Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de pilotos de Ryanair en Europa afecta a 14.000 pasajeros en España

Los trabajadores holandeses se unen a los paros después de que la aerolínea intentara impedirlo en los tribunales

Los pilotos de Ryanair de Alemania, Bélgica, Irlanda y Suecia han convocado huelga este viernes para protestar contra las condiciones laborales de la compañía aérea. Los trabajadores holandeses, después de que la empresa se lo intentara impedir por la vía judicial, han confirmado que también se unen a las movilizaciones. Debido a los paros, Ryanair ha cancelado alrededor de 400 vuelos —a la espera de conocer los trayectos que se suspendan en Holanda— que salen o con conexión a estos países europeos, lo que ha afectado a más de 70.000 pasajeros. La compañía ha suspendido 78 trayectos con origen o destino a alguna ciudad española, con más de 14.000 viajeros afectados. Se trata de la segunda huelga en menos de un mes de la aerolínea lowcost líder en Europa y la primera en su historia que efectúan de manera conjunta pilotos de varios países.

Vista de unos mostradores de la compañía aérea Ryanair en el Aeropuerto de Baja Renania en Weeze, Alemania.

Ryanair afronta este viernes la mayor huelga de su historia. Por primera vez, los pilotos de varios países europeos han decidido realizar paros conjuntos de 24 horas. Con estas movilizaciones los trabajadores de Alemania, Bélgica, Holanda, Irlanda y Suecia reclaman avances en las negociaciones que mantienen con la empresa desde principios de este año sobre salarios y condiciones laborales. Con los paros, la aerolínea ha cancelado más de 400 vuelos con origen y destino en estos cinco países de los 2.400 previstos para ese día en Europa. En total, más de 70.000 pasajeros se verán afectados en todo el continente.

Así, Ryanair ha cancelado 20 vuelos en Irlanda, 22 en Suecia, 104 en Bélgica y 250 en Alemania. La unión holandesa de pilotos VNV explicó el miércoles que se querían unir a la huelga, pero Ryanair decidió llevar el caso a la vía judicial. Finalmente, los tribunales les han permitido este jueves unirse a los paros. Holanda opera este viernes 11 vuelos, que previsiblemente serán suspendidos. Hacia España hay nueve vuelos, sin embargo, solo las conexiones de Eindhoven a Reus y de Eindhoven a Valencia van tripulados por trabajadores holandeses, por lo que son los que podrían unirse a la lista de cancelaciones. Esto aumentaría el total de cancelaciones en España hasta las 82 (contando ida y vuelta).

Estas cancelaciones también afectan a otros países europeos. En España, sin contar los holandeses, se han suspendido 78 vuelos con salida o destino a alguna ciudad española. La mayoría de estas cancelaciones se producen desde Alemania, donde no se operarán 54 vuelos. Entre ellos el mayor número salen desde el aeropuerto de Fráncfort a destinos como Alicante, Girona, Barcelona, Gran Canaria, Madrid, Málaga, Palma y Sevilla. También un gran número tienen origen en la ciudad alemana de Düsseldorf, con dirección a Alicante, Málaga, Girona y Palma.

El resto de viajes suspendidos son 20 vuelos procedentes de Bélgica; ocho al aeropuerto de Zaventem —dos conexiones desde Madrid y dos desde Barcelona— y 12 al de Charleroi con Alicante, Almería, Santander, Sevilla, Tenerife y Zaragoza) y cuatro de Suecia (Estocolmo Skavsta con Alicante y Barcelona El Prat, ida y vuelta). Además, muchos de los trayectos han desaparecido de la web de la compañía. Entre los aeropuertos españoles afectados, el que más cancelaciones ha sufrido es el de Alicante, principalmente por la huelga en Alemania. Le siguen el de Palma, el de Madrid Barajas y el de Barcelona El Prat.

El parón de este viernes está secundado por la Asociación Sueca de Pilotos (SPF), los pilotos afiliados a la federación sindical belga (CNE), el sindicato alemán Vereinigung Cockpit (VC) y la Asociación de Pilotos Irlandeses de Aerolíneas (Ialpa), que ya ha organizado cuatro protestas similares en este país desde el 12 de julio.

Amenazas de recortes

Los pilotos piden conseguir un convenio con la empresa en la que se reflejen mejores condiciones laborales y regirse por los convenios de trabajo del país en el que están basados y no por las de Irlanda, país de origen de la empresa. Ryanair reconoció el año pasado por primera vez en sus treinta años de historia los sindicatos entre sus trabajadores.

Por su parte, la aerolínea irlandesa ha anunciado que ha contactado con casi 25.000 clientes afectados para devolverles el importe del billete o reubicarles en rutas alternativas. Además, como ya ha hecho en otras ocasiones, ha declarado que “no cederá” ante las demandas “que pongan en riesgo su modelo de negocio”. Ryanair ha amenazado además con reducir su calendario de vuelos invernal y su flota de aviones, lo que conllevaría la pérdida de cientos de empleos. El mes pasado la compañía presentó un plan encaminado a reducir un 20%, de 30 a 24 aviones, su flota en Irlanda a partir de octubre, con la posible supresión de más de 300 puestos de trabajo, en respuesta al impacto de las movilizaciones de sus empleados que se han manifestado en varias ocasiones, la más reciente el pasado 3 de agosto.

Más información