Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo planea acabar con el contrato que permite despedir gratis el primer año

El equipo de Magdalena Valerio critica con dureza la política laboral de Báñez

La secrataria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, y el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado
La secrataria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, y el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado

Se acabó el guante blanco. Los nuevos secretarios de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, y de Empleo, Yolanda Valdeolivas, han criticado con dureza la política laboral seguida por el anterior Ejecutivo. El primero ha atacado que se recurra a préstamos para financiar el déficit del sistema de pensiones y no se haya mejorado la financiación aún del instituto previsor. Incluso, ha cuantificado qué parte de esos números rojos se debe a la devaluación salarial, de la que responsabiliza a la reforma de 2012, “más de un punto de PIB”, es decir, algo más de 10.000 millones de euros.

La segunda también ha aprovechado la rueda de prensa de valoración de los datos del mercado laboral de junio para dejar claro que comparte poco las líneas de actuación de los anteriores responsables del Ministerio. “Hay recuperación cuantitativa del empleo, pero no cualitativa”, ha analizado Valdeolivas. La secretaria de Estado de Empleo ha apuntado que la “fuerte temporalidad y parcialidad, no mitiga el dualismo del mercado laboral”. “Esto nos invita a reflexionar sobre el modelo de contratación laboral”, ha continuado.

Entre los tipos de contratos a reflexionar sobre ellos ha señalado dos: el llamado "de emprendedores", que permite el despido libre y gratuito durante el primer año de vigencia, y el de formación y aprendizaje. Del primero, creado en la reforma laboral de 2012, ha puesto varios datos sobre la mesa que muestran lo poco que se ha utilizado: 26.000 en el último mes, frente a un total de más de dos millones; y unos 960.000 desde que se creó en febrero de 2012.

“No nos gusta el contrato de emprendedores”, ha señalado Valdeolivas, que ha dejado claro que la intención de Gobierno es acabar con él en cuanto reúna los apoyos parlamentarios suficientes. También ha anticipado su intención de “revisar” el contrato de formación y el sistema de incentivos, las bonificaciones y reducciones, a la contratación.

El titular de Seguridad Social ha sido contundente en sus palabras: “Es un modelo de salida.de la crisis que obliga a la SS a estar a gatas, a no estar de pie: a no poder pagar nuevas prestaciones,”. Sobre el recurso a préstamos de los últimos años, Granado ha enumerado una lista de organismos e instituciones que lo rechazan con una mala solución: el Tribunal de Cuentas, la OCDE, el FMI, la Comisión Europea… “Nadie defiende que se financie con préstamos”, ha zanjado.

No obstante, ha matizado la postura, exponiendo de forma indirecta que esta situación no se puede cambiar a corto plazo: “Me costaría creer que esta situación se arregla en un año”. Granado ha defendido que la Seguridad Social reciba ingresos procedentes de la recaudación de impuestos.

El responsable del instituto previsor no ha detallado cuáles serían sus preferencias para aumentar los ingresos, porque eso no es su competencia. Lo que sí ha dejado claro es su apuesta por subir impuestos y no cotizaciones.