Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es Caja de Ingenieros, la entidad con la que se han hipotecado Iglesias y Montero

La cooperativa no abandonó Cataluña con la crisis independentista y compartió cargos con Omnium y la Assemblea Nacional Catalana

Irene Montero y Pablo Iglesias en un pleno del Congreso de los Diputados. En vídeo, Montero habla de la compra de la vivienda.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, e Irene Montero, portavoz del partido, han hecho público hoy que se han comprado una vivienda en Galapagar, a 40 kilómetros de Madrid, con una hipoteca de 540.000 euros solicitada a la Caja de Ingenieros. ¿Cómo es esta entidad? Esta caja es una cooperativa financiera catalana con más de 160.000 socios, 25 oficinas (tres en Madrid y 12 en Cataluña) que se hizo muy conocida al decidir no sacar la sede de Cataluña tras la declaración de independencia del 1 de octubre pasado. Miles de empresas y, sobre todo, CaixaBank y el Banco Sabadell, trasladaron sus cuarteles generales fuera del territorio catalán para protegerse ante una hipotética salida del euro, pero esta entidad afirmó que la decisión de sus socios fue quedarse. En Cataluña también se mantuvo la rural Caixa Guissona.

Caja de Ingenieros ha asegurado que desde que hizo público que se mantenía en Cataluña ha ganado un 12,5% en socios, hasta llegar a 160.412, un crecimiento superior a la de años anteriores. La entidad tiene 50 años de historia y ganó 12,24 millones de euros en 2017, un 1,82% más que el año anterior. La entidad asegura tener un alto ratio de solvencia y liquidez.

La entidad ha estado ligada al proceso independentista a través de algunos socios de la entidad o de la Fundación Caja de Ingenieros, que a su vez pertenecían a Omnium Cultural o a la Assemblea Nacional Catalana (ANC). El caso más claro era el de Joan Vallvé i Ribera (hermano de Carme Vallvé y accionista del bróker GVC Gaesco) como vicepresidente segundo de Omnium Cultural y miembro del patronato de la Fundación Caja de Ingenieros. También había relación porque alguna de las cajas de resistencia del movimiento independentista catalán estuvieron domiciliadas en la Caja de Ingenieros, aunque también tuvieron una cuenta abierta en CaixaBank. La ANC hizo público la fotografía del cheque de Caja de Ingenieros por 150.000 euros que la defensa de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, entregó al Tribunal Supremo para eludir la prisión.

En la presentación de los resultados del ejercicio de 2017, el presidente de Caja de Ingenerios, Josep Oriol Sala, comentó que a raíz de la crisis política por el proceso independentista, "nosotros fuimos los mismos de siempre, fueron los otros los que tomaron decisiones. Nosotros tenemos nuestro propio camino, no somos como los demás: en su momento no entramos en las cláusulas suelo ni en las preferentes, y ahora apostamos por estar enraizados en el territorio", reivindicó Sala.

Sin presiones de los socios

Los responsables de la caja también aseguraron que la entidad no recibió presiones ni para quedarse ni para irse de Cataluña. "No dependemos de nada más que de nuestros socios, tenemos absoluta independencia y eso lo saben las fuerzas políticas, nuestras decisiones son puramente financieras", ha añadido Sala.

El crecimiento habitual de los clientes de Caixa d'Enginyers, que son también propietarios al tratarse de una cooperativa de crédito, suele ser del 8%. En 2016 fue mucho menor, del 1,1%, porque la entidad tuvo que dar de baja a un importante número de socios que no estaban bien acreditados, en aplicación de la ley 10/2010. A pesar de aumentar el número de socios, que en Cataluña fue del 14% y en el resto de España del 8%, los depósitos no incrementaron, pero sí lo hicieron, un 10,46%, los recursos en fondos de inversión o planes de pensiones y ahorro.

El director general de la entidad, Joan Cavallé, ha explicado que el 72% de las altas de socios se produce por recomendación, y ha argumentado que, además del efecto del proceso independentista, el modelo cooperativo "está de moda", lo que podría explicar este incremento. El 50% de las oficinas de Caixa d'Enginyers están en Cataluña. La entidad no ha registrado un número significativo de bajas en las oficinas que hay en el resto de España. Cavallé también ha explicado que, en los días de más tensión en Cataluña, ni se plantearon crear las llamadas "cuentas espejo" en otras comunidades autónomas, como sí hicieron otras entidades.