Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isidro Fainé da respaldo a la agenda de cambio y los Presupuestos del Gobierno

Nadia Calviño reclama el compromiso de los empresarios con las medidas económicas

En pleno proceso de negociación de los Presupuestos y con la incertidumbre sobre su futuro, el Gobierno ha recibido hoy el espaldarazo de Isidro Fainé, uno de principales referentes del universo empresarial español. Ha sido en su condición de presidente de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), que celebra su XVII congreso en Palma de Mallorca. La intervención de Fainé, que hizo un encendido elogio a los cambios programados, representa la primera manifestación explícita a favor de un empresario sobre la política económica del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En presencia de la ministra de Economía, Nadia Calviño, el también presidente de la Fundación bancaria La Caixa y del holding Criteria destacó que la agenda de cambio y el proyecto de Presupuestos caminan en la senda de transición adecuada para avanzar en la recuperación económica. Tras afirmar que es preciso "reunir inteligencia y fuerza moral para afrontar los retos del futuro", Fainé manifestó que "el Gobierno es consciente de ello, como bien se pone de manifiesto en el plan que ha enviado recientemente a Bruselas: un plan de reformas para fortalecer nuestras estructuras, y una propuesta a largo plazo, que podríamos calificar como la nueva brújula del Gobierno en el ámbito económico, la Agenda de Cambio".

Según Fainé, "esta agenda del cambio quiere, básicamente, promover un mejor funcionamiento tanto de los mercados como de las políticas públicas". Y añadió: "Pienso que se trata de un plan que debemos recibir con interés y optimismo". En ese sentido, Fainé señaló la conveniencia de aplicar los cambios que se plantean en política económica. Para ello, a su juicio, debe darse preponderancia a la calidad educativa, el buen funcionamiento del mercado laboral, la regulación de la competencia y el diseño acertado del sistema tributario. Y abundó en que las medidas recogidas en la agenda del Ejecutivo recogen el diagnóstico.

Nadia Calviño, además de agradecer sus palabras, valoró "la importancia de que haya expresado ese apoyo". "No me sorprende porque los Presupuestos van en la línea de disciplina fiscal y la agenda responde a las exigencias de los empresarios", añadió en un encuentro con la prensa tras reunirse con la presidenta balear, Francina Armengol. La ministra también reseñó las "buenas cifras" de la EPA, sobre todo por los 480.000 empleos más en tasa interanual, y la "buena noticia" de que se haya fijado la fecha del 5 de noviembre para que se clarifique el conflicto de las hipotecas bajo la premisa de que es "fundamental tener seguridad juridica".

Calviño aprovechó la presencia de más de 1.500 directivos en el auditorio del Palacio de Congresos de Palma para reclamar el compromiso de los empresarios con esas políticas de cambio. "Hace falta cambiar el paso", subrayó la ministra, que basa en tres claves: disciplina presupuestaria, cohesión social y reformas estructurales.

La disciplina presupuestaria pasa por tomar medidas en el sector público como la reducción del déficit público y el ajuste estructural mediante la moderación del gasto y el refuerzo de los ingresos tributarios. En ese sentido, incidió en que el proyecto de Presupuestos incorpora ese ajuste y permitirá que se logre un superávit primario (excluyendo el coste de la deuda) por primera vez desde 2007, cuando estalló la crisis.

Elevar el salario mínimo

Calviño hizo hincapié, además, en las medidas de corte social como el acuerdo para elevar el salario mínimo y la necesidad de hacerlo para la sostenibilidad de las pensiones.

En cuanto a la agenda de cambio, la ministra planteó la necesidad de mejorar "el capital humano, el natural y tecnologico para asentar el crecimiento a largo plazo" y se detuvo especialmente en la importancia del capital humano. A su juicio, hay que mejorar el sistema educativo y de formación y garantizar que los trabajadores tengan formación continua. Eso pasa por tener un mercado laboral más estable, reconoció la ministra.

Tras resaltar que hay que hacer frente a los retos más inmediatos como el cambio demográfico, el cambio climático y la cuarta revolución industrial, Calviño terminó su discurso pidiendo una reflexión en profundidad sobre el papel de las empresas. "Los líderes [empresariales] deben tener una actitud abierta y ser capaces de inspirar a sus equipos", afirmó para terminar reclamando el compromiso de las empresas con los cambios.

En una nueva intervención por la tarde y en presencia del rey Felipe VI, Fainé lanzó una seria advertencia sobre las políticas cortoplacistas que se están imponiendo en muchos países y que, a su juicio, "pueden ser contraproducentes". En ese sentido, destacó la implantación de "políticas fiscales excesivamente expansivas, prácticas comerciales proteccionistas, restricciones indiscriminadas a la movilidad de las personas y regulaciones sectoriales que no tienen en cuenta las necesidades competitivas de las empresas". Según Fainé, los dirigentes deben estar atentos al impacto de estas medidas sobre los mercados.

El ejecutivo catalán advirtió de varios elementos de riesgo en el entorno de los mercados en los que se mueven las empresas como la desigualdad en la distribución de la renta "que puede derivar en precariedad y pobreza y merece medidas correctoras". A su entender, "la precariedad puede acentuar el clima de descontento social y político con el riesgo de inestabilidad". También advirtió de las señales de aumento de la inflación y los tipos de interés, sobre todo en Estados Unidos, que "hay que vigilar de cerca". Si se produce cambiará el escenario poniendo fin a cuatro décadas de tendencia bajista.

Por su parte, el monarca, que clausuró la jornada, pidió a los directivos que sean tenaces para saber qué hacer en cada momento. Asimismo, señaló que las incertidumbres que aparecen en los momentos de cambio deben acompañarse con la creciente digitalización de la vida económica y social y la lucha contra el cambio climático. Ante eso, pidió que desarrollen "nuevas formas de conocimiento que permitan gobernar las tecnologias en favor del ser humano" ante los riesgos que entrañan las tecnologías.

Para Felipe VI, la creciente automatización que representa la cuarta revolución industrial supondrá aumentos de la productividad y descenso de los costes, peto también "exigirá la mejor definición y regulación de los nuevos derechos digitales de ciudadanos, empresas e instituciones que permitan una convivencia inclusiva, equitativa y respetuosa con la dignidad de cada persona".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >