Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

Un mundo diferente

Diez años después los mismos países con distintos líderes se vuelven a reunir en Buenos Aires en el G-20

El presidente de EE UU, Donald Trump, se dirige a la prensa acompañado de su esposa, Melania Trump, en la Casa Blanca, antes de salir hacia la cumbre del G-20 en Argentina.
El presidente de EE UU, Donald Trump, se dirige a la prensa acompañado de su esposa, Melania Trump, en la Casa Blanca, antes de salir hacia la cumbre del G-20 en Argentina. REUTERS

En noviembre de 2008 los líderes del G20 se reunían en Washington con el mundo sumido en la peor crisis económica desde 1929. Keynes se emocionaría en su tumba viendo el mayor plan coordinado de política monetaria y fiscal expansivo de la historia que evitó otra Gran Depresión.

Diez años después los mismos países con distintos líderes se vuelven a reunir en Buenos Aires y es increíble como ha cambiado el mundo. La deuda mundial supera la de 2008 pero en la Cumbre no se hablará de ella. En 2008 EE UU era la economía líder con cerca del 20% del PIB mundial. Hoy es China con cerca del 20% y EE UU ha bajado al 15%. Tras dos siglos fuera del circuito internacional China y la India han vuelto. Esto deja obsoletas las instituciones diseñadas en Bretton Woods y tiene que ver con el periodo de proteccionismo en el que estamos inmersos.

En 2008 Apple acababa de lanzar el iPhone. Hoy miles de millones de ciudadanos tenemos un teléfono inteligente con conexión a internet. La capacidad de acumulación de datos y la velocidad para procesarlos se ha multiplicado y ha permitido el desarrollo de la inteligencia artificial. China ha doblado su inversión en I+D en la última década y es líder tecnológico en inteligencia artificial y revolución digital.

En 2008 el temor era que si China y la India replicaban la senda de consumo energético de los países occidentales en pocas décadas consumiríamos tres veces el planeta. China puso a sus mejores ingenieros a investigar en energías renovables. Hoy producen placas fotovoltaicas con el triple de capacidad para generar electricidad y a un precio un 80% más barato que hace una década. Esto permitirá a las familias y a las empresas el autoconsumo de una parte importante de su energía. En 2030 los edificios del mundo estarán llenos de placas solares.

Trump es el único líder mundial que sigue negando el cambio climático y si continúa mucho tiempo sumiría a EE UU en otra Edad Media. Europa llega a la Cumbre como las maletas por los aeropuertos. Desnortada por el Brexit y con una economía enferma que no crece ni con el mayor estímulo monetario de la historia. Con una profunda crisis de la democracia y del sistema representativo, con sus líderes hundidos en las encuestas de valoración. Con otra crisis financiera en Italia que amenaza el euro. Y los partidos antieuropeos pueden ganar las próximas elecciones y el Parlamento de Bruselas se podría parecer al de la Guerra de las Galaxias.

España llega a Buenos Aires tras amenazar vetar una Cumbre europea por defender la soberanía de una roca de 7 kilómetros cuadrados. Y tras firmar un acuerdo con China, tras la visita de Xi, para aumentar nuestras exportaciones de uva y cerdo. América Latina con un militar en Brasil entregado a EE UU. López Obrador que le dará a Trump la foto de la Cumbre firmando el nuevo tratado de libre comercio. Y Argentina rescatada de nuevo por el FMI y obsesionada con el fútbol.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >