Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Experimento andaluz

Los andaluces tendrán un gobierno en minoría con un presidente al que Luis Garicano, de Ciudadanos, acusó en 2014 de falsificar su currículum y de no tener méritos para serlo

Firma del acuerdo de gobierno en el Parlamento andaluz entre PP y Ciudadanos en Sevilla.
Firma del acuerdo de gobierno en el Parlamento andaluz entre PP y Ciudadanos en Sevilla.

En 2016 el virus global de la ingobernabilidad llegó a España. Un año sin gobierno en Madrid aunque se mantuvo el crecimiento y creación de empleo. La clave fue que las comunidades autónomas y Ayuntamientos sí tenían gobiernos. Andalucía era el paradigma de un gobierno estable. Un gobierno del PSOE con Ciudadanos con una excelente química personal entre Susana Díaz y Juan Marín, como pude comprobar personalmente, que aprobó tres presupuestos.

¿Cuáles fueron los resultados? En febrero de 2015 había 2,7 millones de andaluces cotizando a la Seguridad Social y el pasado diciembre 3,1 millones, o sea casi 400.000 andaluces han encontrado un empleo. El empleo crece al 3,3%, por encima de la media nacional y el triple que en la Eurozona. Las exportaciones andaluzas han tenido un crecimiento espectacular desde 2015 y ya son la segunda comunidad más exportadora, superando a Madrid y solo por detrás de Cataluña.

Destacan las exportaciones aeroespaciales de componentes con tecnología desarrollada en Andalucía por empresas andaluzas con el apoyo de Invercaria y Extenda que apoyan la modernización del parque empresarial, principal causa que explica el atraso secular de la economía andaluza. Y lo han conseguido con un recorte brutal de la inversión pública del 70% desde que Rajoy llegó a la Moncloa en 2011.

Andalucía ha erradicado su déficit público, con el gasto en sanidad en máximos históricos. La deuda pública de Andalucía es la mitad que la de Valencia, que fue gobernada por el PP desde hace 20 años. La Junta de Andalucía ha conseguido abandonar el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y emitir en los mercados deuda con una prima de riesgo similar a la de la Comunidad de Madrid.

El nuevo gobierno del three party ha prometido bajadas de impuestos por unos 1.200 millones de euros. Y aumentar el gasto en sanidad y en educación, que supone tres cuartas partes del total. El PP promete acabar con la corrupción pero cuando imputaron a su alcaldesa de Marbella por irregularidades urbanísticas con unos terrenos familiares la hicieron senadora para ser aforada. Dicen que es para reducir las redes clientelares. Pero el PP en el Ayuntamiento de Málaga quiere remunicipalizar el servicio de basuras. Prometen cerrar Extenda que invierte 20 millones e Invercaria que no ha dado pérdidas desde su creación y que han sido claves para que muchas pymes andaluzas innoven y busquen clientes en el exterior para crear empleo.

Los andaluces tendrán un gobierno en minoría con un presidente al que Luis Garicano de Ciudadanos acusó en 2014 de falsificar su currículum y de no tener méritos para serlo. Y necesitarán los votos de la extrema derecha que Rivera ha calificado como populistas. Vox es un partido errático e imprevisible que será necesario para aprobar cualquier medida que proponga el nuevo gobierno.

Por cosas como estás los economistas Daren Acemoglu y James Robinson han demostrado que fracasan los países. El experimento permitirá medir la inestabilidad política en términos de empleo. El problema en economía es que el experimento se hace con seres humanos y afecta a nueve millones de andaluces. Veremos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >