Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zed, la firma española afectada por ING, amenaza con acciones penales contra el banco

Ofrece un plazo de 15 días para que la entidad abone los 500 millones reclamados o los denunciará por organización criminal por blanqueo

Javier Pérez Dolset, fundador de Zed, en Madrid.
Javier Pérez Dolset, fundador de Zed, en Madrid.

En el escándalo del blanqueo de capitales realizado por ING, que ha supuesto el pago de una multa de 775 millones y la dimisión de su director financiero, alcanzó a la firma tecnológica española Zed. Esta empresa acusa al banco holandés de forzar el concurso de acreedores de Zed porque denunció el blanqueo de capitales. Le reclama una indemnización de 500 millones por daños y perjuicios.

Pero Zed irá más lejos. Según el fundador de Zed, Javier Pérez Dolset, este miércoles entregará un escrito en el que darán 15 días a ING para que entregue el dinero exigido o de lo contrario pedirán a la fiscalía la reapertura del caso por la vía penal. La carta se va a entregar al presidente del consejo de administración, el primer ejecutivo, el responsable del área legal y el de Cumplimiento.

Pérez Dolset afirma que van a reclamar “responsabilidades directas a los 10 ejecutivos de ING a los que advirtieron, hasta en nueve ocasiones, que se estaba blanqueando dinero y realizando sobornos. Esta lista la conoce la fiscalía, pero no tenemos problemas en hacerla pública”. Además, se pedirán responsabilidades a otros cuatro directivos del banco ATB, filial holandesa del ruso Alfa Bank, que también conocieron las denuncias, según Pérez Dolset.

Este ejecutivo considera irreal que ING haya declarado que no ha podido averiguar el nombre de las personas directamente implicadas en el blanqueo. "Es mentira. Saben sus nombres y apellidos. Además, fueron advertidos del problema e hicieron todo lo posible por evitar que se investigara y que lo supieran los supervisores", añade Pérez Dolset.

En Zed se cree que los implicados pueden ser acusados de pertenencia a organización criminal porque las operaciones se hicieron con regularidad durante años. “Incluso ING lo ha aceptado en su escrito a la fiscalía que no actuaron correctamente durante mucho tiempo”, recuerda Pérez Dolset.

¿Cliente de España o de Holanda?

De la multa de 775 millones, Pérez Dolset reclamará 200 millones y otros 300 millones los pedirá directamente al banco por otros delitos que no están incluidos en la sanción inicial de la fiscalía.

Por otro lado, Pérez Dolset desmintió la versión de ING según la cual en 2013 pasó a ser cliente del banco en Holanda. “El 13 de marzo de 2015 tuvimos una reunión en sus oficinas de Madrid y el 17 de abril otra más en las oficinas de Zed de Madrid con directivos españoles y holandeses de ING; allí denuncié el blanqueo que estaba sucediendo”, dice el ejecutivo. Por su parte, fuentes oficiales de ING no quisieron hacer comentarios sobre estas citas con clientes pero insistieron en que desde 2013 Zed era un cliente de Holanda, “aunque se tuvieran citas en Madrid”.

Más información