de Autonomía”.

Más información