Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía alemana acusa al expresidente de Volkswagen de estafa por el ‘dieselgate’

Martin Winterkorn, que dejó el cargo en 2015, se enfrenta también a una acusación del regulador de los mercados de EE UU

Tres años y medio después de que estallara el escándalo de la manipulación de gases tóxicos por Volkswagen, la justicia alemana anunció el lunes su primera acusación contra Martin Winterkorn, el poderoso expresidente del grupo que dejó el cargo en septiembre de 2015 a causa del dieselgate.Tras una exhaustiva investigación iniciada en enero de 2017, la Fiscalía de Braunschweig acusó a Winterkorn y a otras cuatro personas de cometer durante su gestión al frente del grupo estafa grave, de vulnerar las leyes de competencia y de abuso de confianza.

El expresidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, a su salida del Parlamento alemán en 2017.
El expresidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, a su salida del Parlamento alemán en 2017. AFP

El proceso alemán se une a los que Winterkorn ya tiene en EE UU. El Departamento de Justicia decidió procesar al antiguo hombre fuerte de Volkswagen en mayo de 2018 por el fraude en sus coches diésel Desde entonces Winterkorn no ha abandonado Alemania por temor a ser extraditado. El pasado marzo fue la Comisión del Mercado de Valores de EE UU la que acusó a Volkswagen y a Winterkorn de fraude por miles de millones de dólares por el escándalo.

“El Dr. Martin Winterkorn está acusado de un caso particularmente grave de fraude, de violación de la ley contra la competencia desleal y de abuso de confianza”, anunció la Fiscalía en un comunicado. El Tribunal Regional de Braunschweig deberá decidir si admite los cargos presentados.

La Fiscalía de Braunschweig anunció en enero de 2017 que había abierto una investigación formal contra Winterkorn por su responsabilidad en el dieselgate, que estalló en septiembre de 2015 en Estados Unidos. Pero desde que se vio obligado a renunciar su cargo, Winterkorn siempre afirmó que él nunca había sido consciente de la manipulación que sufrieron millones de vehículos para registrar bajos niveles de gases contaminantes en los motores diésel del fabricante alemán.

La Fiscalía señaló el lunes que Winterkorn había sido acusado de un caso particularmente grave de fraude, abuso de confianza y violación de las leyes de competencia porque no había actuado, pese a tener la obligación de hacerlo, después de que en mayo de 2014 se hiciera evidente que los motores diésel habían sido manipulados.

La Fiscalía parte de que los acusados, todos ejecutivos de Volkswagen, eran parte de una conjura para engañar a las autoridades iniciada en el 2006. Volkswagen ha admitido que los vehículos tenían un software que reducía las emisiones de gas cuando estaban bajo prueba, pero lo apagaban cuando estaban en uso regular, mejorando su kilometraje pero emitiendo mucho más óxido de nitrógeno de lo permitido.

Winterkorn y los demás acusados podrían ser sentenciados a entre seis meses y 10 años de cárcel, por los cargos de fraude agravado causante de pérdidas significativas. Podrían además tener que devolver cualquier ganancia obtenida en base a las ventas fraudulentas, cifras que oscilan entre los 300.000 euros y los 11 millones de euros.

Volkswagen ha pagado más de 27.000 millones de euros en multas y resarcimientos desde que estalló el escándalo. La compañía ha pedido disculpas y se ha declarado culpable en procesos judiciales en EE UU, donde dos ejecutivos fueron sentenciados a cárcel y otros han sido procesados.

Volkswagen aseguró que no haría comentarios sobre la acusación de la Fiscalía porque la empresa no es parte en procedimiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información