Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las marcas de vehículos piden recuperar las ayudas al coche de combustión

Anfac reclama 50 millones anuales durante tres ejercicios para los coches de gasolina y diésel

Las marcas de vehículos piden recuperar las ayudas al coche de combustión

Las ventas de vehículos de coches en España llevan siete meses de caídas continuadas y nada apunta a que la tendencia se vaya a romper a medio plazo. Anfac, la patronal de fabricantes de automóviles, ha reclamado hoy recuperar las ayudas a las ventas de coches de combustión para intentar cambiar ese ciclo, después de que estas se acabaran en 2016. La organización considera necesario un manguerazo de recursos públicos de 50 millones de euros anuales durante tres años para recuperar las matriculaciones y dar fuerza a la industria de la automoción en España, segundo fabricante europeo de vehículos.

La petición de Anfac se enmarca en un Plan de Movilidad que ha presentado a los partidos políticos ante el ciclo electoral que ahora se abre. Es la medida más cortoplacista de las que plantea en lo que se puede considerar la exigencia de un Pacto de Estado para la Industria y la Movilidad. Las ayudas al coche de combustión irían dentro de un paquete de 600 millones para coches impulsados por motores de combustión interna y eléctricos, a razón de 200 millones cada año. Su petición se basa en un mínimo de 150 millones de euros para incentivar la adquisición de coches eléctricos y otros de bajas emisiones y otros 50 millones para coches de combustión.

"El mercado se ha caído. Hay gente que no puede comprar un coche, gente que no quiere hacerlo y otros que están absolutamente confundidos por los mensajes que han recibido", explica Mario Armero, vicepresidente de la patronal, quien ve como solución "un plan de renovación porque la compra de un vehículo nuevo es bueno porque reduce las emisiones". Para Anfac, la condición para recibir las ayudas se debe centrar en que los coches que se abandonen pasen al achatarramiento. La patronal lleva tiempo lamentando el envejecimiento del parque español de vehículos y acusando a éste de unas mayores emisiones a la atmósfera (el 20% de los más viejos causaría el 80% de la contaminación). Actualmente la edad media de los coches en España es de 12,4 años y se prevé que en 2020 se alcancen los 12,8 años de promedio.

La patronal defiende también que los recursos para lanzar la movilidad eléctrica tenga en cuenta también la creación de puntos de recarga. El objetivo es que en 2025 la cuota de vehículos eléctricos entre los nuevos matriculados sea del 10%. La propuesta de subsidiar el mercado de coches de combustión choca frontalmente con la política del Gobierno saliente de Pedro Sánchez, cuyo Ministerio para la Transición Ecológica ha llevado al Congreso (pese a que lo ha hecho sin tiempo para tramitarla) una Ley de Cambio Climático que prevé prohibir la venta de coches contaminantes a partir de 2040.

Entre las 50 recomendaciones de Anfac se incluye la reivindicada modificación de la fiscalidad al coche, basada en la fusión del impuesto de matriculación (de titularidad estatal, que desaparecería según los deseos de la patronal) y la de circulación (municipal) y en la petición de un IVA reducido para los coches eléctricos. Asimismo se reclama una armonización de todas las normas medioambientales que rigen en España impulsadas desde diferentes rangos administrativos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >