Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Airef augura nuevos ajustes para acabar con el déficit en 2021 y 2022

La institución presidida por José Luis Escrivá cree improbable que España equilibre sus cuentas en 2022 como prevé el Gobierno y cree que las subidas de impuestos programadas recaudarán casi 1.200 millones menos de lo previsto

La Autoridad Fiscal (Airef) cree que España no podrá eliminar el déficit en 2022, como pronostica el Gobierno en el Plan de Estabilidad 2019-2022, que remitió a Bruselas la semana pasada. Este organismo cree que los ingresos públicos que proyecta el Gobierno para los próximos cuatro años están sobrevalorados. Considera que la subida de impuestos proporcionará menos frutos de los previstos. Al tiempo, calcula que los gastos públicos están infravalorados, porque espera que la inversión pública y el gasto en funcionarios sea mayor. Por eso, augura nuevos ajustes en 2021 y 2022 para eliminar el déficit si el Gobierno quiere cumplir con sus compromisos comunitarios.

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, José Luis Escrivá, en su comparecencia del miércoles en Madrid.
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, José Luis Escrivá, en su comparecencia del miércoles en Madrid.

Estas dos situaciones, los ingresos sobrevalorados y los gastos infravalorados, llevan a la Airef a pronosticar que no se eliminará el déficit público en 2022. La institución explica que el Gobierno “renuncia a hacer un esfuerzo fiscal en 2019 y distribuye el esfuerzo en el periodo 2020-2022”. En su análisis sobre el Plan de Estabilidad presentado este jueves pronostica que en 2021 y 2022, las autoridades españolas tendrán que acometer ajustes cada año por importe de 0,6 décimas del PIB (unos 8.000 millones). “Para los años 2021 y 2022, la Airef considera que no existen, a priori, medidas suficientes que justifiquen los esfuerzos estimados por el Gobierno”, destaca el informe divulgado este jueves.

La Autoridad Fiscal añade: “El grueso de la corrección de 2,5 puntos prevista por el Plan de Estabilidad en cuatro años (1,7 puntos) se fía a nuevas medidas que se distribuyen de manera uniforme en el periodo 2020-2022, con un promedio anual de 0,6 puntos de PIB”. Pero en las previsiones enviadas por el Gobierno a Bruselas figura un de 5.654 millones por subidas de impuesto en 2020 y apenas recoge medidas para el resto de años.

Por eso, el organismo encargado de velar por la sostenibilidad de las finanzas públicas considera “factible” la senda de reducción del déficit hasta 2021, pero ve improbable que se cumplan los pronósticos fiscales del Gobierno en 2022. Calcula que ese año, el déficit seguirá por encima del 0,5% del PIB. “En 2022 creemos improbable conseguir el equilibrio presupuestario por un estrecho margen”, señalaron ayer fuentes del organismo.

Ingresos sobrevalorados

La Airef no ve ahora impacto negativo de la subida del SMI

"No encontramos ningún efecto negativo de la subida del Salario mínimo Interprofesional en estos primeros cuatro meses del año", reconocen fuentes de la Autoridad Fiscal. El organismo explica que se habían producido estimaciones que cifraban la pérdida de empleo entre 40.000 y 120.000 trabajos por la subida del 22,3% del SMI a principios de este año hasta los 900 euro mensuales.

"Probablemente nos pasamos de negativos. Han pasado cuatro meses y no encontramos nada. Pero es verdad que requiere análisis más ampliados en el tiempo", abundan desde la Autoridad Fiscal.Por eso, dicen, "recomendamos un seguimiento al Gobierno por la medida y la medida planteaba dudas muy abiertas, una medida que pudiera impactar sobre el empleo hay que analizarla exhaustivamente".

La dificultad de realizar análisis económicos a medio y largo plazo obliga a ser prudentes en la interpretación de los escenarios dibujados tanto por el Gobierno como por la Airef. Sobre todo por la acumulación de riesgos externos como el recrudecimiento de la guerra comercial entre EE UU y China, tensiones en los mercados financieros y la ralentización europea. “El riesgo de una crisis de deuda en Italia es el que más nos debería preocupar”, aseguran fuentes de la institución. No obstante, reconocen que “algunos de los riesgos más evidentes de la desaceleración en Europa parecen estar disipándose”.

Una vez, hechas las oportunas precisiones, la institución presidida por José Luis Escrivá considera que las proyecciones macroeconómicas del Gobierno (crecimiento del PIB, consumo, inversiones...) son más prudentes que las suyas. Aún así las considera probables por la existencia de los riesgos citados antes.

En ese contexto, la Airef cree que los ingresos públicos esbozados por el Ejecutivo en el Plan de Estabilidad podrían estar sobrevalorados. El Ejecutivo socialista planea subidas de impuestos en 2020 por importe de 5.654 millones de euros. En este paquete de incrementos tributarios se incluyen la subida del IRPF para las rentas superiores a 140.000 euros, aumentos del impuesto de sociedades para las grandes empresas, la tasa Google y el impuesto sobre transacciones financieras. Sin embargo, la Airef estima que esos frutos serán mucho menores: unos 1.200 millones menos, sobre todo por la tasa Google y las medidas antifraude.

Gastos infravalorados

Por otra parte, el Ejecutivo espera que la mejora del ciclo económico impulse los ingresos fiscales hasta una ratio equivalente al 40,7% del PIB en 2022, unos 26.000 millones más que si se mantuviera la presión fiscal de 2018 (el 38,9% del PIB). Pero la Airef cree que esas proyecciones son muy optimistas, porque los impuestos serán cada vez menos reactivos al crecimiento conforme el ciclo se vaya agotando. Por eso, augura que la ratio de ingresos será unas cuatro décimas menos que los pronósticos gubernamentales (40,3% del PIB). “Si además se materializara el cuadro macro del Gobierno, más prudente que el nuestro, tendríamos más dudas aún”, señalan.

Además, los técnicos de la institución desmenuzan la evolución de los impuestos. “Las previsiones de impuestos directos (IRPF y sociedades) de la Airef son más moderadas que las del Gobierno, fundamentalmente por la menor estimación del IRPF”. La Autoridad Fiscal cree que al ralentizarse la creación de empleo, porque se va reduciendo el paro, se frenará el crecimiento del IRPF.

Por otra parte, la institución también cree que la proyección de gastos del Ejecutivo está infravalorada. Prevé que los desembolsos para pagar a los funcionarios crecerá más de lo que recoge el Plan de Estabilidad. Y pronostica que las inversiones públicas también serán más altas, porque están en niveles históricamente bajos y no pueden seguir así mucho más tiempo. Además, contempla que la reforma de la financiación provocará un aumento del gasto en sanidad y educación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >