Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal de los coches reclama una nueva fiscalidad más ecológica y basada en el uso

Anfac advierte sobre una caída de las ventas de hasta el 10% por el impacto de la normativa europea de emisiones

Coches aparcados en un concesionario de Volkswagen de Madrid
Coches aparcados en un concesionario de Volkswagen de Madrid

Los fabricantes de coches (Anfac) reclamó este martes una nueva fiscalidad para el sector. Piden eliminar el actual impuesto de matriculación para sustituirlo por uno que tenga un carácter medioambiental que grave el uso. Proponen un tributo híbrido entre el impuesto de circulación, que recaudan los Ayuntamientos, y el de matriculación. La idea es que el nuevo impuesto tenga diferentes escalas en función de las emisiones, según explica José Vicente de los Mozos, presidente de Anfac, que avisa de la importancia de apoyar al sector, que representa cerca del 10% del PIB. "España es el octavo productor de coches del mundo", insiste mientras recuerda que "España tiene el parque de automóviles más antiguo de europa occidental. Necesitamos adaptarnos a los cambios". Añade que el sector "necesita de forma urgente una nueva fiscalidad verde". Y junto al nuevo impuesto verde sobre el uso de los coches, también reclama una rebaja del IVA para el vehículo eléctrico.

Los fabricantes avisan de que la nueva normativa europea sobre homologación de emisiones tendrá un impacto de entre el 7% y el 10% en la venta de coches. "Si cae la demanda, las fábricas se debilitan", advierten desde la patronal. La normativa WLTP modificará la forma de medir las emisiones de los coches, porque será más exigente. Expondrá a los vehículos a situaciones más estresadas simulando en laboratorios la circulación en ciudad, atascos.. y elevará los registros de emisiones. Aunque contaminen lo mismo, las emisiones serán más altas. Y eso afectará al impuesto de matriculación, que se paga en función de las emisiones.

Los ingresos por el impuesto de matriculación alcanzaron el año pasado los 390 millones de euros, un incremento del 19% respecto al año anterior, la mayor subida en una década. Como los vehículos que emitan menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro están exentos, el año pasado, tres de cada cuatro coches matriculados, el 75%, no tuvieron que pagar el impuesto de matriculación.

La patronal de fabricantes tenía previsto reunirse este martes con representantes del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez para reclamarle unos 150 millones de euros en ayudas a la inversión. Y solicitar que las subvenciones a la innovación que ofrece el CDTI, el organismo oficial que apoya el I+D, se destinen también a procesos industriales. "Dicen que somos un sector con muchas ayudas pero en los Presupuestos solo hay una partida de 16,6 millones para el sector y dudo que se ejecute. Frente a eso, las tienen inversiones por más de 10.000 millones en España", justifica Mario Armero, vicepresidente de la asociación.

Los fabricantes aseguran que necesitan ayudas para cambiar los procesos productivos para adaptar la producción a vehículos más eficientes y menos contaminantes. El sector calcula que en 2015 los coches eléctricos supondrán un 15% del parque de vehículos. Y piden agilizar la normativa sobre gestores de carga y adaptar las ciudades a estos coches con infraestructura de recarga.